Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

14. Genes

El año que sacamos al patrón para pedirle que lloviera, el viento se alió con los cirios y acabó convertido en ceniza. Encargamos uno nuevo al imaginero, que hizo un san Jorge tomando como modelo al cura. Lo estrenamos la primera vez que Sonia dio a luz, y ayer el padre Antonio anunció una nueva salida por el mismo motivo que las tres anteriores: sin haber conocido varón, había nacido su cuarto hijo. Algún desconfiado le insinuó si este también se parecía a él, a lo que contestó, frunciendo el ceño y con voz solemne, que el Espíritu Santo pone a sus criaturas la cara de quien ha de guiar sus almas.
Sonia siempre canta una saeta cuando le paran el paso en su casa y su estridente voz nos perfora los tímpanos; pero pone tanto sentimiento, que soportamos estoicamente el sacrificio. El balcón lo engalana con el antiguo toldo de la pescadería. Se lo vendieron tras asegurarle que la figura no era la de un besugo, sino la del dragón que mató san Jorge. Ella desconocía la hazaña y, desde entonces, entiende por qué los niños son tan guerrilleros, aunque, de momento, tan solo cacen alguna que otra lagartija.

22 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Se pueden dar muchas explicaciones a la realidad, luego, queda a criterio de cada uno lo que quiera creer. Pensar que es posible engendrar cuatro hijos sin conocer varón requiere mucha fe. El caso es que todo está relacionado, de forma que al final encaja y tiene un sentido. Los genes, obstinados, nunca engañan, siempre sacan a relucir las verdades y no existe otra mayor que la herencia.
    Un relato muy original en el que las piezas ensamblan en armonía, con el sabor del misticismo mezclado con carnalidad, con un san Jorge que viene a ser el hilo conductor o uno de los ejes principales que sustentan esta hermosa, original y muy bien contada historia.
    Un abrazo grande, Pablo

    1. Pablo Núñez

      Qué agradable me resulta el tenerte por aquí. mi querido Ángel.

      Has desmenuzado muy bien esta historia de san Jorge, Sonia, el padre Antonio y la concepcón “divina”.
      Como bien dices, la herencia nunca falla y esos niños que ahora cazan lagartijas, no sé si matarán dragones pero los veo vestidos de monaguillos en breve.
      Que me digas que está bien contada la historia me agrada muchísimo, y más viniendo de alguien que sí que sabe contarlas muy requetebién.

      Un abrazo.

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    Hola, Pablo. A mi me pasa como a Sonia, desconocía la historia de San Jorge y el dragón, y, además, que esa leyenda puede que sea el origen de los cuentos de hadas, según he leido. Como curiosidad, desde los dos años hasta los cuarenta y tantos he vivido en un edificio situado a unos veinte metros de una iglesia, a mi derecha, y de otra, enfrente, a unos cien. Cada Semana santa salían procesiones: No recuerdo si mi madre me llevó a alguna de niño, pero desde que soy consciente, si que veía las aglomeraciones desde la ventana (en un piso doce), pero nunca me incorporé a su recorrido, ni siquiera por curiosidad (no hablo de motivos religiosos). Incluso, recuerdo que me molestaba la muchedumbre al acabar el trabajo; casi era imposible salir de la zona. Sí recuerdo, hará unos quince años, ir a una fiesta en mi aldea en la que una familia “pagaba” por poder llevar la imagen (supongo que del patrón), aunque desconozco el motivo. También había leído algunas cosas sobre las rogativas para que Dios enviara la lluvia, en ocasiones acompañadas por imágenes. Y por supuesto, siempre me gustó La saeta de Machado en la voz de Serrat. No sé muy bien a que viene todo que estoy diciendo, pero, también, como curiosidad, te recomiendo que busques en youtube “Maricas del mundo, asesinos de palomas”, aunque me da que no es una saeta como tal. Lo encontré buscando videos de Cesar Carazo, un cantante de música antigua que me encanta; por cierto, extremeño residente en Sevilla. En resumen, que me ha resultado atrayente, por todo lo que cuenta (y oculta o sugiere), tu relato. A pesar de que a algunos les parezca mal que otros demos, con afán constructivo, nuestros puntos de vista “reales” (hablo de la “forma”) sobre los textos (entonces, ¿para qué los hacemos públicos?), solo voy a decir que, en la última frase, a mi me suena “más natural” decir “el porqué de que los niños…” o puede que “entiende porqué los niños”. Bueno, un saludo, Pablo. Suerte.

