Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

OCT99. DÍAS DE CINE, de Jerónimo Hernández de Castro

La profesión de acomodador se extingue pero está tan seguro de la importancia de su puesto que argumenta con rotundidad: Es algo necesario, una compañía en la oscuridad, un apoyo grato mal retribuido… Me cuenta el incidente: Anoche cuando los vi llegar tarde a la película parecían una pareja japonesa con los sexos invertidos. Él, tras la chica, sumiso y cabizbajo por la recriminación de un retraso del que era inocente en su primera cita.
Cuando les indiqué que no podrían sentarse juntos, ella se dirigió con presteza a la fila de delante, y él cruzó el pasillo hasta la butaca más lejana. Ella salió sin esperar a los créditos y al no encontrarlo en el lugar donde se separaron, se fue enfadada con su paso ágil. Cuando las luces se encendieron lo encontré con la frente apoyada en la butaca delantera y esa mueca triste e irónica de los que mueren solos.

16 Respuestas

  1. Hola Jerónimo, fuerte e inesperado ese final, me cogió desprevenida porque por el tema del mes esperaba “muerte”, pero no sabía como sucedería ya que a través del relato no encontré la pista. Muy bien, suerte!
    un saludo
    Rosa.

  2. Vale, entiendo el símil entre el acomodador del cine y el tránsito entre la vida y la muerte, pero el relato se me ha hecho un poco confuso. A ver si lo he entendido bien. Comienza hablando la muerte y luego sigue el acomodador que es un “colaborador” de la muerte para hacérnoslos más fácil a los que disfrutamos de esta peli que es la vida?. Hay mucha gente que muere sola, o sintiéndose solos, ojala tuviesen un “acomodador”…
    Abrazos Jero

  3. ¡Qué sorpresa con tu interpretación! Lo del acomodador no era mi intención enfocarlo por ahí. No comienza hablando de la muerte -quizá sólo de la muerte del cine de siempre- Sí coincido en la importancia de un acomodador que nos acompañe al final aunque sea un extraño que nos ayuda en la oscuridad Besos mil.

  4. En la primera lectura he pensado que era ella la responsable de todo. Pero luego me he dado cuenta de que no se sientan juntos, y mi teoría ya no sirve. Entonces… ¿Sería por la peli que no le gustó? O quizá le gustó demasiado.
    El acomodador me ha recordado a uno que había en el cine al que iba de pequeña, un señor bajito con un traje (uniforme creo que era) gris que le quedaba enorme. Supongo que ya murió, los cines de siempre, que van desapareciendo. Ya son casi como los dinosaurios, un recuerdo histórico.

Dejar una respuesta