Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

77. Las huellas de Sophie

Hace ya dos horas que salí de la cabaña y sus huellas continúan guiando mi camino. Está empezando a anochecer. El viento agita los árboles y apuro el paso, temerosa de que  los copos de nieve acaben por hacer desaparecer su rastro. Es el suyo. Lo sé.  Recuerdo el día en que le regalé aquellas pequeñas botas . “¡Mira mamá, dibujan estrellas sobre la nieve…!” De cinco puntas. Inconfundibles .  Partían desde la leñera y avanzaban hacia el suroeste.  Y yo detrás.

Tras la Colina Wergen comienza un bosque en el  que sé que nunca se hubiera atrevido a entrar. Pero eso era antes.  Porque estos meses fuera de casa seguro que la han cambiado. Efectivamente, su pista se pierde entre la espesura. Joseph aparece a mi lado, como salido de la nada.  Le señalo las pequeñas huellas. Él me abraza y me hace tocar la nieve.  Una superficie gélida  y lisa. Inmaculada.

—Estaban ahí— le susurro.

Él asiente y me dice que es hora de volver . Yo me dejo llevar. Ya en casa me cobijo frente a la chimenea y él sirve la sopa.

Y de nuevo, sobre la mesa, tan solo dos platos.

18 Respuestas

  1. Arantza, hiela ese final tan triste que dice tanto e insinúa aún más. Sensacional como recreas la locura o la cordura con esa persecución del niño que estuvo.

    Me ha gustado mucho.

    ¡Mucha suerte para el concurso!

    Abrazos.

  2. Gracias a todos por acercaros a leerlo. Estuve a punto de titularlo “Ausencia”, pero al final me deje arrastrar por el rastro en la nieve.
    A ver si me puedo poner a comentar vuestros relatos un poquito. Justito me da para leerlos.
    Besoooooooooooos

  3. calamanda

    Arantza, bonitas secuencias. Nos llevan, como a la protagonista, en busca de alguien hasta casi el final, cuando debemos decidir que pudo ocurrir. Suerte y saludso

  4. Recreas muy bien la angustia y la perturbación de la madre. Me gusta cómo usas detalles visuales, como la estrella de cinco puntas o que sólo haya dos platos, para provocar sensaciones. Muy buen relato.
    Suerte y saludos,

  5. Ángel Saiz Mora

    La dureza de la ausencia, la madre que no se resigna, una esperanza quizá vana, pero que ella necesita mantener viva para no morir también. Espléndido relato. Un saludo

  6. Mercedes Jiménez

    Muy bien narrado Arantza. Un acierto usar la 1ª persona. Nos metes de lleno en la mente perturbada de esa pobre madre que no acepta la ausencia de su hija. Preciosas descripciones y gran final. Un besote y mucha suerte!!!

  7. Muy duro y triste tu relato, con descripciones muy definidas y con ese final desolador para los protagonistas que se dan por vencidos,al ver solo los dos platos sobre la mesa.
    Besos y suerte.

  8. Rafa Heredero

    Me ha parecido muy original tu forma de abordar la muerte de un hijo desde una perspectiva diferente a la que estamos acostumbrados. Será por eso que confiere al relato esa tristeza especial: nos desvelas a la vez una doble pérdida, la de la hija y la de su propia existencia, ya rota para siempre.
    Suerte y saludos.

Dejar una respuesta