    1. Pablo Núñez

      Hola, Jesús.
      Es muy interesante lo que me cuentas, y yo me pensaría, si fuera tú, en hacer un relato con ello, pues ahí tienes buena materia prima. Como comprenderás, aquí en Sevilla las procesiones están a la orden del día y teniendo a un hijo que le encanta la Semana Santa, pues yo soy uno de esos que las ve, aunque siempre dentro de la catedral, donde no hay tanto bullicio y él, como ya sabes va en silla de ruedas, las puede ver en primera fila tranquilamente sin agobios de gente, aparte de que la calle aún no está preparada para entender que un niño en silla de ruedas tiene el mismo derecho de disfrutar de lo que le gusta, igual que los que van a pie. Eso es una lucha anual con el ayuntamiento y el consejo de cofradías, que en lugar de facilitar el camino, pone barreras y dificulta el discurrir por las calles de personas iguales, con la única diferencia de que tienen que ir en silla de ruedas. ¡Vaya rollo que te he metido!😂, pero me hierve la sangre cuando hablo de este tema.
      Para ser justos, también he de decir que hay hermandades que se dedican a labores sociales muy loables. Sin ir más lejos, mi hijo es hermano de la Hermandad del Buen Fin porque creó el primer centro de estimulación precoz en Sevilla, ya hace más de 30 años, y a ellos les debo en mucha parte que mi hijo, que empezó allí a los seis meses, hoy esté tan bien a nivel cognitivo. No sé qué hubiera sido de él y de much@s niñ@s sin este centro de estimulación, que es totalmente gratuito.

      Al lío, realmente el relato se me ocurrió al recordar algunos sitios donde sacan a los santos cuando hay sequías. Aunque lo principal es que al ver la foto se me vino a la cabeza una saetera, y en lugar de pensar en una sirena,al ver la tela me pareció un dragón y eso me llevó a recurrir a san Jorge, que también está muy vinculado al mundo de los libros.Hay muchas leyendas de san Jorge muy interesantes.

      En cuanto a tus consejos, creo que llevas razón y suena mejor ”entiende por qué los niños…” (que en este caso, “por qué” iría separado al quitar el artículo de delante y dejar de ser sustantivo equivalente a causa, motivo o razón, y pasar a ser la secuencia formada por la preposición por y el interrogativo o exclamativo qué, introduciendo, como es el caso, una oración exclamativa), así que te lo agradezco y lo voy a poner. Es una suerte que se puedan editar los textos.

      Un fuerte abrazo y gracias por todo. Buscaré esa saeta en YouTube.

      Pablo

  3. Barceló Martínez

    Hola Pablo, tu relato es original y divetido, además, me gusta mucho esa pizquita de picardía y doble intención que le pones. Sobre las cuestiones gramaticales no me pronuncio, porque, a veces, yo le meto unas patadas a esa disciplina que no veas. Eso sí, diré, en defensa del amigo Jesús Garabato, que está muy bien que alguien te corrija o te puntualice algo que se puede mejorar. Yo, entre otras muchas cosas, y creo que igual que todos, estoy aquí para aprender. Por otra parte, si algo bueno tiene ENTC es el respeto exquisito con el que todos nos tratamos.
    No queda mucho para Semana Santa, y eso en Sevilla son palabras mayores. Espero que la disfrutéis en todo su esplendor. Suerte y saludos.

