Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

113. Firmamento

Prometiste enseñarme el nombre de todas las estrellas y en un coche prestado me llevaste a descubrir ese cielo del verano que no puede verse desde la ciudad. Y allí nos sentimos tan cerca que llegamos a confundirnos con ellas y empezamos a no ser el uno sin el otro.  Después se nos vino un futuro como no lo habíamos soñado. Mi embarazo. Tu trabajo en el taller donde no cabían tus libros de astronomía y mi encierro en una vida doméstica en la que fui enterrando mi vocación por la arqueología. Nos acostumbramos tanto a no ser lo que quisimos, que un día nos preguntamos que quiénes éramos y donde había quedado la ilusión por estar juntos. Ahora, sola en el dormitorio en el que cuando llegues me creerás dormida, miro al techo. Sé que sobre él, en la azotea, observas la noche estrellada con tu viejo telescopio y a mí me gustaría convertirme en luz y viajar por ese espacio infinito que ahora nos separa para alcanzarte y juntos otra vez, contemplar con aquellos mismos ojos, ese firmamento que un día sirvió para unirnos.

 

23 Respuestas

  1. Lo que más me ha gustado es que te hayas sabido poner tan bien en el lado femenino. Es muy bello el principio y el final porque al menos, el sentimiento permanece. Es muy triste el intermedio rutinario que los devora. Ojalá ella opté por ser la luz que desea y él se de cuenta de cuánto alumbra ella.
    Buenas noches y felices sueños.

    1. Alberto Jesús Vargas

      Gracias Mercedes. He intentado escribir una pequeña historia sobre el amor y sus circunstancias. Me alegro que te haya gustado.

  2. A mí también me ha gustado lo del lado femenino, no es ninguna tontería; pero como chica que soy hago una reivindicación (no al autor, claro) o quizás… me hago una pregunta: al igual que ella quiere ser luz, luz de estrellas, ¿qué quiere ser él, con qué habrá de corresponderle él (si quiere, claro) teniendo en cuenta que a ella le gustaba la arqueología?, ¿buscarse como la pareja que fueron en el pasado lejano?, ¿tantear con un martillo, retirar el polvo y dejar a la vista lo importante?
    Me gusta el micro, entre otras cosas, porque despierta en mí todas esas preguntas.
    Gracias y… suerte!!!

    1. Alberto Jesús Vargas

      Te confieso, Luisa, que empecé a escribir este relato como un narrador neutral, pero al final se fue imponiendo la voz de ella. Que te despierte interrogantes es para mi halagador. Gracias por tu comentario que además me ha servido para descubrir tu blog. Te leeré.

    1. Alberto Jesús Vargas

      Aunque supuse que era algo bueno, tuve que buscar el significado que le dais en México a “ser una pistola”, que es una expresión que, hasta donde yo sé, no utilizamos en España. Muchas gracias Madonna por tu simpatía.

  3. Antonio Ortuño

    Me ha recordado tantas cosas que no tengo Albaerto más remedio que decirr que lo has bordado. Cuántas historias así han pululado y pululan por el espacio, porque hasta ahí vuelan. Saludos y suerte. Antonio

  4. Antonio Ortuño

    Me ha recordado tantas cosas que no tengo Alberto más remedio que decir que lo has bordado. Cuántas historias así han pululado y pululan por el espacio, porque hasta ahí vuelan. Saludos y suerte. Antonio

  5. Hola, Alberto.
    Uf, me huele a desamor y me gusta las sensaciones que me transmite. En especial la carga emotiva de esta frase “quiénes éramos y donde había quedado la ilusión por estar juntos”. No quisiera encontrarme en una situación como la que describes.
    Abrazos.

  6. Alberto Jesús Vargas

    Gracias Towanda. Creo que las historias de desamor dan mucho más juego a la hora de escribir. Otra cosa muy distinta es vivirlas en las propias carnes. Abrazos para ti también.

  7. María Jesús Briones

    No escatimas romanticismo y sentimiento en tu historia. Me ha parecido muy sutil y con un halo de añoranza que lo justifica todo.
    Mi enhorabuena por el resultado obtenido.

  8. Alberto Jesús Vargas

    Conseguir emocionar un poquito con este microrrelato lo consideraría todo un logro. Si por lo menos te ha gustado, ya es un premio para mi. Gracias, María Jesus.

Dejar una respuesta