Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

19. (MÁS)CARAS (Mariángeles Abelli Bonardi)

Corte carré, mirada de hielo, acento ruso: Agente Irina Spalko. Misma mirada que Lady Tremaine: porte altivo, dos hijas, una hijastra cenicienta. Tanto, y a la vez, tan poco en común con Lady Marian, gallarda heroína de Sherwood, cuya larga cabellera muta sus castañas ondas en las ondas rubias de Galadriel, elfa de orejas puntiagudas y brillante resplandor; resplandor que viaja hasta posarse en el aura de Daisy Fuller: pelirroja, tutú de bailarina, “Goodnight, Benjamin”.
Ante el espejo, la cámara, el obturador: fui todas; soy ninguna. Hoy, a cara lavada: simplemente Cate.

14 Respuestas

  1. Barceló Martínez

    Hola Mariángeles. Una actriz puede tener mil caras, sobre todo si se llama Cate Blanchett, pero a cara lavada, enfrentada al espejo siempre se verá a sí misma, con sus virtudes y sus defectos; sus fortalezas y sus debilidades; sus verdades y sus mentiras. Allí, ante su reflejo, tendrá la obligación de responder ante lo que todo el mundo responde al final: su propia naturaleza.
    Buen relato, amiga. Un cariñoso abrazo.

    1. Hola, BARCELÓ. Me gusta tu comentario, y mucho, porque pone de relieve algo que a todos nos hermana con las actrices y los actores que en general tanto admiramos: a la hora de enfrentar nuestro reflejo no hay fama que valga, somos todos iguales con nuestras virtudes y defectos, nuestro oro y nuestro barro.

      Qué gusto que el relato te parezca bueno.

      Otro abrazo para vos,
      Mariángeles

  2. María José Sánchez

    Hola, preciosa. El mundo del cine es cautivador. A mí me admira el poder de los actores y las actrices para meterse en la piel del personaje. Es harto difícil ir por la vida clavando papeles tan diferentes entre sí. Comedia, drama, terror, suspense… L@s polifacétic@s que se atreven con todo, son dign@s de alabanza. Y después, regresar al anonimato de sus vidas, a su verdadera personalidad, debe ser un reto. Me ha gustado mucho, querida amiga. Muy bueno.
    Nube de besitos.

    1. Hola, querida MARÍA JOSÉ. Es cierto; los simples mortales deberíamos aprender de esta cualidad de los actores y actrices porque demuestra una flexibilidad ante la vida que muchos no tenemos… será por eso que los admiramos aunque nos cueste reconciliar sus vidas públicas con ese anonimato, que no les debe ser nada fácil de mantener…

      Me gusta mucho que te haya gustado mucho 😉

      Un beso grande,
      Mariángeles

  3. Como una Annie Leibovitz de la palabra, has sabido destapar el alma de Cate. La esencia de la actriz enfrentada a su imagen en el espejo. Los dos lados en uno solo, la realidad y la ficción, siempre tan unidas en este oficio y a la vez tan diferentes. Un micro delicioso. Muchísima suerte Mariángeles!!!
    Bssss!!

    1. Hola, JUANCHO. Antes que nada, debo agradecerte que me avisaras vía Messenger que no tenía activada la casilla de los comentarios, porque no me había dado cuenta de eso. Me pasó algo gracioso con vos, porque tu aviso me llegó cuando aquí eran las cuatro de la mañana, y como desde el celular no me daba cuenta de cómo activarlos, me levanté y lo hice desde mi computadora. No te preocupes por la falta de sueño, porque lo solucioné ese mismo día con una buena siesta, así que a mi modo de ver, los dos quedamos contentos.
      Me ha gustado mucho tu comentario, y me alegra sobremanera que te haya parecido delicioso el micro.

      Suerte y beso para vos,
      Mariángeles

  4. Ángel Saiz Mora

    Ponerse en la piel de diferentes personajes no significa solo enfundarse en un escenario específico en cada caso, es asimilar una personalidad ajena como propia, todo un arte que las buenas actrices hacen una y otra vez. En estas metamorfosis el rostro es el elemento principal. El otro, el verdadero, la cara-madre de la que parten tantos gestos ajenos, solo aparece en la intimidad. Resulta chocante a veces ver a actores y actrices fuera de sus papeles, cuando son ellos mismos, y siempre les hemos asociado con sus personajes.
    Un relato documentado, un homenaje a la actriz de la imagen propuesta y, por extensión, a todas las intérpretes.
    Un abrazo, Mariángeles

    1. Hola, ÁNGEL. Si hay homenaje en el relato, la verdad que lo hice sin proponérmelo, porque cuando vi la foto lo primero que pensé fue “¡Qué gesto tan feo en una mujer tan hermosa!” y luego, como bien advertiste, recurrí a Don Google para interiorizarme sobre la filmografía de Cate Blanchett, talentosa actriz de la que no he visto todas sus pelis, así que después de leer, y pensar, y garabatear otro tanto, seleccioné las pelis que más me calaron cuando las vi, porque no podía incluirlas todas y porque, como se suele decir, más de tres personajes en un micro ya son multitud, y hasta en eso quedé sorprendida, porque al corregir y contar, me encontré con que había incluido no sólo tres sino cinco de sus alter egos ficticios… ¡Creer o reventar, porque el micro no sólo ha gustado sino que no se vino abajo!
      En cuanto a lo que me comentas de los personajes, y “la cara-madre de donde parten tantos gestos ajenos”, no puedo dejar de admirarme de que este micro mío, al que no le veía demasiados méritos, te haya despertado tantas y tan ricas reflexiones, lo cual agradezco y aún más, aprecio.

      Otro abrazo para vos, amigo.

      Cariños,
      Mariángeles

  5. Salvador Esteve

    Las actrices y los actores tienen el regalo de enfundarse en otras vidas y recorrer otros mundos. Pero el espejo les devuelve su realidad, la de ser protagonista de su propia historia. Muy buen micro, Mariángeles. Abrazos y suerte.

  6. Es un privilegio poder asistir en un breve micro a cuatro de las actuaciones de esta magnífica actriz. Reconocemos sus máscaras en cada una de ellas. Las has descrito con trazos certeros. Solo al final podemos contemplar el rostro de la verdadera Cate.
    Un juego muy interesante entre la ficción y la realidad. Precioso micro, Mariángeles. Suerte y besos.

Dejar una respuesta