Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

106. La santa (Pulgacroft)

A Tere, le pusieron el nombre por la santa. De familia muy católica y muy apostólica – romana no, que eran de un pueblo cerca de Ávila-  Tere salió mujer de su casa honrada, decente, buena madre y buena esposa. Y muy devota, eso también. Pero tuvo mala suerte con Juan. Cada vez que él llegaba de la tasca, aquello era una cruz. Él la llamaba “su santa” pero le daba muy mala vida.
Hace un año, harta de aguantar, Tere cogió a sus hijos y le dejó. Ahora se gana la vida en la capital fregando portales mientras se acuerda de aquello de Teresa de Jesús de “qué duros estos destierros” pero también piensa que si la santa decía que Dios estaba entre los pucheros, también estaría entre las fregonas. Saca para ella y para los niños y va tirando…
Juan no ha dejado de buscarla, y como preguntando se llega a Roma, llegó primero a Ávila.
Antes de ayer, agachada fregando una escalera, le entró una cuchillada en el costado, como un dardo.
Oye palabras lejanas: gravedad, coma… pero Tere, lo único que siente es la mano de sus hijos y que aquello debe ser, por fin, el cielo.

36 Respuestas

  1. Calamanda

    SANDRA, desgarrador. Parece liberada de tanto dolor pero por otro lado siente cercanos a sus hijos y eso debe ser terrible tambien. Suerte y saludos

  2. Esperanza Tirado Jiménez

    Qué triste historia.
    La foto de la Santa al lado parece la prota de tu relato en su último suspiro de vida.

    Suerte.

    1. Esperanza la verdad es que la foto tan en primer plano se las trae!! y mira que la escultura es bonita pero madre míaaaa. Sí la verdad es que mi final va un poco acorde jeje
      Gracias y saludos!
      Sandra.

  3. Ángel Saiz Mora

    Una Teresa que, aunque devota, tiene menos misticismo que su tocaya de Ávila, pero -sin querer parecer irreverente- me atrevería a decir que no está dotada de menos santidad que su homónima. Curiosamente, estas circunstancias se las tiene que “agradecer” a un demonio, que es quien, después de haberla convertido en mártir ya en vida, termina por elevarla al Cielo.
    Suerte y un abrazo, Sandra

    1. Ángel, sí, yo creo que esta Tere, la pobre, bastante hizo con salir adelante como pudo hasta donde la dejaron sus terribles circunstancias…
      Muchas gracias!!
      Un beso y un abrazo,
      Sandra.

  4. Aunque el asesinato de mujeres es un tema recurrente, lo que hace que una historia sea buena es cómo se cuenta y ésta lo hace muy bien. Me gusta la agilidad de la narración, al describir las circunstancias que rodean a la protagonista hasta llegar al final tan bien logrado. Buen microrrelato, suerte.
    Saludos.

  5. Que buen relato, se lee del tirón, lo cuál ya es un mérito grande. La historia no por muy contada es menos impactante. Cuántas Teresas como ella sigue habiendo por desgracia.
    Este mes no he podido leer apenas nada, pero siempre es un gusto toparme con letras así.
    Besitos

    1. Muchísimas gracias Asun, ya sois varios los que me decís que se lee bien , del tirón y creo que es importante. Lo peor que se puede escribir es algo que el lector ni quiera terminar de leerlo por aburrimiento. Así que estoy contenta.
      Besossssss
      Sandra.

  6. María Jesús Briones

    Fácil lectura para una historia, por desgracia común, pero con un ritmo propio, adaptado al lema de la página.
    Suerte

  7. Izaskun

    Qué duro y tristemente, qué actual, Pulga. Lo has narrado con delicadeza y sensibilidad, muy de tu estilo. Te deseo mucha suerte, guapa.
    Besotes

  8. ¡Caramba, Sandra! El relato termina con una puñalada para la protagonista y otra para el lector. Iluso de mi, confiaba en que tras tanto dolor y sacrificio, esta Santa del siglo XXI pudiera al fin ser feliz, pero no, su destino estaba escrito con tinta de color rojo sangre.
    Por lo demás, bien escrito y bien llevado.
    Saludos cordiales

  9. María José Escudero

    Coincido en que es un relato que se lee bien y crea interés a pesar de saber que, desgraciadamente, estas historias acaban mal. Tere , por fin, se encuentra a las puertas del cielo , aunque ha pagado un precio muy caro por la entrada. Mucha suerte.

  10. Salvador Esteve

    Sandra, la lucha de una madre siempre tiene tintes heroicos. Desgarrador y tristemente real. Me ha gustado mucho. Abrazos y mucha suerte.

Dejar una respuesta