Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

83. La espera (Mar González)

No voy a decir nada. Juré que nunca hablaría de ello. “En boca cerrada…”, decía mi madre. “Son cosas que pasan”, mascullaba entre dientes mi abuela cuando, tras los primeros encuentros, le pregunté con restos todavía de inocencia.

No puedo contarlo. Por mas vueltas que le doy en mi cabeza, su presencia no tiene sentido. Su ser, su estar, su hacer, su modo de atemorizarme. Y todos callados. Nadie ha hablado nunca de ello y yo no voy a hacerlo ahora. 

No quiero. Dicen que este es el lugar adecuado, que todos me entenderéis, que nadie va a juzgarme ni dudar de mi palabra, pero no, no pienso decir nada. 

Todo lo que pasó, lo que pasa, porque seguro que sigue pasando cada noche, me lo guardaré para mi. En esta tumba sin ventanas y con paredes acolchadas espero estar segura. Mañana lo sabre. Mañana. Si llego a mañana.

8 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Aunque no hay pistas que lo corroboren, tu protagonista, que a mí me parece mujer, es testigo de unos hechos que, por monstruosos y por miedo, no se atreve ni a nombrar, aunque es posible que todo sea un artificio de su mente enfermiza, en todo caso, el sufrimiento viene a ser el mismo.
    Suerte y un saludo

  2. Beto Monte Ros

    Este microrrelato me hace recordar los casos de desaparecidos (casi siempre asesinados) de los que nunca se sabe nada. Si ellos pudieran contar lo sucedido, cuantas monstruosidades se revelarían. Buena historia, buen microrrelato, abierto a interpretación. Suerte.
    Saludos.

  3. Maria rojas

    Un relato que crea desasosiego. Pobre ser, atormentado por la imaginación o la realidad de la cual nadie quiere hablar.
    Felicitaciones

  4. Ton Pedraz

    Una víctima aterrorizada, a la que el sufrimiento la ha arrastrado hacia la locura. Sólo allí en su celda acolchada se siente segura.
    Muy bueno. Suerte.
    Ton.

  5. Gracias a todos. Me gustan las historias abiertas porque son las que más reflejan que, una vez que terminas de escribir, el texto es del lector y cada cual le da su visión y punto de vista, algunos de los cuales puede que incluso ni al escritor se le hubieran pasado nunca por la cabeza.
    Un abrazo fuerte. Nos leemos mañana. Si llegamos a mañana 🙂

Dejar una respuesta