Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

NOV59. HOJAS DE AMARRUCO, de Belén Rodríguez Cano

Continuando con la tradición que, desde tiempos ancestrales,lleva una vez al mes al Hechicero Mayor a cosechar las hojas del amarruco, Abse entra pausadamente en el bosque invisible.
Es la primera vez que sus pies descalzos pisan suelo sagrado. Sus ojos, reflejan la dorada luz desprendida por los amarrucos cuando los acaricia la luna llena.
El ritual comienza a las doce en punto: Frota su cuerpo desnudo con flores de camadorea y, purificado, se presenta ante los árboles brillantes recitando la fórmula milenaria que activa la savia del amarruco.
Es entonces cuando sus ramas se curvan, abrazan a Abse y dejan que sus hojas encendidas se liberen de los peciolos, cayendo blandamente en las manos del hechicero. Sólo unas pocas de cada árbol. Sus ramas nunca quedan desnudas.
Emocionado recoge las hojas en una red de seda y elevando los brazos da gracias a la luna por haber completado su misión.
Orgulloso abandona el bosque que, con cada paso, se difumina poco a poco hasta hacerse de nuevo invisible.
Ahora, Abse debe macerar las hojas convenientemente y repartir su jugo entre todos los pobladores de la tribu.
Garantizará así su supervivencia.
Cuando regresen los invasores hallarán una aldea intacta, pero vacía.

14 Respuestas

  1. Toda una historia en unas líneas, Belén. Ese árbol y sus propiedades es una invención muy buena. “Amarruco”… Suena a amor, a abrazo, a acunar a alguien… Supongo que las hojas los hacen invisibles y así los preservan frente a sus enemigos. Ojalá también nosotros pudiéramos convertirnos en invisibles en muchas ocasiones.
    Un abrazo y que tengas mucha suerte.

  2. Me encanta cómo has sabido construir e hilvanar esta leyenda mágica a la que no le falta ningún detalle; se sigue muy bien, con frases precisas que desarrollan una historia que te atrapa, y que rematas con un estupendo final.
    Suerte y saludos.

Dejar una respuesta