Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

64. METROPOLITAN (Esperanza Tirado)

Una ciudad fascinante, enorme, con edificios altísimos que casi llegan al cielo. Miles de tiendas, coches, autobuses, teatros, cines… Anuncios luminosos de mil colores que vienen y van.

Después de verla y admirarla durante toda su vida en fotos, libros, películas, series, al verse en ella, le entró una sensación de vértigo, o claustrofobia, como si se hubiese metido en un laberinto con miles de caminos y señales confusas, en el que no era capaz de encontrar la salida. Se sintió asustada, perdida, diminuta como un ratoncillo. Con ganas de volver a casa, a la tranquilidad del hogar.

Caminando por aquella calle atestada, un cartel llamó su atención. Tenía el estilo de los establecimientos de principios de siglo XX.

METROPOLITAN. OLD BAKERY & COFFEE SHOP’,  se leía en grandes letras blancas de tipografía antigua sobre fondo marrón. En el escaparate cupcakes, tartas y otras dulces delicias. Al fondo, una barra decorada con antiguas latas de café y té, y las paredes llenas de anuncios enmarcados en un actual estilo vintage.

Abrió la puerta, sonó una campanilla de bienvenida y el aroma a café recién hecho la acogió. Y los miedos y angustias que la turbaban desaparecieron.

30 Respuestas

  1. Hola, Esperanza.

    En tu micro triunfó lo vintage sobre lo moderno.
    Y no me extraña porque entre lo primero que narras y el Metropolitan, me quedo con el segundo.
    Suerte.

  2. Ángel Saiz Mora

    Las urbes son perfectos laberintos de agobio, inhumanidad, ruido y contaminación. Menos mal que, de vez en cuando, a alguna mente brillante y bienhechora se le ocurre hacer un pequeño oasis detenido en el tiempo donde poder descansar y evadirse.
    Suerte y un saludo

    1. Esperanza Tirado Jiménez

      Me gusta eso del oasis detenido en el tiempo. A veces en las ciudades tan grandes parece que se vive como aturullado con tanta prisa y tanto estres.

      Gracias Ángel. Y Suerte para tí.

  3. Tus relatos son tan visuales que siempre me meto en ellos como si estuviera viendo una película. En este he visto a nuestra dulce Maest recorriendo la ciudad de sus sueños, sobrecogida en un momento de cansancio, por tanto como debe estar absorbiendo la atmósfera y los rincones que anhelaba conocer… Hasta que encuentra la cafetería perfecta y recupera las fuerzas para seguir explorando el laberinto.
    ¡Precioso!

    1. Esperanza Tirado Jiménez

      También podía seguir viendo documentales en el Canal Viajar. Pero no es lo mismo que ponerte en plan exploradora., intentando emular a los de CSI o similares.
      Aunque mejor un tour tranquilo, disfrutando de la experiencia del viaje.

      Muchas Gracias Patricia.

  4. Hola, Esperanza, has descrito muy bien la sensación de agorafobia o ansiedad que muchos hemos padecido a veces y en situaciones que siempre hemos querido estar y que, en ocasiones, lo irracional del ser humano no logra disfrutar como toca, pero está claro que lo que nunca falla es lo más casero y tradicional, las costumbres son más difíciles de tenerles fobia que a lo inaudito y gigante. Suerte, Esperanza.

    1. Esperanza Tirado Jiménez

      Los de los sitios pequeños deseamos vivir en ciudades grandes con todos los servicios, comercios y oferta cultural en abundancia.

      Pero una cosa es desearlo y otra vivir en ese caos en el que las distancias y los horarios no te dejan casi ni vivir.

      Nunca estamos conformes.
      Gracias Lorenzo.

  5. Esperanza Tirado Jiménez

    Que tampoco hace falta que sean muy exclusivos o caros. Un poco de silencio, un café, leer tranquila, algo de brisa para despejarte y poco más para recargar pilas y seguir en ‘la jungla’.
    Gracias Ana. Besos.
    Y Suerte.

