Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

5. MEMENTO, HOMO

Las farolas empezaban a apagarse a pesar de que aún las calles estaban en penumbra, y tal vez fuera mejor así para no ver el deterioro del disfraz y los desperfectos del peinado. Como lágrimas negras, el rímel surcaba a sus anchas el rostro del apresurado caminante, que aún escuchaba en su cabeza el retumbar de aquella melodía que hablaba de una lluvia de hombres.
Una ducha borró todo resto externo del festejo, pero aquella canción insistía en recordarle sus actos. Llegado al trabajo, suspiró aliviado por ser el primero, de modo que pudo prepararse para una mañana concurrida. Repasó la ceremonia, colocó los bancos, alumbró la sala y se puso la casulla. Nada hacía recordar al que había sido unas horas antes; nada salvo aquella musiquilla pertinaz y traviesa que no lo abandonaba.
Madrugadores y noctámbulos se dieron cita al mismo tiempo para recibir la ceniza de manos del honorable párroco, que a unos les recitaba de corrido el latinajo y a otros el tozudo estribillo bailable. Como ni los unos entendían el latín ni los otros el inglés, la liturgia no desentonó, y así todos decían para sus adentros al final: ¡Aleluya!

78 Respuestas

  1. Ana Tomas Garcia

    Jajajaja Juan Manuel, me encanta. Estoy viendo al cura cantando a ritmo de “It´s a rainy man” mientras dibuja solemne cruces de ceniza en las frentes. Muy bueno. Saludos.

  2. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Qué buen relato; aparte de lo bien escrito que está, me has hecho entrar en internet a oír la versión de “las chicas del tiempo” y ahora el que no se puede sacar la musiquilla de la cabeza y la visión de las gorditas bailando es este curas. Aleluya.

  3. Hola, Juan M
    Aprovechó el momento y dejó salir al hombre.
    Un texto estupendo de alguien que finge a diario quien no es.
    Te deseo suerte porque la historia lo merece.
    Unos abrazos.

  4. Me cae simpático y divertido el personaje que has dibujado, poniéndose la máscara de la sotana en el trabajo, pero liberándose de ella para sentirse libre y feliz consigo mismo.
    Te felicito Juan M. Me he reído un rato.
    .

  5. Ángel Saiz Mora

    Un relato divertido, espléndidamente escrito, que refleja una doble vida que sólo puede tomar cuerpo tras una máscara. Un saludo.

  6. Virtudes Torres

    Pobre, cuando una canción se mete en la cabeza… cuánto cuesta sacarla.
    Menos mal que no repartió la comunión bailando al son.
    Puede que algunos de los que comulgaban también lo hubieran hecho.(bailar)
    Divertido el relato. Un abrazo.

    1. El que no haya llegado al trabajo directamente de una fiesta, incluso oliendo a baile o sin siquiera una ducha, es que no vive en este mundo, pero impartir sacramentos, admoniciones y sermones…, eso me parece hipócrita.
      Un saludo
      JM

    1. Lo raro es que vive una doble existencia, pía y pagana (según sus principios), en la que sabe nadar y guardar la ropa (los disfraces). Y todos miran a otro lado. Un desorden.
      Gracias por pasar.
      JM

  7. Eva García

    Ejke ese estribillo es taladrante :D. Me ha gustado mucho tu historia y me ha hecho reir, así que gracia spor escribirla y compartirla aquí. Un abrazo.

  8. Modes Lobato Marcos

    Este pater mola.
    Tremendamente ingeniosa la idea del Aleluya en dos contextos tan diferentes.
    La verdad, yo no sé como se os pueden llegar a ocurrir esas cosas. Panda de cerebros privilegiados os gastáis por aquí, carajo.
    Un saludo y suerte.

