Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

27. LA CONQUISTA DE GERMANIA

Fue la primera vez que representé a mi país y, aunque recuerdo bien los detalles de la competición, la imagen más nítida que conserva mi memoria es la de la amplia avenida que, todavía hoy, conduce al estadio.

Los niños de ojos claros se acercaban curiosos y sus padres, con educación exquisita, se apresuraban a disculpar a unos vástagos que nunca antes habían visto hombres de color. Aunque la prepotencia tiránica de sus líderes pronto dejó entrever que no estábamos allí únicamente para disputar los relevos: también corríamos por la libertad.

Nueve años más tarde, el destino cruel quiso hacerme transitar aquella misma avenida por segunda vez, con un fusil al hombro, esquivando barricadas, socavones y muros derruidos, conocedor ya entonces de que la comunidad judía había sido desalojada a la fuerza poco antes de empezar los Juegos.

Los niños de antaño llevaban uniformes con la svástica en el brazo. Algunos habían optado por dispararse en la sien al ver todo perdido, jóvenes fanáticos incapaces de imaginar un mundo fuera del Tercer Reich.

Alcé los ojos al cielo de Berlín, pero sólo encontré brumas. Dando la espalda al recinto olímpico, decidí volver sobre mis pasos y regresar a mi Unidad.

25 Respuestas

  1. J u a n P é r e z

    ¡¡¡¡¡Que me aspen J. I g n a c i o ! ! ! ! ! : Impresionante. Sí que es verdad lo que hace muy poquito me escribías de tus andanzas castrenses en cierto aeródromo donde antaño campeó La Luchtwaffen; incluso se ve que ha sido tu inspiración.

    Por fin has compartido un texto, y a fe mía que ha merecido la pena la espera ante este retazo del desarrollo de La Historia en lo tocante a la 2GM, condensado con oficio. En la mitad ,mis pulsaciones se disparan -nunca mejor dicho-cuando me percato de a dónde nos has querido llevar. Tu final es de órdago, y me quedo ante el relato de una buena película, ansío más.
    Impepinablemente, subyace el deporte, pero en una categoría terrorífica: La Brutalidad del ser humano que corre por su existencia por una calle cruenta e inacabable y no terminará de hacerlo. Estadios de dolor Y devastación.
    ¡¡¡¡ Qué Tablillas de Execración te has marcado, macho !!!!

    Descansa, Atleta , Te lo has ganado; eso seguro
    Feliz Tarde .

    J u a n ; E x t r a v i a d o E n L a H i s t o r i a .

    1. José Ignacio

      Gracias, majo. Pasa y tómate algo. Creo que Clarimonda estaba preparando piwari fresquito 😉

      Eres rápido como el viento, no me has dado tiempo ni a poner la posdata, y lo has dejado tan bien que me da apuro contradecirte… pero lo que acabas de leer llevaba escrito varias semanas. Que recientemente haya salido el tema del aeródromo es algo casual, de hecho ni me había dado cuenta de esa circunstancia.

      ¿Por fin he compartido un texto? Pues… verás… no exactamente… ha habido otros antes…

      Bueno, qué pasa, vienen esos piwaris o no vienen esos piwaris????? 😉

  2. José Ignacio

    Posdata
    Quiero agradecer a Cecilia y María sus comentarios y consejos, desde Shangri-lá hasta Berlín. No hubiera sido igual sin vosotras!!! 😉 😉 😉

  3. Jesús Garabato Rodríguez

    Un héroe se encuentra en un mismo escenario tras el paso de los años. Los antagonistas pasados, o sus coetáneos, también. Lástima que la guerra y su maquinaria propagandística todo lo enturbie. Enhorabuena y un saludo.

  4. Aquella guerra debió dejar muchos momentos como los que describes en tu relato. De puro contraste entre la locura y por donde solía transcurrir la vida. Lo has acotado muy bien en poco. Mucha suerte !!

