Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

ESCRIBIMOS EN BLANCO Y NEGRO 2018

Un relato con menos de 200 palabras inspirado en esta foto de Annie Leibovitz

ENoTiCias

Bienvenid@s a ENTC. Damos la bienvenida a Leibovitz...
days
3
4
hours
0
0
minutes
1
8
Segundos
0
2
Esta convocatoria finalizará el próximo
27 de Mayo

Relatos

686. EL CIRCO DEL BOSQUE, de Duende Zahorí

Emerge disimulado en un recodo del sendero. Llega con el crepúsculo, cuando el sol bosteza rendido  y las sombras de la tarde se diluyen en la lejanía. Levantan su carpa majestuosa,  tejida a base de hojas secas, madreselvas y pétalos de amapola. Un enjambre de luciérnagas ilumina la función.
Pasen y vean: abedules con chistera, conejos que son leones,  el ciervo contorsionista, el ciempiés acróbata, el erizo tragasables.  El cuervo ventrílocuo y su muñeco el espantapájaros. Arañas en monociclo que hilan incansables sus telas. Ciervos malabaristas serpenteando por el alambre. Ardillas elefante y la garza barbuda. Cierra la función el oso lanzador de cuchillos.  Todos exhiben alegremente sus habilidades: el abedul se saca palomas de la manga, el erizo embelesa con su destreza, gimotea el muñeco en manos del grajo, salta el ciempiés más allá de lo imposible. 
Al finalizar la función resuena un coro de abejas, el croar de las ranas, el arcoíris de los camaleones. El viento silabea. Los árboles del bosque aplauden ensimismados.  Algunos comentan que esto no es en puridad un circo. Otros creen que lo hacen sólo por dinero. Todos se equivocan.

684. EN BOSQUE DE LA VERDAD, de El Bosque de Tallac 2

Me incorporé súbitamente del sofá.
Había estado ojeando uno de los últimos libros de John Sally cuando Morfeo salió a mi encuentro, y no tuve más remedio que dejarme arrastrar por su encandilada mirada de paz y sosiego. Antes del abatimiento, reflexionaba sobre el ensayo que John nos regaló a modo de inconsciente manto protector, y que trataba del bosque de la verdad.
Cuánta razón tenía John al afirmar que nuestras esperanzas iban indefectiblemente enraizadas con nuestros temores e ilusiones, y que éstas surten de magnetismo la batería de nuestro reloj biológico, al compás de fracasos y frustraciones a veces, y otras, a ritmo de halagos y aciertos.
Tras meditar, y no someramente, sobre el tema, saqué mis propias conclusiones que intentaban compaginar mi febril mente con la realidad circundante. A veces, la verdad se esconde en un bosque enmarañado de difícil acceso, y así, debemos penetrar con sabiduría en el mismo, observando cómo los elementos de la naturaleza nos muestran amablemente el camino a seguir. La verdad se nos muestra libre de cadenas y prejuicios, como un haz de luz que, proveniente del firmamento, atraviesa toda la espesura en busca de la planta más modesta.

683. UNA HISTORIA DE AMOR, de Lago 2

Descanso sentada en el porche, las pocas nubes que salpican el cielo se asemejan a pequeños corazones. ¿Será mi manera de ver el mundo, o realmente tienen esa forma?
 Los ruidos del bosque me mecen como suaves murmullos, el viento sopla con fuerza moviendo las copas de los árboles en un baile frenético.
 Me ajusto al cuerpo la chaqueta de punto, recogiendo tras la oreja algunos mechones sueltos de mi cabello; pero el aire, descarado, vuelve a jugar con ellos.
 Mi mente divaga a ratos entre el pasado y el futuro; pero cuando te sientes tan próxima a la naturaleza no puedes por menos que colocarte en el ahora.
 Nunca me he sentido tan imbuida por el momento presente como estando aquí.
 El día que llegué a esta casa, las prisas de la ciudad cesaron, apoderándose de mí una extraña calma que ya no ha vuelto a abandonarme.
 Cuando el día termina, el silencio me envuelve vaciando mi mente; cuando me despierto, las montañas invaden mis ojos cubiertas por un velo de misterio.
 Me siento grande, parte de un todo, enamorada y correspondida por todo aquello que me rodea.

682. EL GUARDIÁN DEL BOSQUE, de Zorrito

Había una vez un guardián de los bosques que siempre tenía el semblante alegre y asaltaba a todo aquel que paseaba por aquellos bellos parajes. Les indicaba que debían abrazar amigablemente a un árbol para poder disfrutar del mejor paseo posible. Los visitantes no daban crédito a lo que veían sus ojos: llevaba un sombrero ridículo, arco, flechas, botines y sonrisa poco tranquilizadora. Algunos obedecían sin hacer preguntas. Se fundían en un fuerte abrazo con cualquier árbol de su elección y después disfrutaban del mejor paseo por el bosque de su vida, pero otros se negaban a hacerlo. Entonces, el curioso personaje, les informaba que su paseo se convertiría en un auténtico infierno. Tendrían horribles alucinaciones, los árboles se convertirían en peligrosos gigantes de infinitos brazos afilados que harían jirones su ropa y tendrían que volver desnudos a sus alojamientos. Los pequeños animalillos se convertirían en fieros animales salvajes que se dirigirían al osado visitante con desagradables exabruptos hasta convencerle para que hiciera efectivo ese simple gesto de cariño con los árboles del lugar. El guardián del bosque consiguió que todo el mundo abrazara un árbol y que los humanos sintieran que el mundo podía ser más habitable y generoso.