  6. Esther Gomez

    Las Gtrandes Urbes pueden dar esas sensaciones qeu tan bien describes en tu relato. Pueden llegar a ser como bien dices claustrofobicas y angustiosas.Todas las grandes ciudades tienen algo de laberinto. Suerte
    Un beso

    1. Esperanza Tirado Jiménez

      Solo hay que encontrar esa calle o ese sitio especial por el que podamos salir y disfrutar de ellas.
      Gracias Esther.
      Besos.

    1. Esperanza Tirado Jiménez

      Me gusta muchísimo ese pintor. Así más que estoy más que encantada con que al leer mi relato te haya venido a la mente alguno de sus cuadros.
      Muchas gracias Beto.
      Saludos.

  7. Esperanza estoy ahorrando para ir a NY y creo que así me sentiré si consigo realizar este sueño. (Será dentro de unos cuantos años, a juzgar por mi nivel de ahorro)
    Muy buen final donde se ve que hasta en una ciudad que puede parecer impersonal, triunfa todo lo contrario, de la mano de ese café.
    Me ha gustado mucho.

    Besos

    1. Esperanza Tirado Jiménez

      Ojalá puedas cumplir ese sueño más pronto que atarde y disfrutar de la experiencia. Si encontraras un lugar como el de mi historia ya sería una casualidad curiosa.
      Puede que los haya, incluso los hay con derecho a acariciar un gato mientras te tomas tu café. Qué cosas inventan, verdad?

      Muchas gracias Asun.
      Besos.
      Y suerte para tí.

    1. Esperanza Tirado Jiménez

      No hay nada como el olor a café rico (tal vez oler a tierra mojada después de llover)
      Muchas gracias Izaskun.
      Suerte para tí también.

  8. Bien traído el laberinto y original lo de plantar un oasis en él. Creo que las descripciones son muy buenas y por eso participas de la angustia del personaje. La locura está fuera, paseamos por ella todos los días. Es una de las cosas con las que me quedo de tu relato. Mucha suerte 🙂

    1. Esperanza Tirado Jiménez

      Muchas gracias por tu comentario Juan Antonio. Al vivir en sitio pequeño no te das tanta cuenta. Pero cuando vas de visita a una ciudad grande el caos te come y te angustia. Sobre todo el tráfico tan tremendo que hay a todas horas.
      Muchas gracias y mucha suerte para tí también.

  9. Mª Belén Mateos

    Siempre en los sueños somos mas valientes que la realidad. Buenas descripciones aromadas con un café humeante, delicioso. un sabor universal que siempre nos transporta a nuestro hogar. Muy logrado.
    Suerte, un beso.

    1. Esperanza Tirado Jiménez

      En sueños podemos hasta volar. Al despertar ya es otra cosa.
      El café a veces es medio mágico. sobre todo por las mañanas.
      Gracias Mª Belén.
      Besos y suerte para tí.

  10. Lud m Jiménez

    Por Machos espacios luminöses. Encristalados y Llanos de achromatisch,siempre anorara,aquello que Haag disfrutar a süs pequenos sentidos y el conjunto de todos Ellis le proportioniert .Un Gran player

    1. Esperanza Tirado Jiménez

      Espero poder ir y probarlo algún día en persona. Y disfrutar de la experiencia de esa ciudad. Pero sin que me entre el agobio de mi prota.
      Gracias María.
      Abrazos.

  11. Más que leer un relato, he tenido la sensación de estar viendo una colección de fotos: coloridas, llamativas, brillantes, repletas de edificios y coches las primeras; en tonos sepia, con los bordes arrugados, manoseadas de tanto mirarlas, las segundas. Parece que tu laberinto sí que tiene salida, aunque sea un pequeño oasis en el centro.
    Suerte y abrazos

    1. Esperanza Tirado Jiménez

      Alguna foto que otra se me colaría mientras ideaba la historia. Qué bonitas las fotos antiguas en tonos sepia.
      Gracias por pasarte Anna.
      Suerte para tí también.

    1. Esperanza Tirado Jiménez

      Casi podría ser la ciudad que uno quisiera. Nueva York tiene muchas competidoras en esto de los rascacielos más altos y con más de todo.
      Gracias Manuel por tu comentario y por tu paseo a través de mi relato.
      Saludos.

Dejar una respuesta