Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

NOV67. UNA FLOR AMARILLA, de Yolanda Nava

Cada vez que recibía un regalo. Cuando estábamos todos reunidos. En los cumpleaños, aniversarios y otros eventos importantes… Se quedaba sin palabras. La emoción la embargaba y a duras penas acertaba a decir: “no tengo palabras”, a mí me ponía muy triste, me parecía muy mal que habiendo tantas en los diccionarios y en todos los libros que teníamos en la biblioteca, mamá no tuviera ninguna. Así que, en su último cumpleaños además del dibujo que siempre le hago y tanto le gusta, le regalé un ramillete de palabras. Las hice de papel, convertidas en flores de colores las pegué al extremo de un tallo verde de cartulina: “gracias”, “os quiero”, “estoy muy contenta”…, y muchísimas más; las pinté de colores y le pedí a mamá que lo colocara en el salón, así cuando estuviéramos en alguna celebración y se quedará sin palabras, las tendría a mano. Después de mi ramillete le dí el dibujo que siempre le hago, ella –llorando- tomó la flor de color amarillo y me la alargó, era la que ponía: “te quiero, gracias”.

17 Respuestas

  1. Tierno relato, Yolanda. Los niños casi siempre nos sorprenden. Aprendemos tanto de ellos, o nos recuerdan cosas, gestos, palabras que no deberíamos de olvidar.
    Me ha encantado tu ramillete de palabras.

    Un abrazooo grande, como una flor azul.

  2. Íntimo relato en homenaje a todas las madres del mundo que se quedan sin palabras … que no saben qué decir cuando una emoción en forma de embudo, que se las traga todas, les sube desde el estómago hasta la garganta.

    Me haré un ramillete especial para alguna madre que conozco y que a veces, como la de tu cuento, se siente que le faltan todas las palabras del mundo. 😉

    Gracias por tu regalo, me ha gustado mucho, Yolanda.
    Un beso y suerte este mes.

  3. Un ramillete de palabras que nunca deberíamos olvidar. Los niños saben tener razón y nosotros tendríamos que saber hacerles más caso. Gracias por recordarnos esta lección con un relato tan emotivo.
    Saludos y suerte.

Dejar una respuesta