Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

JUN50. ÉXITUS Y EL ESPEJO VENECIANO, de Juan Pérez

Contaba Mari Llanos, la anciana demandadera de La Colegiata, supersticiones al compadreo del fuego. En mis mocedades le escuché que si en la víspera de San Juan uno busca más allá de su imagen reflejada en un espejo, verá su muerte futura. Aquel año, al llegar La Noche de Brujas, decidí probar con uno de cuerpo entero muy antiguo que poseía en su gabinete mi madrastra, Doña Quiteria.

Aguardé las doce campanadas y me ofrecí osado ante la inmensa luna que apenas mostraba nada de tan estropeada. Al poco, estupefacto vi que se abría en dos batientes descubriendo un pasadizo lóbrego cual bocamina a pesar de que detrás no había sino aire. 
Retrocedí, mas una descomunal pulsión, designó que \”velis nolis\” me sumergía en el insólito subterráneo. Después selló sempiterna mi salida. 
Y no es La Muerte. Estoy acogido “en petit comité” con otros vesivilos, y se me permite ver el mundo exterior por los ojos de buey de los espejos que en el mundo hay, sólo cada veintitrés de junio-¡estoy en capilla!-esperanzado en la bravuconería del soberbio (¡jaleada por las leyendas, ay vieja Llanitos!) que me franquee en alguna geografía aleatoria, la cancela de su espejo.

8 Respuestas

  1. Calamanda Nevado

    Juan, tu aventura subterránea es original; su historia de final abierto, puede prestarse a un cuento más largo. Suerte y saludos

    1. Anonymous

      He barruntado temas tradicionales y elegí nombres de mujeres muy propios desde ancestros de La Mancha; creo que de manera inconsciente he escrito un pequeño homenaje a la ciudad que me vio nacer hace la pila de lustros. Muy contento de verte encabezar los comentarios de mi cuentecito de fantasmas. Gracias pues, Doña Calamanda. ¡ J u a n P é r e z!

    1. Anonymous

      Cuentan que “la curiosidad mató al gato” En este caso me encanta que en lugar de morir algún felino, me hayas honrado con la cortesía de Tu Parecer. ¡Buenas Noches y Muchas Gracias de J u a n P é r e z! Deseo haberte distraído.

  2. Anonymous

    Ni más ni menos que como lo has diseccionado. Soy muy pasional con el mito de la medianoche del veintitrés de Junio y ha sido inspiración y locura para mis poesías y textos de variados estilos desde que era chico. Este año estoy como unas castañuelas, porque sumo a todas mis manías, el hecho de que es LUNA LLENA, y eso me tiene muy trastornado desde ya . . .
    Muchísimas Gracias y que este mes -especialmente mágico y telúrico- haya poesía misteriosa para todos. Ahí van Las Consideraciones Más Distinguidas…DEL CAMBIO DE SOLSTICIO QUE ESTÁ POR VENIR S í ! ! ! J u a n P é r e z E n S u J a r d í n U m b r í o .

  3. Bueno, bueno, querido Maese Juan. Así que compartimos otra afición más. Dos noches hay en el año que no me dejan dormir: la del cinco de enero y la del 23 de junio. Magicas, las dos. Y de nuevo, gracias por tus vesivilos. Otra que me apunto. Un abrazo nocturno.

    1. Anonymous

      Desde luego que estoy bastante insoportable por mi hogar con motivo de toda esta hechicería. ¡Naturaca, también es Mi Santo!
      De otro lado, el segundo motivo se lo debo a Mi Amado Jean Ray que me inspiró con un antiguo cuento suyo sobre un espejo veneciano. Junto a Edgar Allan, Dino Buzzati, Algernon Blackwood y algunos otros más, son mi baraja de escritores predilectos ( Dejo a un lado el apartado de los españoles, que son de quienes me enorgullezco; pero eso es otra historia) Desde luego que estoy dichoso por compartir tu desvelo SanJuanesco. ¡¡Un motivo más para sonreír siempre cuando te leo!![Ora tus textos, ora tus comentarios] Recibe Mis Agradecimientos como para una boda. Abrazo de Hecatónquiro, by . . . . . . . J u a n P é r e z .Sí!

  4. Juan Pérez, por tu nombre y tu información, te consulto.
    Veraneaba de pequeño en San Juan de Alicante y ahí se celebraba la noche del 24 al 25 y sé que en otros lugares del 23 al 24. ¿porqué, porqué como decía el otro?.
    El relato denso pero bueno.
    Un abrazo

Dejar una respuesta