Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

ESCRIBIMOS EN BLANCO Y NEGRO 2018

Un relato con menos de 200 palabras inspirado en esta foto de Annie Leibovitz

ENoTiCias

Bienvenid@s a ENTC. Damos la bienvenida a Leibovitz...
days
3
4
hours
0
4
minutes
0
1
Segundos
5
0
Esta convocatoria finalizará el próximo
27 de Mayo

Relatos

MAY29. POR QUÉ AQUELLA TARDE DE PRIMAVERA, de Carla Rivera Montero

Clara estaba tumbada en la fresca hierba mirando el cielo azul. Tenía los ojos llenos de lágrimas. Estaba sola y nadie la comprendía. Una sola niña se había dado cuenta del gran error que había cometido la humanidad. Como es posible, se repetía una y otra vez. Como hemos podido ser tan tontos, se decía a ella misma. Lloraba, pero eso no iba arreglar nada. ¿Por que estaba llorando? Seguramente te estarás preguntando eso desde que comenzaste a leer el relato. La niña lloraba por su pueblo, destruido por la guerra, una estúpida guerra. ¿Para que sirve la guerra? ¿Para ver quien mata a más gente? eso no soluciona ningún problema. Maldito el día que se inventaron las armas, grito la niña a los cuatro vientos. Clara se puso de pie y se limpio las lágrimas. Ella era la única sobreviviente de su familia y no se iba a quedar de brazos cruzados. No pienses mal, no iba a vengarles, iba a impedir más muertes. Se juro a si misma que impediría la próxima guerra aunque fuera lo ultimo que hiciese en su vida. Porqué aquella tarde de primavera no hubo flores.

http://angelsnovelas.metroblog.com/

MAY28. CAMPOS MUERTOS, de JoséMa P. Carpintero

No habrá flores en ese campo asolado, yermo, agónico y hambriento. Al polvoriento manto de su corteza no se acercará la vida, volará por encima o lo rodeará pero no ocupará ya nunca ese espacio abrasado por el odio.
Las flores le negarán sus colores y aromas. No brotará la vida sobre las minas que esperan -traicioneras- mutilaciones y venganzas, en nombre de una causa que ya nadie recuerda.

MAY27. ONCE PRIMAVERAS EN OTOÑO, de Miguel Pereira Rodrigo

 Miró a su alrededor todavía ruborizado, dolorido, avergonzado… con la delatadora mejilla claramente enrojecida y una familiar voz interior reprochando tanta valentía. Recordó el trágico momento que acababa de sufrir y su rostro se entristeció, si cabe más de lo que estaba. Cabizbajo no hizo nada para evitar que los hombros se desplomasen y con ellos cayó el resto del cuerpo sobre un cobrizo manto de verdes venidos a menos. Allí, hundido en su propio dolor, permaneció inmóvil durante cinco minutos esperando que el piar de los pájaros sanara sus heridas. De repente, en su rostro se dibujó una sonrisa. Apoyó sus escuálidos codos sobre la tierra seca y rápidamente se incorporó pensando que podría despejar sus dudas. Buscó una margarita para hacerlo y, ante su ausencia, intentó encontrar otra flor. Giró lentamente sobre sí mismo una última vez y regresó a la melancolía anterior. No hubo flores, ni pétalos, ni certezas… Nada, o casi nada. Sólo un niño con corazón de trapo y muchas dudas que esa tarde de otoño, cuando intentaba robar un beso, se encontró con los cinco dedos de Carla.

http://cuentospigmeos.blogspot.com.es/

MAY26. UNA NUEVA VIDA, de Irene Pastor

Había ido a comprar unas flores para la ocasión y sospechó del tipo que esperaba en la puerta, pero estaba tan ilusionado por la noticia que pagó rápidamente y se dirigió al restaurante. Lo que menos podía pensar es que venían siguiéndole desde Toulouse.

Todos eligieron el menú. Tras el café pidieron champán para celebrar la estupenda noticia de que M.T. y A.G. iban a ser padres. Cuando brindaban por una nueva vida, la División Antiterroristales interrumpió para detenerlos a todos.

