Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

96. “No somos Brujos”

Se oye un eco lejano, como un lamento colectivo susurrado por el viento:

 

Otra vez han encendido las hogueras, están acabando con nosotros.

 

El mismo eco que transmite este mensaje:

 

Si nos conocierais sabríais que nacemos para servir a la Luz, somos sus mejores alquimistas.

Nuestra habilidad es delicada, la unión del Cielo y la Tierra que logramos transformando los elementos más esenciales: agua de lluvia, aire, materia en descomposición, tierra y Luz del Sol, para elaborar un elixir exquisito, Vida que Nutre.

 Eligiendo cuidadosamente cada hebra sintetizamos su color que os ofrecemos a través de nuestros productos, deliciosos frutos.

Rojo: ardor, pasión

Naranja: sabiduría

Amarillo: luz de vida

Verde: naturaleza y esplendor

Azul: carisma, comunicación y discernimiento

Añil: capacidad de trascender

Violeta: intuición y espiritualidad

 

Amamos este planeta y nuestra vida en él junto al resto de mortales,

Respiramos para vosotros,

Bendecimos vuestros paseos en nuestro Reino,

Observamos los ciclos naturales con respeto y admiración y

Labraremos y sembraremos, mientras estemos vivos, enriqueciendo a nuestra Madre Tierra

 

Lo ignoráis

¡Ojala lo supierais!

Alimentaos de Luz si queréis dejar atrás las tinieblas.

18 Respuestas

  1. J u a n P é r e z

    ¡Qué maravilla!¡¡Ha hablado * E l Á r b o l * que a través del acróstico que nos brindas es un canto a Mater Natura, al propio Planeta. Toda la crisopeya de los elementos telúricos la condensas en este terráqueo canto jeremíaco, pero a la vez para agitar las conciencias de quienes vagamos por Este Valle de Lágrimas. Debemos conservar para quienes nos sucederán este lugar del Cosmos, donde nuestro presuntuoso envase material volverá a los lodos a los que pertenece.¡¡Deja I s a b e l que me una a tu elevado coro para siempre!!
    ¡¡¡Y deja que entre todos los colores, seleccione La Luz de Vida y La Capacidad de Trascender!!!
    Feliz Navidad y Gracias porque me ha dado la impresión de estar leyendo al Grandísimo Thoreau.

  2. Isabel

    Ellos, con su magia natural, realizan una función única y maravillosa para este planeta, captar la luz e incorporarla al ciclo alimenticio. Al final todos comemos luz Solar, más o menos transformada según lo hagamos del reino vegetal o animal.
    Pues yo, elijo el color del horizonte, verde bosque/pradera sobre fondo azul. Pero claro, estaba ignorante del color que los diferencia,llevo meses prendada y muy necesitada del ¡¡¡amarillo!!!
    Tus comentarios, como siempre, un regalo.
    MUCHAS GRACIAS
    Y aprovecho para desearte !FELIZ AÑO 2018 y siguientes!
    ¿Te puedes creer que tengo a Walden encima de una de las mesitas de la habitación y aún no lo he leido?

  3. Martín Zurita

    Hola, Isabel.
    Te me habías pasado (las Fiestas…), pero alguien que comenta a otros y otras compañeras con semejante avidez, ha llamado poderosamente mi atención y merece por mi parte una contrapartida vía exégesis.
    Es un texto el tuyo comedido y a la vez apasionado y apasionante. Nos vamos sintiendo árboles a medida que la lectura de tu relato avanza ante nuestros ojos y se pone en tela de juicio nuestra errada conducta para con ellos, para con la naturaleza. Octavio Paz, el eximio escritor mexicano, en uno de sus poemas, hablaba con un árbol y éste le respondía. No me extraña, entre semejante par de soberbios seres. No he llegado a tanto pero los amo, hasta a los que tienen hojas espinosas, qué ingenua táctica defensiva.
    Los árboles hablan por tu teclado: todavía son muchos, pero en verdad son muy pocos. Hablan como susurrando, hablan en cursiva, mecido, transportado su mensaje por el viento; hablan así para diferenciarse de nosotros, las “Gentes mayores”, o algo así escribiría Juan en boca de un homúnculo. Los árboles, casi nada: nuestro futuro y el de los que nos continúan. El ombú, é árbol de la bella sombra: no da frutos ni es vistoso, pero si muy acogedor; la encina, el llamado árbol bello por los romanos; el ayurvédico neem, el árbol entre los árboles. En fin, hasta los matorrales…
    El tuyo es un discurso formidable, memorable. Me uno a su letra y su espíritu como a una ley muy a tener presente. Te eriges en defensora de la naturaleza, paradójicamente todo aquello que no es cultura. Haces gala de unos sentimientos potentes como un millón de faros. O más. Mi más muy mayor enhorabuena por ello y un beso embebido de toda esa reivindicación natural. Feliz Navidad. Feliz todo para ti siempre.

