Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

OCT119. LA TERCERA CITA, de Luis Miguel Morales Peinado

Era la primera cita. Estaba nervioso. Quedamos sobre la acera, justo debajo de las ventanas del salón, a la hora en que la sombra se adueña de ella. Me asomé y vi cómo el sol abandonaba las baldosas, tres pisos más abajo. No pude, el vértigo se apoderó de mí. Quizá otro día, pensé.
La segunda, un tiempo después, fue en la bañera. El olor de las sales humedecido por la tibieza del agua me llamaba. Me sumergí hasta el cuello, saqué los brazos y, con la mano derecha, agarré con decisión la cuchilla que unos minutos antes había dejado sobre la banqueta. Una mínima gota de sangre resbaló por mi muñeca izquierda y tiñó la espuma. Nunca lo he soportado. El mareo me hizo desistir de nuevo.
Hoy, la espero. En una hora. Coloqué el bote lleno de pastillas sobre la mesa de la cocina, al lado de un vaso con agua fría.

42 Respuestas

  1. Me gusta cómo has llevado la historia, con su tristeza y sus renuncias. Y que quede el relato abierto. No sé si habrá dos sin tres o a la tercera irá la vencida, ahora que parece más fácil. Mientras tanto nos lo iremos pensando.
    Suerte y saludos.

  2. Hola Luis Miguel, un suicida con demasiados miedos, bueno mejor pensarse las cosas dos, tres y más si hace falta, todo con tal de evitarlo. Me ha gustado mucho como lo cuentas y además me parece una manera diferente de tratar el tema de este mes.
    Te deseo mucha suerte.
    Un saludo.
    Elena

  3. Al final no he podido evitar la curiosidad y me he acercado antes de irme a dormir. Esperemos que ella siga sin querer acudir a la cita… Y espero que después de que de nuevo le deje tirado, empiece a encontrar razones para quedar con la vida.
    Ays, si es que siempre me gustan tus relatos! Tienes tanto talento para contar toda una historia en tan pocas palabras… Y siempre sabes usar las justas y necesarias para captar toda nuestra atención.
    Besotes!!!

  4. Simplemente magistral, como siempre. ¡Pero mira que tus microrrelatos me tienen fascinada! Qué manera de conseguir un final impactante y que dé que pensar. Aunque espero que al protagonista lo único que le dé por pensar en esa tercera cita es que tiene sed y que ese agua fría le va a venir de lujo. Ojalá se la beba sin más y vea las cosas con la misma claridad del líquido ingerido. ¡Felicidades y mucha suerte!

  5. Sería bueno que después de esta le quedase pendiente otra cuarta cita, por que de alguna forma evitaría lo que busca y por otro lado tendríamos la oportunidad de ver el ingenio de tu imaginación que no es poca. Por mí que a última hora le han llamado tanto la atención los colores de las pastillas que se ha puesto a jugar al parchís….

    Besos y suerte!!

  6. ¿A la tercera irá la vencida? Espero que no. Tu relato, en un presente, que plantea dudas sobre un futuro y preguntas sobre un pasado que lleva hasta aquí, no me ha gustado, Luis Miguel, me ha encantado. Un relato corto que crea en nuestra mente un gran historia.
    ¡Un abrazo y mucha suerte!

  7. Luis Miguel, también encontré tu texto. Me alegra que también participes. Este relato consta de 3 partes: la primera y segunda fallidas, quizás por esa falta de valor. La tercera está pendiente, seguramente ocurra lo mismo. Incluso puede que se quede dormido en esa espera y se olvide del tema, o decida que la vida es más fuerte y tiene muchos alicientes.
    Me gusta esa progresión hacia un final todavía sin definir.

    Un abrazo
    Mucha suerte!!!
    Rosa.

  8. Me gusta la historia de este suicida indeciso, y prefiero pensar que si ya ha pospuesto la cita dos veces lo seguirá haciendo. Seguro que cuando llega la hora no tiene sed, o se le atraganta la primera pastilla o algo. Saludos y suerte.

  9. Muy buena historia Luis Miguel y muy bien narrada, con ritmo y dejando entrever poco a poco quien es la amante esquiva de las citas fallidas. Y aunque el final es abierto, no parece que la tercera vaya a ser la definitiva. Al fin y al cabo ahí siguen el frasco de pastillas y el vaso de agua. ¿Qué le habrá detenido esta vez?
    Suerte

Dejar una respuesta