UN JURADO…SIN FLORES…PARA MAYO

Después de volver a agradecer a Nacho su buena labor como jurado en el mes de abril, os comunico que para este mes de Mayo ejerceremos de jurado: Rosa Sáez (representando al alojamiento Molino de Bonaco), Xavier Blanco, uno de los flamantes seleccionados del mes de abril (representando a los participantes) y mismamente yo, Juan Morán (representando al Sendero del Agua).
Aprovecho para advertiros que tanto el relato que abre el concurso de mayo, firmado por mí, como el que posiblemente aparezca de Xavier Blanco en cualquier fecha de este mes, quedan excluidos del concurso y de su posible edición final.

MAY25. UN MUNDO PERFECTO, de Esperanza Temprano

Hace más de un mes que se cortaron las últimas flores y no ha pasado nada,  sus clones las han superando con creces, no necesitan tierra ni riego y nunca se marchitan, además nos ofrecen una completa gama de colores lisos, estampados a rayas, con  cuadros o con lunares y ello sin contar con que podemos elegir  el aroma que más nos guste: rosas con olor a café o margaritas que huelen a jabón de Marsella.
 Hace más de un mes que se llevaron a Violeta y me dejaron a su clon, es perfecta, no discute, no se queja  y no necesita cariño. Todas las  noches  después de hacer el amor la busco en esa mirada fría y distante. La echo de menos.

 https://elrastrodelapalabra.blogspot.com

MAY24. ALERGIAS, de Paloma Casado Marco

Nunca hubo flores, ni tan siquiera plantas de hojas lustrosas que adornaran su casa. Su marido tenía alergia a la alegría. Tampoco quiso tener hijos, y Manolito, su tabla de salvación, nació como fruto de la única mentira que se permitió, – ese descuido- en todos los años de vida en común.
Ahora, en el tanatorio, abrazada a su hijo, escoge la corona más grande, la más florida, para cubrir su ataúd, y sonríe entre lágrimas, como si el sol se abriera paso por fin, entre las nubes de una tormenta que acaba de terminar. Es su pequeña venganza.

MAY23. EL ÚLTIMO RAMO, de Cándido Macarro Rodríguez

Sabes bien que adoro las flores y te aprovechas de ello.
Por eso siempre me las has regalado al día siguiente, cuando has vuelto arrepentido y llorando,  jurándome que nunca más volverías a hacerlo.
Y yo siempre las he aceptado. Y te he perdonado siempre, como una tonta.
En el fondo soy una ñoña porque nunca he sido capaz de resistirme a tu carita de remordimiento tras el ramo de rosas, tan grande como bestia has sido el día anterior.
¡ Pero esta vez te juro que se acabó!
¡Te lo digo yo!  Esta ha sido la última vez que me pegas, que me llamas inútil y me dices que soy la mayor mierda del mundo y que no merezco vivir. Esta ha sido la última vez que haces llorar a nuestros hijos porque pierdes el control delante de ellos. Es la última vez que les miento diciendo que papá es bueno, que no se da cuenta, que no quiere hacernos daño porque nos quiere mucho…porque eso, eso no es amor.
No. ¡Nunca más!
Esta vez sé que no va a haber flores. En la cárcel no puedes comprarlas y yo, bajo esta fría lápida, tampoco puedo ya aceptarlas.