    1. Pablo Núñez

      Hola, Barceló.
      Me alegra mucho que hayas pillado esa poquita de guasa que le he intentado poner al relato. Y que te guste, claro.
      Estoy totalmente de acuerdo contigo en el tema de los consejos gramaticales. No me atrevería a dar una opinión porque suelo meter la pata en mis textos y tengo que revisar mucho (y aún así a veces la meto 😝), a no ser que vea un error evidente y lo tenga muy claro.
      Yo también agradezco los comentarios de Jesús, y él lo sabe pues lo hemos hablado. Eso hace que me esmere, me ponga a mirar dudas que me surgen cuando escribo, aprenda y, en lo posible, mejore. De hecho el consejo que me ha dado creo que ha mejorado el final de este relato.
      En cuanto al respeto que nos tenemos, eso ya se sabe, que esta no es una comunidad de competidores, sino de amigos unidos por una misma afición. Y se nota en el buen ambiente que se respira en esta comunidad. Nada más hay que ver las fotos del último ENTCUENTRO.

      Un besote fuerte.

      Pablo

  4. Eduardo Martín Zurita

    Hola, Pablo.
    Una narración donde queda patente lo gran escritor que eres a la par que ese gracejo andaluz, sevillano, aunque me parece que tú no eres mucho de jaranas, no sé. Aunque acudas a fiestas, ya sabes. Igual me equivoco.
    Bueno, el tema central es la iglesia y las procesiones de Semana Santa, centrados en el cura, su hija y la leyenda de San Jorge y el dragón. Bueno, que los curas son humanos (a veces demasiado humanos) es un hecho probado con la terquedad que tienen los hechos. Que el Espíritu santo puede hacer de las suyas también. Pero el Sr. Mendel y sus leyes de la genética son insoslayables por mucho que el Espíritu quiera intervenir. Los temas capitales los aúnas con maestría, de suerte que la coherencia del relato está garantizada. Te has inspirado muy bien en la fotografía, es decir, viéndola a tu manera, que, en efecto, resulta muy original. En conclusión: un texto muy bueno. Mi más muy mayor enhorabuena pues. Y dale un beso entrañable a Pablete, feliz ahí, el tío, en primera fila, viendo las procesiones, como se merece. Y para ti un abrazo entrañable, pedazo de bella persona. Y un beso a tu mujer, un encanto de mujer.

    1. Pablo Núñez

      ¿Qué decirte, mi querido amigo?

      Que me alegran cada una de tus palabras. Tus comentarios demuestran lo generoso que eres.
      Me alegra también que te haya gustado mi punto de vista de esa fotografía. La verdad es que me divierte bastante este método de sacar historias a partir de una imagen.
      Da por besados a toda mi familia y te envío a ti un beso fuerte para tu superhéroe.

      Abrazo.
      Pablo

  5. Vernay Juillet

    Esa pizca de guasa con la que sueles aderezar muchos escritos tuyos me encanta… En este relato lo que cuentas no son solo creencias ni costumbres pasadas… sí, aún se saca a los santos para cuestiones meteorológicas, y muchos sobrinos de curas andan por el mundo, así que mejor reírnos que llorar… ¡suerte!

    1. Pablo Núñez

      Pues me alegro mucho de que te guste esa guasa. También me salen relatos muy tristes, como el de la anterior convocatoria, quizás acorde con mi estado de ánimo en ese momento. Y no sé si es mejor que este o no, pero lo que sí te puedo decir es que escribiendo este me lo pasé mucho mejor. Y eso es lo importante de esto, ¿verdad?, pasárselo bien y si además gusta lo que escribes, pues la alegría es completa.
      Muchísimas gracias por pasarte por aquí, Vernay.

      Un besote.

