Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

93. La candidez y el horror

Mis grafitis convertidos en símbolo de la indignación ciudadana. Contra el gobierno, contra la policía. Representaban a esas criaturas cuya seguridad no supieron garantizar. El perfil del niño del globo en la tapia del callejón; el de la cartera a la espalda en la persiana de un comercio. Siempre cerca de donde fueron hallados los cuerpos.

La prensa popularizó mi obra. Por casualidad, que es como acostumbran a ocurrir estas cosas. Tan efímeras. Un reportero escribió sobre los dibujos de un autor desconocido y pronto lo secundaron los demás periódicos. Los redactores dieron rienda suelta a la poética melodramática habitual y divagaron sobre el morboso simbolismo de mi arte. El contraste entre la silueta de tiza sobre la acera y los perfiles sombreados de los muros. Blanco y negro. Candidez y horror. Yin y yang, llegaron a decir.

El perfil del niño del globo ilustró las pancartas que encabezaron las manifestaciones. El de la peonza. El de la cartera. Pequeños detalles que humanizaban cada silueta y que favorecieron, todavía más, la solidaridad de todo un país con las familias rotas. Pequeños detalles que, por lógica, sólo podíamos conocer los agentes de la brigada que llevó el caso y yo mismo.

14 Respuestas

  1. Alberto Moreno Sánchez-Izquierdo

    David, enhorabuena por el relato. Esta muy muy bien construido. Es de las primeras veces que me pasa que, a pesar de intuir el final, aún así me has conseguido mantener en vilo. Estupendo, desde el título hasta la última frase. ¡Suerte!

    1. David Vivancos

      Muchas gracias, Alberto. Jajaja, lo que pasa es que habéis leído tanto que resulta muy complicado sorprenderos. Os sabéis todos los trucos. Mucha suerte para ti también, compañero.

      D.

  2. Ángel Saiz Mora

    La obra de ese dibujante urbano se convierte en símbolo de la solidaridad hacia las víctimas inocentes de un asesino, pero ya dicen que el demonio está en los detalles, éstos son los que revelan la verdadera condición de ese artista, como también reflejan la ineptitud de la policía, que no parece que sea capaz de asociar al autor de las muertes con el grafitero, y eso que él mismo se lo está facilitando.
    Original y muy bien llevado, David
    Un abrazo

  3. Genial David, esos grafitis contrastando con las siluetas de tiza me han puesto la piel de gallina, y el final me dejó casi sin respiración, lo último que imaginaba era que el grafitero símbolo de indignación fuera el propio asesino. Qué torpe llega a ser la policía a veces y él dejándoles pistas evidentes.
    Muy bueno, mucha suerte con él. Saludos.

  4. David Vivancos

    Gracias, Maribel, por tus palabras y por acercarte hasta mis dominios para dejar tu comentario. Celebro haberte sorprendido, algo que cada vez cuesta más. Mucha suerte para ti también y saludos de vuelta,

    D.

  5. Aunque se pueda intuir la personalidad del narrador -porque ya hemos leído mucho, como tú dices- no se pierde un ápice el interés por el desarrollo de la historia. Muy bien construída.
    Enhorabuena y suerte.

  6. Esos detalles que solo puede saber la brigada “y yo mismo”, esos detalles que nos vas dejando como migas de pan para guiarnos hasta el final. Se puede intuir por donde irán los tiros, pero eso no le resta valor, a mi parecer. Estupendo relato.
    Suerte y abrazo

    1. David Vivancos

      Nada, nada, que sorprender en los finales es algo, a todas luces, sobrevalorado XD Muchas gracias por dejar aquí tu opinión, suerte también para ti y abrazo de vuelta,

      D.

Dejar una respuesta