MAY22. EL LAMENTO DEL ESCORPIÓN, de Nicolás Jarque Alegre

Cuando dejó de llover en este rincón, las flores se reunieron en consejo y acordaron marcharse, si en el plazo de cien lunas el cielo no volvía a descargar. Recuerdo que todos pusimos de nuestra parte para provocar el llanto atmosférico: los robles fumaban, las ranas danzaban, los búhos solicitaban deseos a las estrellas fugaces, los estorninos picoteaban las nubes y el resto rezaba. Nada, todo fue inútil, los días pasaron de largo sin rociarnos y arrancando el colorido de nuestro bosque. Así el destino jugó con todos nosotros y no movió un dedo por evitar el éxodo floral.  De aquello han pasado siglos y casi todos emigraron, otros mudaron para adaptarse y solo nosotros permanecimos inalterables, con nuestros aguijones, en este desierto sin poder enterrar a los nuestros con flores.

 http://escribenicolasjarque.blogspot.com.es/

MAY21. MATÍAS, de Joaquín Valls Arnau

Un compañero trajo un día un hámster a la escuela. Era tan simpático y travieso que enseguida lo adoptamos como mascota de la clase. Decidimos llamarle Matías, por ser el santo del día. Campaba a sus anchas por el aula, mientras los profesores hacían la vista gorda, y pasaba las noches en una caja de zapatos en la que depositábamos a diario, por riguroso turno, comida fresca.
Durante las vacaciones de navidad, varios de nosotros fuimos de excursión al Pirineo en tienda de campaña. Por supuesto, Matías nos acompañó. Al despertarnos el segundo día le llamamos, pero no acudió. A alguien se le ocurrió mirar dentro de su saco de dormir. Allí apareció, inerme, el diminuto cuerpo de Matías, que seguramente se había refugiado en él para combatir el frío de la noche.
Fuimos a darle sepultura junto a una cascada próxima. Al pie clavamos una crucecita que hicimos con una rama de pino, donde grabamos su nombre con la punta de una navaja. Flores no dejamos, pues no hallamos ninguna por los alrededores. Y nos impusimos un castigo: hasta el día siguiente no probaríamos bocado, por no haber sabido preservar la vida de nuestro querido amigo.

MAY19. ¿Y MIS FLORES?, de Eva Castro Outeiriño

Mi pasión por las flores era sobradamente conocida, me avivaban sus colores, me embriagaban sus aromas, me conmovían su fragilidad y su extraordinaria belleza… Mis tres hijas recibieron sus nombres fruto de mi debilidad, Margarita, Violeta y Dalia. Mi esposo, Narciso, tuvo su lugar a mi lado en cuanto se me presentó. Invariablemente, dos veces a la semana, acudía a la mejor floristería de la ciudad, allí me perdía entre las fragancias que emanaban de los pétalos de las distintas flores, siempre me costaba elegir un ramo entre tantos igualmente bellos… El día que mi vida tocó a su fin, nada parecía indicarlo, rodeada de amapolas en plena naturaleza se me acercó una abeja, quise alejarla de un manotazo, no sabía que su pequeño aguijón era para mí un arma letal. No me dio tiempo a pedir mi último deseo, y en mi funeral, no hubo flores.

RESULTADOS… DE LA LLUVIA DE ABRIL

Muchas gracias a todas, a todos.
Nos lo habéis puesto muy difícil. Ha sido complicado elegir tan sólo éstos, y se nos han quedado una docena de relatos en el último descarte que nos ha dolido dejar… pero esto de los concursos es así,  el resultado de una parte de talento y otra parte de lo que la diosa Fortuna se empeñe en reunirnos como jurado…

Felicidades para todos los señalados aquí y mucho ánimo para los demás.

RELATOS SELECCIONADOS (orden alfabético):
Los relatos que tienen premio de finalistas, son candidatos al premio final y se aseguran aparecer en la publicación de la 2ª Edición son:

LOS TRAJO LA LLUVIA,de Ginette Gilart
MI PEQUEÑA ABRIL, Laura Navas. 

RELATOS MENCIONADOS (orden alfabético) 
Los relatos elegidos como “mencionados“, que podrían ser incluídos en la edición final como finalistas mediante la repesca que realice el jurado de la final son:

CAMBIO CLIMÁTICO, de Esperanza Temprano
CERAUNOMANTE, Juan Pérez

DE LLUVIA, ESPEJOS Y DEBERES, Gabriel Bevilaqua

ME TRAJO ABRIL, Ana Gómez Quevedo

   Ánimo a todas, a todos para este mayo … sin flores