Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

54. LA ALQUIMIA DE LOS SANTOS

Despierta la mañana y los primeros rayos de sol calientan la isla de Lupe. La mujer se mueve con soltura alrededor de ese espacio revestido de blanco y, antes que el amanecer se colara por las ventanas, ya había encendido el fuego y rezado a sus santos.

Ha enseñado a sus hijas que el pan cuece en su punto cuando Santa Isabel roza la masa; que la carne más sabrosa requiere una invocación a San Lorenzo y que a San Morand no deben faltarle las uvas.

Todas saben del fervor de su madre por las figuras que presiden los fogones. Tan solo Amalia, joven y alocada, le gasta alguna broma escondiendo a San Pascual entre las cazuelas; pero Lupe parece tener un don para encontrarlo: unas palabras murmuradas hacia dentro y el santo aparece.

El viejo reloj da las doce y las chicas cruzan el umbral de la cocina. Una a una se colocan en torno a esa isla blanca que preside la estancia. Junto a Lupe una silla vacía. Ella asegura que los susurros a los santos elevan el aroma de sus guisos hasta el mundo espiritual. Sus hijas no dudan que su difunto padre come junto a ellas.

28 Respuestas

  1. aurora royo

    Tomaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!

    Al final vais a conseguir que me guste el realismo mágico de las narices!!

    Desde luego, merece mucho la pena leer relatos como éste.

    Inés, no se si ponerme a rezar!!

    Abrazo.

  2. calamanda

    Inés Z., tu bien contada, realidad o ficcion, de los que se fueron y que no terminan nunca de dejarnos; porque su presencia, sobre todo en la mesa, se siente. Suerte y saludos

    1. Ines Z. López

      Sí, yo también creo que su presencia se siente. Siempre hay algún momento en la vida, bueno o malo, en el que sientes que algo o alguien te acompaña.
      Un beso enorme, Calamanda.

  3. Ángel Saiz Mora

    Gastronomía condimentada con la magia del espíritu, el resultado ha de ser, a la fuerza, divino, tan bueno como este relato.
    Un saludo y suerte.

  4. J u a n P é r e z

    Acudo cuanto antes a esta reunión, para ratificar lo que dicen las hijas: El difunto se une a Ellas. Y para añadir una cosita, que por desgracia no es de mi magín:
    “Hay Otros Mundos,
    Pero Están en Éste” [ Paul Éluard ]

    Sí, I n é s, Demasiadas multitudes nos rodean,
    y no las vemos. . . . .

    Post Scriptum : Me ha gustado tantísimo como uno que hiciste
    en tus primeras participaciones de Esta Noche Te Cuento que se
    llamaba algo así como “El Unicornio” [Creo]

    ¡Ojalá Te vaya bien en Junio por tu singularidad!

    J u a n , E l D e M á s A l l á D e L a L i n d e . . .

  5. Ines Z. López

    Juan, siempre sorprendente y caballeroso en tus comentarios. Me agrada que recuerdes a mi unicornio: animal de poder de una mujer mágica. Y ratifico tus palabras(y las que no son tuyas)hay mucho más de lo que podemos ver, mucho más de lo que podemos entender.
    Un abrazo, Juan Pérez.

    1. Ines Z. López

      Gracias, Beto, este mes no tenía muy claro lo que iba a mandar; pero bueno, al final siempre surge algo. Me alegra que te guste.
      Un saludo.

  6. María

    Estoy segura que el “aroma de sus guisos” es el sendero por donde diariamente, regresa el padre a la mesa. Enhorabuena. Qué relato más tierno y encantador. Muchas felicidades Ines!

  7. Rafa Heredero

    Bonitas enseñanzas las que dedica esa madre a sus hijas para mantener presente al padre. Me ha parecido una historia original y muy bien contada.
    Suerte y saludos, Inés.

Dejar una respuesta