Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

130. La cita (Recordando a Pablo)

Solos, en el punto más aislado de la colina, hablábamos de poesía y debo confesar que me excitaba escuchar hablar a aquel poeta. Su fascinante historia comenzó, según decía, cuando se le apareció Erato, musa de la lírica amorosa, quien dejando a un lado su lira, lo envolvió con una  llama mortal y lo marcó con cruces de fuego, para luego poseerlo como solo una musa sabe hacer, en medio de “una vastedad de pinos y del rumor de las olas quebrándose”. Desde aquel instante, “su voz, su cuerpo claro, sus ojos infinitos”,  nutrieron los versos alejandrinos que brotaban espontáneamente, mientras ellos, “ebrios de trementina y largos besos”,  jugaban sin parar con la luz del universo. Para su corazón, bastaba apenas con su pecho. Pero una tarde sin crepúsculo, aquel “cuerpo de mujer de blancas colinas y muslos blancos” se disipó y él quedó desesperado, enredando sombras y escribiendo los versos más tristes…

 Huelga decir que en la colina, aquel poeta y yo acabamos amándonos desenfrenadamente.

Al despedirnos, él, sonriente, convencido de haberme engatusado con frases de Neruda, no daba crédito cuando comenté que “la noche era estrellada, y tiritaban, azules, los astros, a lo lejos”…

Cosas de la poesía.

2 Respuestas

  1. J u a n P é r e z

    Muy ingenioso, me recuerda a la poesía modernista de Rubén Darío ( de hecho por en medio de tu texto, existe cierta sonoridad asonante; aparte de la mención a los alejandrinos que tantísimo trabajaba el de Nicaragua)
    Me complace sobremanera lo de “una vastedad de pinos y el rumor de las olas quebrándose” Dejaste muy buen sabor en estos finales de Abril -¡tan acorde con tu cuento!-y se te agradece, aparte de la propia magia que posees en tus manos y tu forma de pensar.
    J u a n, M u y P o s e í d o P o r L a s P i é r i d e s .

  2. Cecilia Rodríguez Bové

    Juan, buen sabor me deja a mí tu comentario. Muchísimas gracias!
    Este ha sido un guiño al joven Pablo Neruda y a sus Veinte poemas de amor y una canción desesperada, en particular. Al igual que en la obra poética de Rubén Darío, grande entre los grandes, el erotismo y la evocación de la naturaleza para provocar emociones, están muy presentes en su obra poética. “vastedad de pinos y rumor de las olas quebrándose” es genial y puro mérito de Neruda, cuyo virtuosismo para la poesía fue tal, que con seguridad sigue siendo alabado hasta por las Piérides. Un abrazo desde Valencia!