Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

11. LA MAGIA DEL SUEÑO

Todos esperaban que durmiera feliz, sin embargo, no podía, sus ojos expectantes, escudriñaban la oscuridad. Sus hermanos intentaban conciliar el sueño pero él se movía demasiado y la litera con él.
—¡Mamá, mamá!
La madre, solícita, recorrió el pasillo en silencio.
—Mamá ¿y si el ratón se equivoca y se sube encima de mí y me despierta?
— Pero hijo, el ratón Pérez es un pequeño mago que sabe moverse en la oscuridad. Anda, duerme tranquilo.
No había llegado aún a la cocina cuando escuchó de nuevo el grito angustiado de su hijo.
— ¿Y si el ratón tropieza con mis pies y me asusto?
—No tengas miedo hijo, el Ratón Pérez tiene muchísimos poderes, por eso puede dejar regalos cada noche a cientos de niños. ¡Es magia hijo, magia! Duérmete.
Cuando por quinta vez oyó aquel “mamá” desesperado, se acercó mucho a su hijo y mirándolo con ternura le confesó.
—Escucha bien hijo, no hay ratón Pérez, el ratón soy yo y en cuanto te duermas cambiaré tu diente por un regalo.
El niño respiró tranquilo y a los pocos minutos, el silencio anunció a gritos la llegada de Morfeo.
Tú sí que eres mágico, susurró la mujer aliviada ¡Bendito Morfeo!

26 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    La magia del ratón Pérez puede generar ilusión, pero también temor en un niño sensible. En un caso así puede que sea mejor decir la verdad, desvelar el secreto, antes que producir traumas y desvelos infantiles, aunque ello conlleve, de forma inevitable, romper el encanto. Pocas imágenes transmiten más paz que la de un niño dormido, eso sí que es magia verdadera.
    Un relato con su conflicto resuelto, en un interesante diálogo madre-hijo.
    Un abrazo y suerte, Mercedes

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    Has resuelto muy bien esta curiosa, simpática y no sé si muy pedagógica escena dialogada, al tener que quitarle la madre las ilusiones al chaval. Pero algo tenía que hacer la pobre mujer, claro. Sin bromas, me ha gustado, Mercedes. Suerte y un saludo.

    1. Sobre todo pedagógica, por aquello de no perder los papeles. Así todos contentos. Los ratones siempre son ratones y por tanto, inquietos y un poco de miedo si que dan. Los de Disney se lo han trabajado muy bien para convertir a los ratones en amigos de los niños pero claro… uno de verdad ya es otra cosa.
      Muchas gracias y feliz vida.

  3. Salvador Esteve

    Al final, no se ha podido mantener la leyenda. Morfeo atemperará el miedo y el regalo aliviará la realidad, ja, ja, ja. Entrañable y original relato, Mercedes. Abrazos y suerte.

    1. Puedo ver a ese niño con sus ojitos cargados de sueño atrapado en la inquietud. Después ya escucho su respiración pausada y siento felicidad.
      Gracias por venir Luisa, un placer. Ven siempre que lo desees, me gustará . Suerte y besos para ti en este otoño tardío.

  4. J u a n P é r e z

    Así es, una de las cosas más bonitas que existen, La Magia del Sueño, y con efectos de vasos comunicantes, porque el verdadero hechizo viene después: Sumergidos en Lo Onírico, todas nuestras frustraciones tienen cura, porfiamos en anhelos que se palpan al menos, hasta que llega el orto. Pero además, tu cuento es bienhumorado y me hace sonreír; quienes tenemos hijos sabemos bien de que nos hablas y esas pequeñas marañas domésticas en las que hay que parlamentar. Morfeo, es Un Gran Tipo, y me estoy acordando ahora de los pobrecitos que padecen esa enfermedad extraña de “Síndrome de piernas inquietas” que no pueden dormir, y desemboca en la locura y La Muerte.
    Con mucho cariño, se despide J u a n “E L D o r m i l ó n ” (¡¡Tengo una pericia extrema para conciliar el sueño y nunca nada me lo ha quitado!!)
    ¡Buenas Noches! (¿¿¿???, ¿Verdad?)

    1. Anoche te estaba contestando y ¿sabes que pasó? Que vino Morfeo con todas sus dulces armas y escribí algo que no recuerdo, luego al abrir los ojos un poco más tarde vi que había escrito tres frases curiosas que no tenían nada que ver con mi relato ni con tu opinión jajaja…Morfeo,Morfeo.
      Gracias Juan me gusta tu comentario. Feliz noche de magia.

  5. Barceló Martínez

    Hola Mercedes. Denominar tierno tu relato es poco, las palabras se deshacen en la boca mientras lo lees y no puedes evitar que se te escape un sonido gutural de deleite. Una dulzura, abrazos encantados.

  6. Me encanta. Me recuerda el trauma infantil que sufrí cuando descubrí que los Reyes no existían, que mis padres me habían mentido. No puede creerlos por mucho tiempo. Para que mis hijos no lo sufrieran, siempre les dije la verdad. Y luego me lo reprocharon… 🙂

  7. Rafa Heredero

    Memos mal que tu madre soluciona el problema, aunque sea drásticamente. Es que los niños pueden ser muy absorbentes, y este pequeño tiene un plus, además, con su ilusión a cuestas. Qué magia de la buena es el sueño. Recuerdo cuando conseguía que mis hijos se echaran la siesta… esa hora robada junto a un café y un libro era una maravilla.
    Suerte y un saludo.

  8. Que tiernos están dormidos parecen angelitos. Bueno creo que todos parecemos ángeles cuando dormidos… sin roncar, eso sí.
    Gracias Rafa por estar y deseo que ahora también tengas un rato para el ocio, la lectura, la paz… ya veo que para la escritura sí. Feliz noche y que Morfeo te conceda un hermoso sueño.

  9. Efectivamente Juancho, la lástima es que no solemos darnos cuenta de que más de un día alguien te mira,te escucha o te lee y es como si te hubiera tocado con una varita mágica. Somos así los humanos, siempre mirando más allá mientras aquí al lado, la magia pugna por salir. Abrazos, gracias y que seas tocado por esa suerte de varitas mágicas.

Dejar una respuesta