Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

65. La víspera

La noche antes de la transformación, el desventurado joven, un viajante comercial, no conseguía dormir por la preocupación. Lo que podía haber sido un día normal, como tantos otros, dejó de serlo cuando encontró la nota: “Hoy me cruzaré en tu camino y mañana no serás igual”.
Intrigado por la premonitoria advertencia, intentaba recordar todos sus pasos durante aquel típico día de otoño, lluvioso y frío, de esos que vuelven las calles solitarias. Estaba seguro de no haber visto a nadie en el trayecto de su casa al trabajo, ni al revés, salvo una silueta de cabeza pequeña, torso triangular y largas extremidades, que le pareció ver al girar la esquina. Era como una sombra deslizándose por la pared de forma tan extraña, que no supo si realmente era algo que iba o venía.
Nada más.
Convencido de que el límite de todas esas conjeturas residía en su propia imaginación, prefirió entonces restar importancia tanto a la absurda nota, como a la extraña aparición. No creyó que hubiera relación alguna entre ellas. Ya era tarde y mañana debería tomar el tren de las 5, por eso Gregorio Samsa decidió que lo mejor que podía hacer era relajarse y dormir…

8 Respuestas

  1. calamanda

    Cecilia, es una buena opción; seguramente la mejor. Estamos expuestos a bromas de todo tipo como tu bien cuentas; y podía ocurrir algo parecido. Suerte y saludos

  2. Cecilia

    Hola Calamanda. En mi opinión, pocos personajes en la literatura han tenido un destino tan azaroso como el que le tocó vivir a Gregorio Samsa. Me fascina y ha sido divertido imaginar/especular con lo que pudo pasar antes de que sucediera lo que sucedió. Azar, casualidad, una broma del destino? Nunca lo sabremos (ni falta nos hace). Saludos y muchísimas gracias por tu comentario.

  3. Cecilia

    Hola Maribel. No lo se. Mala suerte? Casualidad? Coincido contigo. De haberlo sabido el pobre Samsa…
    Muchísimas gracias por pasar y dejar tu comentario!

  4. Mónica Rey Santiago

    ¡Qué bueno!, es uno de esos que me hacen exclamar (en mi cabeza, me controlo 😉 ): ¡anda! Me encantan estos juegos literarios. Pobre Gregorio…
    Mucha suerte. Saludos.

  5. Es el típico relato que se disfruta más aún es su segunda lectura, donde ya has superado las incertidumbre. Es muy acertado eso de imaginar qué ocurrió antes, así como después, de los cuentos. Buena apuesta, Cecilia. Suerte.

Dejar una respuesta