Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

20 Respuestas

  1. El barco no atracan en la ínsula habitada por 10 mil vírgenes. Los marineros están ansiosos por encontrarse con las chicas que les esperan en los prostíbulos de otro puerto.
    María Jesús, interesante propuesta, abierta a muchas posibilidades. Me gusta, suerte.
    Saludos.

    1. María Jesús Briones

      Las vírgenes siempre esperan o son esperadas, como deleite o negocio.
      Me alegra que te haya gustado la propuesta.
      Mil gracias

  2. María Jesús Briones

    Gracias Ana, Precisamente ese es su futuro incierto, ilusión o peligro.
    Agradezco tu comentario.

  3. Está claro que el que se acerque a leer tu relato lo tiene duro, pues o se lo inventa él o poca sustancia le saca (jeje). Reflexivo, que trabaje el lector. Ciencia ficción pura, ya no hay diez mil mujeres vírgenes, pero si las hubiera están esperando el barco para dejar de serlo. Si es que siempre están pensando en lo mismo, leñe. En fin, que lo que más me gusta de tu trabajo es que nos lo das a nosotros.

    1. María Jesús Briones

      Claro que hay diez mil virgenes, (niñas que apenas llegan a la adolescencia), agrupadas para él tráfíco a otros paises. También esas niñas pueden estar esperando al barco, para una obligada primera experiencia, economicamente sustanciosa para sus guardianes…
      Y como yo hago trabajar las mentes, también acepto tu conclusión.
      Agradezco mucho tu lectura

  4. Salvador Esteve

    . Un golpe de mar, y el grumete despertó.
    María Jesús, cientos de finales para tu relato de inducción a la imaginación. Originalísima tu propuesta. Abrazos y suerte.

    1. María Jesús Briones

      Mil gracias Salvador. Tu opinión me ayuda a no desfallecer en la Isla Literaria.
      Hasta la próxima.

      1. Daniel Irazu

        No, desde luego que no me ha agotado. No me gustó la contribución, pero sí la respuesta. Tu contestación es inteligente. Saludos.

  5. Susana Revuelta

    Ínsula y vírgenes, con tilde. La coma entre sujeto y predicado, de toda la vida.
    Puedes corregirlo, a tiempo estás.