Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

JUL110. CARTAS DE ULTRATUMBA, de Juancho Plaza

Un coro de ausencias le recibe cada noche al volver a casa. La luz de la luna entreteje las sombras de los que se fueron. Se esconden al encender la lámpara del salón, pero sabe que permanecen ahí, acechando. Bartleby se enreda entre sus piernas ronroneando en busca de las caricias que nunca recibe. Tal vez le conceda algo de cariño cuando espante a los fantasmas que pueblan esas cuatro paredes. Acude a la llamada del sofá, horadado a través de los años por la gubia de su esencia. Aprovecha el vaso de la noche anterior y se sirve un Jack Daniel’s de la botella que, esperando el fin como todos allí, quedó abierta. Sobre la mesa, una vez más, otra carta inexplicable. Demasiados años solo, demasiados mensajes. Sus padres, sus hermanos, su mujer, sus espíritus de cabecera. Sin abrirla la une a las demás. Vacía las dos cajas frente a si y llama al gato, que se acerca desconfiado.
–Si me queréis con vosotros allí estaré. –Piensa.
Enciende un Malboro y con todo el cariño del que es capaz abraza a Bartleby.
–¡Ven aquí cabronazo! –Le dice mientras arroja la cerilla.
–¡Nos vamos para el infierno!

http://lalevitadellagarto.blogspot.com.es/

30 Respuestas

  1. Mientras lo leía tenía la sensación de estar dentro de un relato de Poe.
    Admiro sinceramente tu dominio del lenguaje y esa capacidad que tienes para crear atmósferas.
    Y lógicamente el gato no se podía llamar Micifú. Había que ponerle un nombre de aristócrata inglés. Que clase tienes, condenado.
    Muchísima suerte, compañero.

    1. Gracias amigo, creo que la comparación con Poe es excesiva, pero, coño, es lo más bonito que me han dicho desde que escribo. Hace tiempo me bebía los relatos de Poe con la mima avidez que el sentía por el bourbon. Uno de los grandes, lástimas que nos abandonara tan pronto.
      Un abrazo.

    1. Creo que lo del gato es un acto final de compasión. El prota no quiere que se sienta tan solo como se ha sentido él y acaba por convertirle en su compañero de viaje. Una última demostración de cariño.
      Gracias Barlon, nos vemos en el infierno.
      Un abrazo socio.

    1. Gracias por la visita, aunque tu comentario me deja algo perplejo. A mi me suena una chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, pero sinceramente no sé por donde vas. En cualquier gracias por acercarte. Un abrazo.

  2. Crea una buena ambientación antes de llegar al desenlace. Identifico al protagonista como alguien depresivo o esquizofrénico. Seguro que cuando llegue al infierno también se sentirá solo, por eso se llevó a gato. Me ha gustado, ¡suerte!

    Saludos.

    1. Yo le veo como alguien a quien la vida le ha golpeado duro, le ha arrebatado a sus seres queridos y se ha acabado aislando, tanto que solo le queda su gato y los fantasmas del pasado, el corazón se le ha encallecido y ha perdido la empatía. Con estas premisas el final es una consecuencia.
      Me alegra que te haya gustado. Muchas gracias por la visita Beto ypor tu comentario.
      Un abrazo.

  3. Aunque ya te lo han dicho (es lo que tiene llegar tarde a los comentarios)te felicito por esa prosa fluida y esa estructura impecable del micro. El desenlace acaba cerrando el círculo, como debe de ser.
    Chapeau!!
    Un abrazo,

    1. Gracias Esperanza, no sabes cuanto me alegra encontrarte por aquí,sobre todo con esta crítica tan positiva sobre el micro. Mi ilusión es aprender un poco cada día compartiendo experiencias en blog como éste o como otros en los que también nos cruzamos. Comentarios como el tuyo me llevan a pensar que, aunque despacio, avanzo en la buena dirección.
      Un abrazo.

