Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

67. Nuestro número de la suerte

Es este. El 115. Cerraron la puerta tras su espalda, dejaron las copas por aquí, soltaron las maletas por allá, e hicieron volar sombreros y chaquetas, aflojaron hebillas y cordones,  desabrocharon botones, deshicieron lazos y desataron cinturones incapaces de contener por más tiempo los empujes del deseo. Si lo hubieran planificado no hubiera salido mejor. La respiración se  entrecortó, el ritmo cardíaco se aceleró y los pulmones bombearon el oxígeno que necesitaba aquel ataque de pasión. Habían tenido mucha suerte. Los seleccionaron in extremis para el servicio del buque más grande del mundo e iban a aprovechar aquella oportunidad que les brindaba la vida. Cobrarían un buen sueldo (más las propinas) y al finalizar el crucero tendrían dinero suficiente para empezar casi en cualquier sitio. Con las manos entrelazadas y el corazón palpitante, dijeron adiós al pasado y sus miradas buscaron un futuro esperanzador en la dirección que les marcaba la proa. El  horizonte parecía estar más cerca y las estrellas al alcance de la mano. ¿No era increíble? Definitivamente el 115 iba a ser su número de la suerte.

12 Respuestas

  1. Isabel

    Dan ganas de ser uno de tus protagonista por esa pasión y esa esperanza tan grande, esa ilusión que vuelcan en su futuro. Puede que tuvieran razón, nunca se sabe donde está la suerte.
    Viviendo en esa isla tan preciosa los cruceros no tienen misterios para ti. Mi corazón está eternamente unido a ella, viví unos años preciosos y regresé con una palmerita en mis brazos.
    Besos

  2. Salvador Esteve

    José Ignacio, nuestra vida se bifurca en muchas direcciones, y nunca sabemos lo que el destino nos tiene preparado. Espero que sea cierto y ese número de la suerte les permita salvar sus vidas. Muy bueno. Abrazos.

  3. Mª Belén Mateos

    Que bonita historia, un comienzo para sus vidas, lástima que sepamos como acaban las vidas de esos habitantes de la 115.
    un abrazo Jose Ignacio

Dejar una respuesta