Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

FASE 2E-Encuentro 17

2aPARTICIPANTES: Marcel Gris / Jesus Alfonso Redondo Lavin

Los participantes aquí señalados tendrán que publicar en el espacio reservado a los comentarios de esta entrada del blog, un relato INÉDITO de un máximo de 100 palabras antes del plazo fijado y que cumpla las siguientes condiciones.

TÍTULO: Debe incluir un NÚMERO

APARECERÁ EN EL TEXTO: una cita

PRESENCIA SENSITIVA EN EL RELATO DE: el oido

PERSONAJES: dos mujeres y un niño

PLAZO: antes de las 20 horas del domingo 25 de enero.

Cumplido el plazo, el domingo 25 de enero recibiréis en vuestro mail un enlace para que votéis a un relato de otro encuentro (se os asignará al azar)

El resultado de este encuentro se hará público en una entrada general de la sección EnoTiCias.

2 Respuestas

  1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Madrid Julio de 1834

    Dos mujeres, una morena y otra rubia, y un niño, sobrino de ambas,” lambión” de manzanas caramelizadas, subían, bajaban y daban vueltas en los caballitos de madera de la feria.
    Todo el mundo pudo oírlo. La tapa saltó por los aires. Los portadores del ataúd, atónitos, dejaron la caja en el suelo. El fuerte brazo de Esteban batía el aire y su vozarrón gritaba:
    — ¡Que estoy vivo, estoy vivo!
    Una de las frecuentes epidemias de cólera del Madrid del siglo XIX había afectado al popular tío Esteban, dueño del carrusel.
    Y algún castizo con palpusa rebautizó el artilugio como “tiovivo”.

  2. Marcel

    1+1=3
    Se escucha el rumor de las olas y el golpear frío del aire. Él, en su silla, oye las voces de mamá y otra señora, pero no entiende nada. Prefiere centrarse en las gaviotas que pasean por la playa y en el sonido de su sonajero.
    Ambas mujeres escuchan el silencio de sus lágrimas, el ritmo acelerado de sus corazones.
    Gracias.
    “El agradecimiento es la memoria del corazón”. Debería ser yo quien te diera las gracias.
    ¿Por qué?
    Sin ti, él no hubiera podido nacer en mí. Sin él, no estaríamos las dos aquí ni llorarías por haberlo visto

Dejar una respuesta