  4. Pobre gato, le salió caro el abrazo…

    Nos muestras un escenario desolador y nos llevas de la mano, por él, sin darnos cuenta. Me gusta cómo lo narras.
    Posibilidades tiene, así que suerte.
    Un abrazo

    1. Estoy de acuerdo, para una vez que recibe cariño la criatura,resulta que es para invitarle a un viaje si retorno. Esperemos que no fuera esa su séptima vida y encuentre quien le quiera en su nueva oportunidad.
      Muchas gracias desdemipinar por la visita y por tus comentarios.
      Un abrazo.

    1. No sé que me pasa que últimamente escribo micros demasiado tristes. Quiero darles un tinte maldito y acabo sembrando los blogs de lágrimas. Tienes razón en lo del título, al menos a mi me pareció que quedaba demasiado poco claro de donde venían esas cartas y con ese título se resolvía el problema. Ya no veía de donde recortar más palabras para que el relato resultara fluido y atractivo a la vez.
      Muchas gracias Beatriz. Siempre me alegra verte por aquí.
      Un beso enorme.

  5. Juancho, consigues crear una atmósfera desoladora y angustiosa, que termina trágicamente. Qué triste sentirse tan solo y pobre gato. Tenía que haber sonado el teléfono…
    Lo narras muy bien, envolviéndonos en la trama. Me gustó mucho.
    Te mando un saludo y te deseo suerte.
    Elena

    1. Muchas gracias María Elena por la visita y por tus comentarios. Reconozco que es una historia triste, pero igual estamos adelantando acontecimientos. Y si donde arroja la cerilla es al cenicero. O la apaga en repentino acto de arrepentimiento. Aunque sinceramente yo creo que buscaba acabar ya de una santa vez.
      Un abrazo.

  6. Es verdad, eres un excelente creador de atmósferas. También me supo a cine, a voz en off grave, narrando la escena casi gótica que veía en pantalla. Mucha suerte, Lagarto, y un beso muy grande!

  7. Genial el ritmo del relato, la forma en que manejas las metáforas. Es cierto que recuerda a Poe. Y el final genial, soy más de perros así que me encanta que agarre al gato. Mucha suerte microlunático!

    1. Gracias Tíndaro por estar otra vez aquí. Significa mucho para mi recordar a Poe, pero también os digo que no me lo creo. Uno por lo menos que no siente lo del gato, yo también me alegro. Un microlunático abrazo amigo.

  8. A mi también me da pena el gato, no puedo remediarlo,a veces tendemos ‘humanizar’ demasiado las percepciones de los animales. Pero el relato en sí, me ha encantado, me engancha tu prosa. Suerte y un abrazo (o un Beso…)

    1. A todos nos da pena el gato, pero no nos da pena el hombre. Es lógico, el gato no es más que un convidado inocente en este aquelarre. Muchas gracias Eva, tus comentarios “iluminan” el micro. Un abrazo y un beso, por qué renunciar a ninguno de los dos si son dos maravillosas demostraciones de afecto y, dicen que está demostrado, alargan la vida.
      Besos mil…

  9. voy a ser super original en mi comentario: ¡qué penita el pobre gatito minino!

    Tal vez sobra la frase ” de la botella que, esperando el fin como todos allí, “, porque te adelanta mucho el final?.

    Agradezco mucho un nuevo palabro: gubia.

    Un abrazo gatuno.

  10. Gracias Aurora por la visita. Es una pena lo del gato, pero al fin y al cabo el tiene siete vidas y con un poco de suerte esta no será la última (esto me suena a ya dicho en este hilo). En cuanto a la frase que mencionas, es posible que tengas razón, yo también estuve contemplando esa posibilidad y al final llegué a la conclusión de que más que adelantar lo que hacía era prepararte para el desenlace sin acabar de descubrirlo. Pero ya sabes la obsesión que tenemos, al menos yo la tengo, por dejar la historia bien rematada, que no quede ningún hilo suelto, y esto hace que a veces escribamos de más.
    Una gubia es una herramienta de ebanista, yo la conozco del cole (lluvia, lluvia y más lluvia), de los trabajos manuales, pero por favor no me pidas usarla.
    Otro abrazo, ronroneo incluido.

Dejar una respuesta