  4. Isabel

    Eduardo, eres muy generoso.
    Estoy enamorada de este planeta, es bellísimo.
    ¡Somos tan afortunados de vivir en él y tan desconocedores de ello!
    Eso sumado al estado primitivo de la humanidad, que la maltratamos y arrasamos creyendo obtener beneficio cuando es todo lo contrario.
    Hay veces, en que contemplo el verde de los campos o el saber estar del árbol, su quietud y me siento muy dichosa.
    ¡Claro que nos hablan!
    Un honor tu visita, muchas gracias por tu comentario.
    Y Felicidad también para cada día, sabiendo que la felicidad y la fortuna es la Vida misma, estar vivos.
    Besos

  5. Ángel Saiz Mora

    Si los árboles pudieran hablar lo harían con tus palabras. Seres vivos milenarios, indispensables para la vida, a los que no tratamos ni cuidamos con el respeto que merecen, olvidando demasiado a menudo que su destino está unido al nuestro. Lo suyo no es brujería, pero tienen dentro y expanden la magia de la vida. Unos seres que se alimentan de luz solo pueden iluminar la existencia de los demás.
    Un relato positivo y un canto a la vida.
    Un abrazo, suerte y felices fiestas, Isabel

  6. Salvador Esteve

    Seres que abrazan la luz y la transforman en vida. Seres generosos que aún creen en nosotros a pesar de nuestros errores. Me ha encantado, Isabel. Abrazos y felices fiestas.

  7. María José Sánchez

    Precioso, Isabel. Cada palabra, cada línea, desprenden una energía enorme. Los colores son vida; la luz es vida.
    Es un relato que transmite mucho. Me ha parecido lindo. Suerte, Feliz Navidad y besitos.

  8. Hola, Isabel. Me ha encantado tu micro. Para mí lo más hermoso de este planeta son los bosques. Si los destruimos nos destruiremos nosotros mismos. Muy bonito me ha gustado mucho. Enhorabuena y con mucha suerte. Otra vez te deseo feliz año nuevo, Sotirios.

    1. Isabel

      Gracias Sotirios, tienes mucha razón, más nos vale cuidarles cada vez más.
      De nuevo también: FELIZ 2018, que disfrutes del fin de Año como se merece. 🙂

  9. Jesús Garabato Rodríguez

    Buen homenaje a la naturaleza y a lo que nos da vida. La lástima es que muchos solo se acuerdan de esos árboles cuando se (los) queman o se(los) secan. Tras la lectura de tu texto me ha venido a la mente, entre otras cuestiones relacionadas, el “negocio” que supone (o suponía) para algunos la venta de árboles centenarios, como se denunciaba en la pelicula El olivo. También, como ha pasado en mi ciudad (A Coruña), como el botellón y los orines y el maltrato de los que participan en él, han acabado con varios ejemplares que daban bastante más (a todos) de lo que reciben (de esos pocos). Lamentable. Gracias por tu relato y por recordarnos todo lo que suponen esos árboles y lo que representan. Suerte, Isabel. Saludos.

    1. Isabel

      Muchas gracias Jesús, tienes mucha razón, al final puede que nos acordemos de poner remedio cuando sea un poco tarde.

      ¡FELIZ AÑO 2018!

Dejar una respuesta