Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

JUN96. ECOS SOBRE EL ASFALTO, de Érika González Leandro

Después de interminables pruebas han descubierto lo que tengo. Por lo visto he sido víctima de una fuga de cerebros en la que todas mis neuronas espejo se han ido a otro cuerpo. Como ella. Sin esas neuronas no podemos ponernos en el lugar de los demás o aprender buenos comportamientos. Tampoco amar. De ahí, mi potente agresividad y escasa habilidad para mantener relaciones. Y su abandono.

La solución fue someterme a una vacuna experimental de cinco dosis donde me prometieron que me dejarían como nuevo. 
Ahora no solo lloro por todo, sino que cuando llueve mi piel refleja aquellos viejos ecos de silencio que ella lanzó sobre el asfalto tras su portazo final.

18 Respuestas

  1. ¡Hola, Érika!
    Menos mal que encontraron la forma de dejarlo como nuevo que si no…
    Pobre hombre, ¡qué angustia!

    Me ha gustado mucho la forma de contar la historia, pero no he sido capaz de pillar el sentido.

    Besos y suerte.

    1. Hola Towanda, gracias por el comentario, siento mucho que no lo hayas entendido. El tema de este mes es el espejo y quise utilizarlo de otra manera hablando de nuestras neuronas llamadas también así, al final es el propio protagonista, que después de la vacuna, se convierte en un espejo reflejándose todo el dolor del amor que le dejó.
      Suerte con la memoria en el espejo. Besos 🙂

    1. Hola, ya, bueno me da rabia que haga falta la explicación, porque significa que no lo redacté bien, debería de haberlo dejado reposar más tiempo, lo intentaré cambiar para cuando lo publique en mi blog. Un besote Juana.

  2. Cuando te das cuenta de lo insensible que fuiste, por ignorancia o por dejadez o porque no podías empatizar con la otra persona, es como un mazazo. Aunque por otra parte, ojalá existiera una vacuna como la que cuentas, para que algunos pudieran ser conscientes del daño que hacen : ). Entiendo que el micro dé fuerte, es una sensación muy intensa la que relatas. Un besazo, preciosa. Vengo tarde pero vengo.

  3. No conocía las neuronas espejo y me parece muy original y diferente el camino que has elegido para este mes. No soy partidaria de ser conejillo de indias en vacunas y menos si voy a llorar por todo. 😉

    (No te había localizado hasta ahora. Me he enterado por el comentario que has dejado en el de Luz. Lo siento, este mes no he leído mucho por aquí)

    Mucha suerte! besos

Dejar una respuesta