  9. Bueno estudié un año de latín, pero de poco me sirvió por lo que se ve. Pero ya lo he buscado y efectivamente es el título perfecto para tu relato.
    Un relato muy bueno por cierto, porque muestras la contradicción de la vida del cura, y aunque dar la ceniza en inglés y latín le de un toque de humor, el tema es serio.
    Me ha gustado mucho.
    Felicidades

    1. Hay varios juegos: Memento, es decir recuerda lo que haces y lo que predicas; homo puede ser hombre y gay; aleluya es una alabanza a los dioses de la lluvia y a la lluvia de hombres,…
      Gracias por pasar
      Un saludo
      JM

  10. Eduardo Iáñez

    Ay, Juan Manuel, qué cura más travieso… Me gusta que, a pesar de ser un tema a la orden del día, tu relato tiene en realidad un sabor pecaminoso añejo, decimonónico y realista en su ambientación, pero actual en su técnica.
    Las múltiples referencias (el título, las expresiones latinas y hebreas, la alusión al “It’s raining men”…) me han encantado. No puedo evitar mi preferencia por los relatos cargados de intertextualidad, y este me lo parece, y muy acertado.
    Enhorabuena.

  11. María Elena Sánchez Álvarez

    Una doble vida la del párroco, parece que aprovechaba su tiempo. Tema serio con clave de humor.
    Y los feligreses tan contentos…
    Me ha gustado mucho, es original, divertido y con trasfondo.
    Suerte y saludos

    1. Me alegro mucho de que te haya gustado. Aunque el tono es ligero y casi cómico, en realidad hay un telón de fondo dramático en el que malvive la existencia del párroco transformista.
      Un saludo
      JM

    1. Todos salimos a la calle con traje, y aparentamos en el trabajo, y nos volvemos a transformar cuando estamos con la familia… Nuestras vidas son tan ficticias, que no sabemos quiénes somos. Y todos tragamos con cosas que van contra nuestros principios, pero es que solo somos personas.
      Un saludo
      JM

  12. Rafa Heredero

    Has conseguido hacer un relato con el que nos arranca esa sonrisa al final, aunque ya nos demuestras que en la vida de tu protagonista estas deben sobrar. Esconderse tras esa máscara toda la vida debe doler. Me gusta la fusión de los dos mundos con la palabra final.
    Suerte y saludos.

  13. Divertido y de muy ágil lectura. Aparte de todo lo que te han dicho y que suscribo, añadiré que me encanta la imagen del cura que no puede sacarse la musiquilla de la cabeza, como reflejo de su angustia por no poder limpiar su pecado con una simple ducha. Me gusta mucho, mucho.
    Abrazos.

  14. Juan M, me has hecho buscar ese “Memento, Homo…” que mira por donde ignoraba pues el latín lo copié en el bachiller, y sí, me pusieron muchas veces la ceniza hasta que empecé a pensar por mí mismo. Tu relato es divertido y triste, ese disfraz que tiene el hombre durante todo el año cuando su bondad real es la homosexualidad oprimida. La frase final me encanta y me identifico, ni latín ni inglés, y apenas sí el castellano. Un abrazo.

  15. Marta

    Vaya con el padrecito!!! Muy divertido!!!

    Este también aprovecha para desmelenarse, verdad???

    Me ha gustado mucho… además va anunciando el giro poco a poco, hasta descubrir el pastel al final: Aleluyah!!!

    Un abrazo y enhorabuena!!!

  16. Jes Lavado

    Juan, no lo había leído en su momento y me alegro de haberlo hecho aunque un poco tarde. Me ha parecido buenísimo. Sobre todo porque has logrado el equilibrio perfecto entre contar sugiriendo, con sutiles pinceladas, pero sin ser demasiado explícito. Toda una señora historia contada de una forma muy hábil. Lo dicho, me ha encantado. Felicidades y besos.

  17. Eduardo Iáñez

    Merecida mención la de este curilla travieso y la de esa sociedad en carnestolendas que retratas… Enhorabuena, Juan Manuel.

Dejar una respuesta