  5. José Ignacio

    Gracias por tu comentario, veo que sigues al quite, como siempre. Es un verdadero placer volver a coincidir contigo después de tanto tiempo. 1 abrazo y hasta pronto 😉

    1. J u a n P é r e z

      “Arduo hallarás pasar sobre el agudo filo de la navaja; y penoso es, dicen los sabios, el camino de la salvación” [Upanishad Kathara, es un libro místico hindú] Un libro que empieza apuntalado con semejante cita, está invitando desesperadamente a ser leído. Pues me he acordado en mi biblioteca esta mañana, y he decidido recomendarte este libro que lo habré leído cinco veces mínimo a lo largo de mi vida: “El Filo de La Navaja” de William Somerset Maugham; fácil de encontrar en cualquier buena librería porque es un clásico. Es la historia de un individuo y su ansia de respuestas vitales durante el período de la 1GM; tiene prácticamente de todo y la prosa perfecta y embriagadora de Maugham hace el resto. Tómalo con calma, pero sobre no ser muy breve la novela, se lee a verdaderos mordiscos de cómo atrapa. Cualquier mes que te dé por sumergirte en él, pensarás en sacar tiempo para leerlo una segunda vez.(eso si no lo conoces ya, que sería lo más normal)El verano es ideal para hacerlo.

      J u a n , É m u l o D e L a r r y . . . . [¡¿?!…]

  6. José Ignacio

    Ok, gracias por el consejo, tomaré nota. Prometido!!!

    J. I g n a c i o , d i s c í p u l o d e K l o p p e n l a d i s t a n c i a

    (You’ll never walk alone)

  7. José Ignacio

    Nota
    La historia que has descrito me ha resultado extrañamente familiar, pero no la asociaba con ningún libro… y eso me ha despistado. Por lógica: como que no he leído el libro, pero sí he visto la película!!!

    No me refiero a la clásica, protagonizada por Tyrone Power, sino la más moderna con Bill Murray. Por cierto que no tuvo el éxito que merecía, porque era demasiado tarde para desmarcar a Murray de sus habituales papeles cómicos, y el público no terminó de encajarle en un papel serio y ya de por sí tan difícil como este.

    Recuerdo en especial la escena en que está en medio de la nieve, sin apenas ropa, haciendo lo que consiero era la prueba final para ingresar en el monasterio.

    Tomo nota del libro, en todo caso. Buen finde y hasta pronto 😉

  8. Calamanda

    José Ignacio, si, la memoria historia nos lleva a momentos como este que cuentas, ahora, a las puertas de una olimpiada, ilusionemosnos ante la disciplina y tesón de esos atletas tan bien preparados. Suerte y saludos

  9. José Ignacio

    Noto cierta decepción en tus palabras, y no es para menos. No obstante, quisiera decirte que el estadio olímpico de Berlín permaneció intacto a los bombardeos, de hecho todavía se utiliza al más alto nivel. Como si fuera un símbolo, como si lo positivo (deporte, disciplina, tesón o como lo queramos llamar) hubiera prevalecido por encima de la guerra, el racismo y el fanatismo.

    Si te soy sincero, este relato tenía que haber hablado sobre la particular relación que tuvieron Jesse Owens y Luz Long durante la Olimpiada de Berlín, pero era imposible ceñirse a sólo 200 palabras y hubiera sido un pequeño despropósito siquiera intentarlo. No les habría hecho ninguna justicia, y ellos merecían algo mejor.

    Por fortuna, ni Brasil tiene nada que ver con la Alemania nazi, ni los EEUU de hoy día se parecen a los que se encontraron atletas como Jesse Owens a la vuelta de Berlín.

    Así que, si me lo permites, me sumo a tu propuesta positiva, no sin antes agradecer tu comentario y tu objetividad.

    1 gran abrazo!!!

  10. José Ignacio

    Hola, Ana, cómo vas a molestar, por favor, todo lo contrario!!!!

    Me maravilla el relato nº 24 titulado ‘Jesse’, échale un ojo, está todo ahí (o al menos, muchas cosas están ahí, pero resumidas en 200 palabras)

    De Owens y Berlín se pueden decir muchas cosas, muchísimas, lo que tú pones aquí es sólo una pequeña parte.

