Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

NOV10. AUTOMATAS, de Beto Monte Ros

Entraron subrepticiamente a algunas casas y notaron un patrón que se repetía: en casi todas encontraron objetos que a ellos les parecían inútiles y que podían constituir un estorbo para el desplazamiento de las maquinas escudriñadoras de escondites, las que serían utilizadas en el caso que algunos osaran ofrecer resistencia. Luego de haber recopilado información suficiente y cuando se disponían regresar a su mundo, divisaron cierta agitación en frente de uno de los grandes edificios de la ciudad. Creyendo que esto podría representar algún peligro para sus objetivos, se dispusieron a indagar. Llegaron al lugar y al cruzar el umbral quedaron aterrorizados. Tratando de no delatar su presencia retrocedieron y corrieron hacia su nave, al llegar a su destino fueron a rendir el informe: “la misión no podría ser llevada a cabo, el planeta tierra ya estaba invadido y había sido esclavizado por los seres más despiadados de toda la galaxia, el enemigo al que ellos nunca habían podido dominar: los Darmonedis, especie que se reproduce en los centros comerciales, quienes carecen de cerebros y, como zombis, recorren el universo arrasando con todo lo que encuentran a su paso.
unchindepalabras.blogspot.com

46 Respuestas

    1. Si Antonia hay una alta proliferación de ellos. Creo que tendremos que auxiliarnos de la física cuántica para estudiar el concepto de “vacío” en el cerebro de estos seres. Gracias por pasar y comentar, me halaga.

      Saludos.

    2. Beto, ese comentario lo hice porque en el momento que miré, había 9 escritos de tu relato.
      Ahora, ya hablando del relato en sí, me parece muy acertado el nombre de la especie. Creo que tengo un punto común con ellas, o más de uno.
      Muy original y con su crítica tu escrito. Procuraré acordarme de él cada vez que esté tentada por adquirir cachivaches innecesarios.
      Me gustó tu relato, esta vez sí el comentario es sobre él. Abrazo.

    3. Pues otra vez gracias Antonia. No es usted solamente, todos (incluyéndome) estamos esclavizados por los “Darmonedis”. Tendremos que hacer un buen esfuerzo de voluntad para vencerlos. Me alegra que le haya gustado.

      Saludos.

    1. Corre un rumor por la galaxia que los “Robamonedis” manipulan a los “Darmonedis” y lo mantienen en un estado zombi para que no se percaten del daño que hacen. Gracias Jesus Alfonso por la lectura y el comentario, pero sobre todo, por llamarme “Don”, me alegra que le haya divertido.

      Saludos.

  1. El relato es un reflejo de parte de una sociedad de consumo,pero deberemos ser más abiertos ,en este mundo ,gracias a Dios y el universo cabemos todos ,sin apretujarnos. buen relato me gustó, mucha suerte con él. Héctor

    1. Claro, claro, Hector. Hay que respetar el libre albedrio, sólo tenemos que estar atentos a la manipulación. Tienes toda la razón, en el universo cabemos todos, pero a algunos nos quieren empujar a un “hoyo negro”. Gracias por pasar y comentar, me complace que te haya gustado.

      Saludos.

    1. Hola María Elena, muy contento de que pase a leer y comentar mi participación de este mes. Estoy de acuerdo, hay que cambiar, o quizá despertar. Gracias por desearme suerte, me alegra que le haya gustado.

      Saludos.

    1. Gracias Isabel. Me alegra que le guste el texto y el mensaje que quiero transmitir. A propósito de los “Darmonedis”, al observar la ilustración de Juan Luis López noto cierto parecido con ellos (pura coincidencia), la sugeriré a la RAE para su aprobación como nuevo vocablo, jajaja.

      Saludos.

  2. La invasión de los objetos innecesarios y los templos del consumo. Buena propuesta, Beto. El campo semántico que utilizas me parece demasiado elaborado, me habría gustado más la sencillez de otros textos tuyos.
    Un abraz.

    1. Gracias Susana por pasar a leer mi relato. Lamento no haber llenado sus expectativas. Es un relato escrito expresamente de esa manera para no revelar de qué iba el final. Con cada nuevo relato que escribo trato de arriesgarme un poco más, para no encasillarme en una forma sencilla o fácil de escribir.

      Saludos.

  3. Hola, Beto.

    Confieso que soy una Darmonedis… No sé si tengo que pasar algún tipo de cuarentena o qué, jajajaja.

    Muy bueno, sí señor, parece que hubieras estado de cañas con mi marido… ¡¡Hombres!!

    1. Hola Towanda, me hace sentir muy bien que usted lea y comente mi relato.

      Por todas partes hay un “Darmonedis”. Es difícil deshacerse de ellos, por eso a algunos terrícolas (como yo y quizá también como su esposo), no les queda otra opción que observar cómo se engullen al planeta.

      Saludos.
      P.D. Eso de las cañas suena muy bien. Salud.

    1. Asi es Epífisis, los que tienen la suerte de poder comprar, no lo hacen de una manera racional, inteligente. Lo hacen por lo que en economía se conoce como “el efecto demostración”. Gracias por pasar y dejar su comentario.

      Saludos.

    1. Gracia Miguel Ángel por leer y comentar mí propuesta para este mes. Los “Damemonedis” son una subespecie de los “Darmonedis” que, supuestamente, podrían erradicarlos pero realmente lo que desean es su reprodución.

      Saludos.

  4. El consumismo es un vicio.
    Entre algunas elites se usa como símbolo de poder.”Consumo más y de mejor calidad que tú. Al consumir ostento que tengo y que puedo.” Éste tipo de frases se escuchan disfrazadas en múltiples variantes en casas de ricos en especial en reuniones y fiestas. A veces una frase expresada es tomada como reto por el interlocutor, quien responde dando cuenta de alguna posesión carísima, y se cae en una disputa verbal de “Tengo más y por lo tanto valgo más que tú.”
    Bien marcados tus personajes. Les diste tinta.

  5. Tiene mucha razón Carlos, aunque no me muevo entre la elite, debe ser un comportamiento normal entre ellos. Lo realmente preocupante es que el resto de los mortales queramos imitar su conducta y financiemos nuestro consumo a base de deudas que nos empobrecen cada vez más. Muchas gracias por leer y comentar mi relato.

    Saludos.

Dejar una respuesta