Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

56. La anatomía del viajero (Patricia Richmond)

Yacía sobre la camilla y nosotros seguíamos atentos las explicaciones del forense.

Le quitó el sombrero, le abrió el cráneo y una aurora boreal ascendió desde el interior de su cabeza hasta el techo del aula. Nos acercamos para admirar la delicadeza con la que el profesor le levantaba los párpados. Sus ojos mostraron un paisaje helado en la retina derecha y la imagen de una bella mujer desnuda en la izquierda.

Siguió cortando y separando para dejar el pecho al descubierto. Allí un reloj parado ocupaba el lugar en el que había latido un corazón.

Examinamos los restos atrapados bajo sus uñas: espinas, fragmentos de cristal… Era evidente que, en sus últimos momentos, se había aferrado a una situación dolorosa.

¿Causa de la muerte? Me arriesgué y respondí que era un caso de muerte por asfixia a causa de la zozobra en que el alma está metida cuando comprende que ha perdido la esencia que daba sentido a su existencia.

Entonces el viajero se levantó, recogió su sombrero y me lo colocó en la cabeza. Ve a buscarla —me pidió— y suplícale que me perdone.

Le pregunté el nombre de su amada. Libertad —suspiró. Y volvió a la camilla.

40 Respuestas

  1. Esperanza Tirado Jiménez

    La de series policíacas y de crímenes varios que me habré visto, pero en ninguna me he encontrado una autopsia tan poética como la que cuentas.

    Me ha dado un poco de susto que el autopsiado (se dice así?) se levante en mitad de la operación. Pero me he acordado de lo de la aurora boreal y se me ha pasado.

    Y el final, precioso. Felicidades.

    Mucha suerte. Besos.

    1. ¿Has visto Saw 1? Yo no me acordaba de ella, pero cuando mi chico leyó el relato me dijo que el final era igual y me partí de risa. Eso es un final magistral y no esta tontadica. Pero si te ha dado un poco de susto y luego se te ha pasado, estoy contentísima.
      Gracias, Esperanza y un abrazo, ea ea.
      (En serio, qué bonito lo que me dices)

  2. Ángel Saiz Mora

    No soy muy aficionado a la serie CSI y sus derivados, pero ganas me han dado de ver algún episodio después de leer tu relato, aunque mejor no, porque me voy a encontrar con vísceras, agujeros de bala y cosas peores, nunca con esta belleza metafórica que con tanta maestría has derramado, si es que no se te resiste ningún género, ni la Ciencia Ficción.
    Mucha suerte, campeona, y un abrazo con tanto respeto como aprecio.

    1. Mi apreciado y respetado amigo, ya puede usted estar contento, conociendo mi trayectoria, de que haya diseccionado tal que así a mi viajero… Por recordarle a mi vecino Pascual, por ejemplo.
      Como usted ya sabe, no le digo más. Y que le devuelvo el abrazo respetuoso.

    1. Como ya te he dicho en Melotemía, ha sido una sorpresa maravillosa. Casi me da un poco de vergüenza la osadía, por mi parte, de cantar con la bellísima canción de Moustaki. Pero, es perfecta!
      Otro camión de abrazos.

  3. Carles Quílez

    Si fuera un perro, diría ¡Guau!

    Al contrario de mis compañeros, sin embargo, no creo en absoluto que hayas retratado una autopsia (poética), pues el anhelo de libertad es inmortal.

    Saludos y una par de signos de admiración !!

    1. Gracias, Notinc! Lo primero, enhorabuena por tu éxito en la Microbiblioteca.
      Y, sobre la autopsia, tienes toda la razón. Por eso se levanta para pedir que sigan su búsqueda.
      En la tablet me faltan los signos de admiración de apertura, pero te los mando imaginarios, un montón, todos para ti.
      Un beso.

    1. Hala, exagerada! Pues mira, me va a pasar como con el relato del Titanic, que no me molaba nada el tema y la de satisfacciones que me ha dado ese cuento. Y es que el asunto de la Santa no me decía nada, la verdad.
      Muchísimas gracias, Juana. Y un beso de los que suenan.

  4. Calamanda Nevado

    Patricia, has descrito con minuciosidad y precision de bisturi ese momento. Y has conseguido intercalar la frase obligada fenomenalmente. Suerte y saludos

    1. Gracias, José Ignacio. Forense no soy, pero disecciones sí que hago, con números y descuadres, destripando las cuentas hasta que encuentro el maldito céntimo perdido. Así de divertida es mi vida laboral.
      Un besote. 🙂

  5. Salvador Esteve

    Patricia, no te hace falta bisturí láser, con tu escalpelo léxico y poético diseccionas metafóricamente un cuerpo para hacernos ver una muerte traumática pero que, sin duda, tuvo una vida de búsqueda y lucha. Abrazos y mucha suerte.

  6. M Belen Mateos Galan

    Un relato espeluznante, maravilloso, grande Patricia.
    Como nos vas llevando por esa exploración forense.
    Enhorabuena me encantan tus letras.
    Un beso grande.

  7. Izaskun Albéniz

    Muy delicado y expresivo a la vez, Patricia. Me ha encantado la mezcla de lirismo y fantasía. Muchísima suerte, guapa.
    Abrazos

  8. Todo transcurre a un ritmo poético forense hasta que la larga frase de la alumna empieza a despertar al lector. A partir de ahí es una batidora de giros en la narración y dejan al lector apabullado. Hay que releer para disfrutar.
    El viajero pierde la Libertad, pero ¿qué hace que se fuera? No me queda claro, esas espinas y fragmento de cristal son la clave, pero no acabo de ver. Sin duda ingenioso y que ha merecido esa mención, felicidades.

Dejar una respuesta