    Gracias por tu maravillosa aportación!!! Me dejas sin palabras!!!

    posdata
    Y gracias también por la sugerencia, aunque a mi me parece bien tal está, y te aseguro que soy muy tiquismiquis con esas cosas 😉

  11. Hola, José Ignacio.
    Sitúas la acción de tu historia en un contexto histórico que fue tremendo. Yo me quedo con lo positivo que, como tú bien dices, estaba lleno de “deporte, disciplina y tesón”. La política es otra cosa, generalmente menos amable. Creo que debe de ser un orgullo enorme representar deportivamente a tu país con el espíritu que dieron pie a las olimpiadas. Los políticos que se maten entre sí si quieren…

    Un abrazo y muchísima suerte, remajo.

  12. Margarita del Brezo

    Me gusta cómo describes esa amplia avenida tan solo nueve años después de haberla recorrido por primera vez, sin tropezarte con todos los cambios históricos que encuentras en ella.
    Un saludo, José Ignacio, y suerte.

    1. José Ignacio

      Lo mío me costó el no tropezarme: no veas la de socavones y pedruscos que había allí en medio… 😉

      Bromas aparte, agradezco tu apreciación. Salu2 para ti también.

  13. María José Viz Blanco

    En medio de la sinrazón de los cuerdos, de un momento histórico que no debía haber existido, el espíritu olímpico ensalza valores del ser humano que son admirables.
    Me ha gustado tu relato, José Ignacio.
    Un fuerte abrazo.
    María José

  14. José Ignacio

    Hola, Ana. Muchísimas gracias por interesarte por mis humildes aportaciones a la página, y por tus palabras de ánimo.

    La Nereida es un texto bastante complejo, pero es muy difícil y muy largo de explicar. Y lo del contrato hace referencia a que ella era una prostituta.

    Respecto a la información que tan amablemente has publicado aquí, agradecértela también, puesto que se habla de varias cosas: deporte, guerra y racismo, no sólo el propio del nazismo, sino también el que los propios atletas negros tenían en su país. Aparte que, como muy bien has dicho, los propios EEUU sacaron del equipo de relevos a dos atletas por ser judíos.

    Owens tenía que salir escoltado de la villa olímpica porque las fans alemanas le acosaban, incluso a su llegada le esperaban tijeras en mano para quedarse con un pedazo de su traje como recuerdo. En Berlín, podía alojarse en el hotel que quisiera, como los blancos. E incluso él mismo afirmó años después que Hitler y él sí que se llegaron a saludar, pero Roosevelt no se dignó ni recibirle. Bueno, que no me quiero extender, la vida de Owens da para varios libros y otras tantas películas. El compañero nº 24 ha plasmado un buen montón de cosas en su relato, me sigue asombrando que haya puesto tantas cosas en tan pocas palabras.

    A Calamanda la había contestado un poquito antes, y me sigo quedando con la amistad que hicieron Owens y Long:

    “Se podrían fundir todas las medallas y copas que gané, y no valdrían nada frente a la amistad de 24 quilates que hice con Luz Long en aquel momento”.

  15. José Ignacio

    Gracias, María José, por tus bellas palabras. Echa por favor un ojito a la historia de Jesse Owens y Luz Long, no te será difícil encontrarla en la web. Eso es espíritu de deporte en estado puro, justo como tú dices.

    Un fuerte abrazo para ti también.

  16. Héctor Daniel

    Felicidades por el micro. Muy bien escrito. Hemos pensado los dos en la olimpiada de 1936. Alemania siempre hace olimpiadas controvertidas, sólo hay que pensar en lo que ocurrió en la de Munich.

    Me ha gustado mucho tu micro. Te deseo toda la suerte habida y por haber.

  17. Salvador Esteve

    Esfuerzo, superación, el deporte como nexo de unión entre los pueblos, y como contrapunto la barbarie de un episodio vomitivo de la historia. Muy bueno, José Ignacio. Abrazos y feliz verano.

  18. José Ignacio Blanco

    Carme, Salvador (las damas primero, si no hay inconveniente): no me fue posible agradeceros vuestro amable comentario en aquel momento. Permitidme que me disculpe por ello, haga ahora las enmiendas que están en mi mano y os envíe un fuerte abrazo,

    J. Ignacio

Dejar una respuesta