Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

18. JUSTICIA ANIMAL (Edita)

Aunque bien podría ser hoy, ocurrió hace más de cuarenta años. Un hombre solterón pidió consejo a su único amigo: dudaba entre casarse o comprar una lavadora. Salvo la carcajada que imagino echaría el otro, desconozco la respuesta. Sé que murió soltero y en su cama; mas no fue de muerte natural.

Compartía casa con diversos animales domésticos. Solo las gallinas, por sus huevos hermosos, recibían buena vida. A los gatos no les facilitaba alimento alguno para que ratas y ratones no lo comieran a él. Un perro famélico y de malas pulgas custodiaba la fachada de la vivienda, amarrado con una cadena deslizante a lo largo del cable de acero dispuesto al efecto. Presumía de no usar llave. A pesar de que a todo el mundo le encantaría meter la nariz en su hogar, nadie osaba acercarse.

Una noche sin luna, dos vecinos, jóvenes y ociosos, decidieron gastarle una broma. Les resultó más fácil de lo previsto neutralizar y soltar al can ofreciéndole comida golosa. Después de abrir la puerta, dispararon un grito espeluznante y huyeron; sin percatarse de que el animal, libre ante la entrada franqueada, entró al dormitorio de su amo raudo y feroz.

46 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Curioso lo que nos cuentas y como lo haces. Podemos ver y sentir la vida de ese hombre huraño que ha ¿preferido? quedarse solo. Lo que ya no vemos tan claramente es lo que va a hacer su maltratado perro a pesar de su ferocidad y de tantos agravios sufridos, aunque por el título podemos suponerlo. Enhorabuena, Edita. Un saludo y suerte.

  2. María José Viz Blanco

    En algún momento tenía que hacerse justicia en casa de ese hombre amargado. El perro parece que se encargó de hacerlo… Buen relato, Edita.
    Un abrazo.

  3. Martín Zurita

    Hola, Edita.
    Un texto, y si no me corriges, con aires de fábula pero sin moraleja, algo que me gusta mucho. Y el título, tan difícil de poner e definitiva, que debe entrar en la historia sin destriparla o entrar en ella para completarla, como, creo, acontece en tu texto. Las que habrá liado este ser huraño, a lo mejor hasta con los humanos, yendo un poco más lejos de lo que explicitas, dándole a la imaginación. Hurra por el perro de tu relato y por ti, que para mí, lo has bordado. Besos.

  4. Ángel Saiz Mora

    Si se tiene una mascota hay que proporcionarle los cuidados necesarios. Tu protagonista no sólo incumplió esta regla básica, sino que también utilizó de la forma más egoísta y desconsiderada a los pobres animales para su propio servicio. Murió en su cama, pero no de muerte natural, merced a un perro de malas pulgas que no perdonó su ninguneo. El hambre es muy mala en cualquier especie. Normalmente lo que se siembra, antes o después, acaba por recogerse.
    un abrazo y suerte, Edita

  5. Blanca Oteiza

    Edita muy buen relato. Al final recoges lo que cosechas, y este hombre parece que no tenia amigos ni siquiera con los animales que vivia. Cuando hay hambre, puede más el estomago que la cabeza.
    Un abrazo

  6. Terrible escena Edita, el título muy acertado, no cabía esperar menos de la injusta forma de tratar a sus compañeros de vida, alguna vez había de suceder. Creo que no hacían falta más palabras para dejar claro de qué clase de humano estamos hablando. Mucha suerte con este relato que al inicio me pareció augurar un futuro divertido, pero que terminó de forma sangrienta.

    Saludos.

  7. Salvador Esteve

    Un animal que, libre de ataduras, ve cerca su ansiada libertad, pero antes impartirá justicia y equilibrará su mala vida con sangre. Impactante micro, Edita. Abrazos y suerte.

  8. Edita, buen relato, porque hace el perro, lo que creemos que el tipo se merece. En casi todos los pueblos, por lo menos en España, han existido seres malvados con los animales.
    Un beso

  9. Más le hubiera valido al solterón comprarse la lavadora, por que al fin de cuentas, resultó ser más animal que los propios animales de los que se servía, y así le fue.

    Un micro que, sin tener moraleja, es ciertamente moralizante para nosotros, los seres de dos patas 😉

    Muy bueno, EDITA, me gustó.

    Cariños,
    Mariángeles

  10. Me gusta el retrato de ese personaje sombrío que transita el relato – no el personaje en sí – sino la forma en que vas dibujando su alma miserable a lo largo del texto. El final, memorable, por cuanto sitúa la acción más allá del punto final.

    Un abrazo, Edita. Enhorabuena.

  11. En este interesante relato, el perro maltratado tenía muy claro quién era el culpable de su desdicha; aunque es un animal muy noble, fue empujado a cometer un acto bárbaro. Buena historia, Edita. ¡Suerte!
    Saludos.

  12. J u a n P é r e z

    ¡ E d i t t í s s i m a A m i g a ! : Me ha predispuesto tu microcuento a las cosas que más me gustan por La Maldad Literaria que atesoran. Esto es , soy aficionado al “Ritual Romano” y recuerdo el estereotipo de que el diablo es un perro atado. Pero es que, qué bonito contraste, el protagonista humano es peor que cualquier invención tenebrosa -por cierto que es el segundo relato muy bueno que os leo ahora en enero sobre un misántropo- Con estas coordenadas has escrito como toca y estoy hiperactivo de tanto como me ha complacido.
    Un abrazo de éste detective psíquico que se pone a tus pies.

  13. Muy bien contado, Edita.
    Consigues (sabiamente, literariamente) desglosar una historia llena de sombras y abusos.
    Presentas un personaje odioso, que aunque no hay que desear el mal a nadie… la justicia animal se nos adelanta.
    Me gusta.

    Un abrazoooo

  14. MªBelén

    Hay personas que se merecen lo que siembran.
    Un personaje de lo más deshumanizado y sin criterio por lo que parece.
    Hay que tener cuidado con los actos en vida porqué seguramente ellos te llevaran a la muerte.
    Un final que sin contarlo nos remonta al acertado título.

    Buen relato Edita. Un beso.

Dejar una respuesta