Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

105. Malos tiempos para las hadas

Cuando estalló la crisis, papá ya no pudo comprarnos más libros y las brujas y las hadas se vieron obligadas a emigrar a Alemania, en busca de trabajo. Los lobos, en cambio, se disfrazaron de corderos y huyeron a Wall Street, donde la realidad cotiza al alza y la magia consiste básicamente en multiplicar por dos el valor de las acciones. Los gnomos no pudieron hacer frente a los préstamos hipotecarios. Ni encadenados a sus setas lograron evitar que los desahuciasen. La casita de chocolate también se la ha quedado el banco. Con el calentamiento global acabará por derretirse. El lago donde otrora chapoteábamos felices está casi vacío. Los sapos agonizan al sol, mientras esperan a que alguien los bese, y hasta los patitos más feos han perdido toda esperanza de convertirse en cisnes. Como no tenían papeles, los duendes y los elfos fueron expulsados. Los ogros perdieron el apetito y las perdices están en peligro de extinción. Dicen que habíamos imaginado por encima de nuestras posibilidades, pero a papá no le importa. Cada noche, antes de dormir, entra en nuestro cuarto y se inventa un cuento. Y así vamos llegando a fin de mes.

10 Respuestas

  1. Alberto

    ¡Que boniiiito, Ernesto! Que preciosidad de relato, me ha encantado, de principio a fin. Desde luego, evocando a Michael Ende, la nada aprieta, y los hombres grises acechan, pero siempre habrá magos, como tú, para recordarnos nuestra verdadera esencia. Enhorabuena, genial.

  2. Dicen que la realidad supera la ficción, pero tu cuento se ajusta a la realidad más actual como un guante a Thing, la mano de los Adams. Podría ser el resumen del año que hacían los informativos de las diferentes cadenas de televisión (no sé si siguen haciéndolo, cada vez veo menos la tele) desde la ciénaga de Shek. La única pega que le pondría es que hoy en día no hay telediario que se precie en el que no se hable de Cataluña. El final redondo y tierno, casi feliz, con alguna perdiz revoloteando aunque sea de tapadillo, porque ahora son una especie protegida. Suerte Ernesto!!!
    Abzsss!!!

  3. Ángel Saiz Mora

    A esto se la llama bucear en la fantasía más pura, rememorar personajes clásicos adaptados a estos días que nos han tocado vivir, con tan poca magia, para sobrevivir a una crisis imparable mediante el arte de contar. Que nunca falte la imaginación y menos donde hay niños. Si los cuentos no existen habrá que inventarlos. Una cosa es segura, mientras tú sigas escribiendo tendremos buenas historias como ésta.
    Un abrazo, Ernesto. Suerte y felices fiestas

  4. Barceló Martínez

    Te ha quedado un gran relato Ernesto. Yo creo que podríamos decir que vivimos en un mundo en permanente crisis que, sin embargo, no deja de ser mágico, aunque, a esa magia cada vez le cuesta más sobrevivir, como tú bien has reflejado en este cuento. Hablando de cuentos, ¿qué me dices de los que no paran de contarnos los que manejan los hilos de este mundo? Gracias a Dios que eso se compensa con otros grandes cuentistas, pero de los buenos, como tú o el personaje de esta historia. Felicidades, suerte y abrazos.

  5. Calamanda

    Ernesto, que historia tan buena y bien contada. Esta crisis no parece respetar ningun mundo por muy especial que sea. Suerte y Feliz navidad¡¡¡¡

  6. Isabel

    Me ha gustado mucho tu mezcla imaginativa. Has ido colocando a los seres mágicos en la realidad, tan bien, que parecen pertenecer a ella.
    Menos mal que sus cuentos siempre tienen finales felices.

    ¡FELIZ AÑO 2018!

Dejar una respuesta