      Pablo

  6. Pablo, tu relato a medio camino entre una crónica social de algo que no che tanto tiempo era normal y su crítica, es potente en imágenes. Tiene es puntilo de guindilla que no llega a quemar, pero que enciende la boca, bueno los ojos.
    Mucha suerte.
    Un beso.

    1. Pablo Núñez

      Pues me encanta tu comentario, Paloma, pues en pocas palabras has desmenuzado a la perfección el micro y mis pretensiones con él.
      He empleado la sátira para, como bien dices, crear una situación que no es tan lejana en el tiempo, metiendo un poco de humor, pues el tema se prestaba a ello.

      Un besote muy fuerte, campeona.

  7. Esperanza Tirado Jiménez

    Hay relatos que te atrapan desde la primera línea. O desde el título.
    Este es uno de ellos. Con esa mezcla de leyenda y tradiciones arraigadas (lo de la saeta con voz gritona lo he vivido y me has sacado una risa nostálgica al recordarlo) que parece que sean mentira pero que todavía suceden.

    Enhorabuena Pablo. Suerte ♣

    1. Pablo Núñez

      Esperanza, pues lo de que te atrape un relato desde el principio me ha dado un subidón. Porque siempre busco, sobre todo en relatos breves, que es fundamental atrapar justo al principio para que el camino de la lectura sea más atractivo.
      Yo también sufro lo de las saetas, pero por respeto, como el narrador, aguanto estoicamente.
      Como bien dices, aunque parezca increíble de vez en cuando aún se sacan imágenes a la calle para pedir que llueva.
      A este respecto hay una anécdota que a mí me hace bastante gracia. Hace unos años sacaron una virgen en una ciudad que prefiero mantener en el anonimato, allá por el año 96, para que lloviera y hubo tal temporal después que se pensaron sacar otra para que dejara de llover.

      Un beso, Esperanza y gracias por pasarte por aquí.

      Pablo

  8. Salvador Esteve

    Un relato donde la devoción, la leyenda y el pecado se entrelazan en una irónica crónica de antaño. Me ha encantado, Pablo. Abrazos y suerte.

    1. Pablo Núñez

      Salvador, a mí me ha encantado que te pases por aquí y que hayas descrito el fondo del relato con cuatro palabras a la perfección: devoción, leyenda, pecado e irónica.

      Un abrazo.

      Pablo

    1. Pablo Núñez

      Towanda, qué alegría encontrarte por aquí.
      Me encantan las tres palabras con las que defines el contenido del micro: gracia, picardía y leyenda.
      La verdad es que lo primero que se me vino a la cabeza al ver la foto fue que la chica era una saetera en un balcón engalanado con la cola de un dragón. A partir de ahí surgió el relato que has leído y que tanto me alegra que te haya gustado.

      Un beso muy fuerte.

      Pablo

  9. Enrique Mochón Romera

    Ningún dato de los que aportas en tu relato parece estar porque sí, en cuanto todos guardan relación y acaban confluyendo en esas maneras que apuntan esos diablillos con genes de santo, o más bien de ese cura que parece haberse contagiado del espíritu de la imagen que lleva su rostro. Logras con todo ello un retrato caricaturesco de una España no muy lejana, que divierte mucho y se lee con gran gusto. Enorme imaginación la tuya y excepcional tu modo de dar forma a las historia que creas.
    Enhorabuena, Pablo. Y mucha suerte con esta estupenda propuesta.
    Un fuerte abrazo.

    1. Pablo Núñez

      Muchas gracias, Enrique. Me gusta mucho cómo describes el relato, como para no gustarme.
      Todo lo bueno que ves en la historia se debe a que leo mucho a un tal Enrique Mochón, y así intento que se me pegue algo. Solo hay que leer el excelente relato que nos has dejado en esta propuesta, o ese z”Póstumamente” que te llevó a estar entre los elegidos del año pasado.

      Un abrazo de este aprendiz.

      Pablo

Dejar una respuesta