681. LA CABAÑA DE MI MENTE, de Río 2

Camino, piso, a pies descalzos por las piedras que me llevan al río, ya puedo sentir fluir el agua por mis dedos mientras una extraña sensación se apodera de mi, el frío me alcanza las rodillas y no cesa de subir por mi cuerpo, calculo que en apenas unos segundos estaré completamente inundado pero se que no puedo parar, tengo que seguir, continuar, avanzar sin perder ni una sola milésima en suspirar. Ya estoy cerca, la vieja cabaña se cierne delante de mi y me siento aliviado, todo a terminado, por fin puedo mirar a atrás y sonreír, ya no tengo que volver a sufrir, nunca mas ¿que cómo es posible? Es muy sencillo, solo tienes que adentrarte en el bosque, andar entre arboles quemados sabiendo que ya no volverá a brotar nada sobre la tierra ahora color rojiza, girarte a tu alrededor y buscar en el espacio tú cabaña, tú hogar, sentarte en la butaca del rincón y revivir en tu mente cada momento pasado mejor que el actual, estremecerte con cada sensación anterior que, al igual que los arboles sobre la tierra rojiza, ya nunca volverán a brotar.

680. GOTAS CAEN SOBRE MI CABEZA, de Zorrito

El cielo tornó gris. El viento aumentó su velocidad, se volvió frío y displicente. Las ardillas corrieron a esconderse, los pájaros se ocultaron en sus nidos y la tierra se preparó para el inminente baño de multitudes. Las nubes eclosionaron y empezó a llover violentamente. Llovió y lo impregnó todo de vida. Yo miraba impresionado a través de la ventana del hotel pero esta vez decidí dejar de ser espectador y convertirme en uno más. Me adentré en el bosque y sentí las gotas caer sobre mi cabeza. Noté su humedad penetrando por cada poro de mi piel como diminutas agujas purificadoras. De pronto me detuve y escuché atentamente el sonido de la lluvia. ¿Hay un espectáculo que pueda superarlo? Sentí que me fundía con el medio, que era un árbol, un pájaro carpintero, un zorro. Respiré profundamente y mis pulmones se empaparon de ese olor indescriptible. En cada inspiración sentía como si estuviera aspirando toda la energía del planeta; en cada exhalación como si eliminara todo el mal de mi interior. El paseo duró sólo diez minutos pero fue la experiencia más impresionante que jamás haya tenido.

679. GIGANTES, de Nutria

Cada tarde María y su bisabuela se adentraban al bosque. María cerraba los ojos y escuchaba a su bisabuela mientras notaba un nudo en su estómago. \”Sí, María, de noche los árboles se convierten en gigantes y…\” Y la historia de los gigantes se mezclaba con el olor a tomillo que desprendía la bisabuela y con el olor a hoja húmeda del bosque. María tenia once años cuando vio como tiraban las cenizas de la bisabuela en el bosque. Meses después, los padres de María y ella se mudaron a la ciudad y el recuerdo de la bisabuela se fue desvaneciendo. Mientras tanto, de las cenizas de la bisabuela nació un árbol donde unos pájaros hicieron un nido. Una de las crías voló hasta la ciudad y reposó en la ventana de María. María miró el pájaro y en ese momento, después de muchos, muchísimos años, recordó el olor a tomillo y a hoja húmeda y se le hizo un nudo en el estómago. Miró a su bisnieto que estaba sentado en el sofá, se sentó a su lado y le cogió de la mano. \”Te voy a contar la historia de los árboles que se convierten en gigantes…\”

678. EL SILENCIO DE UN ADIÓS, de Ardilla 9

 Aquella mañana las gotas de agua parecían copos de nieve a medio cuajar, danzantes y temblorosos, arrullados por las suaves ráfagas de viento helado.
La blancura del suelo del lugar, apenas rota por un par de pálidas hojas caídas, brillaba débilmente entre las motas de polvo.
El silencio era terrible, denso como el espeso pelaje de los ciervos e intimidante como la mirada de un oso. El rumor del arroyo se había detenido. 
Enmudecidos los búhos y acallado el cricrí de los grillos, la muerte parecía  fundirse con la vida, de tan grande que era la ausencia de sonido.
Sumergido en un océano de quietud, acariciado por la esponjosa cola de un zorro y mordisqueado por alguna oruga, me sentía anciano: este diciembre estaba acabando conmigo.
Mi tronco, más gris que blanco, más quebrado que vivo, sufría la dentellada del hielo. Me debilitaba rápidamente mientras el pesar atenazaba mis entrañas de madera: mi adiós romperá el hechizo de la paz absoluta. 
Así, la muerte soltará la mano de la vida para llevarme y despertar a este bosque dormido que asiste a mi partida.

677. ¡MÁS MADERA!, de Pequeña Jabata

Era un hombre meticuloso y previsor. Nada quedaba al antojo de un azar incierto que no pudiera controlar. Gozaba de buena posición y contaba con una lujosa finca de cinco hectáreas en medio del bosque, con un chalet construido en roble y cedro.
Cada habitación lucía detalles de madera policromada en el techo y disponía de teléfono, con comunicación al exterior para casos de emergencia. El señor Pérez no deseaba que la tranquilidad del bosque supusiera un problema para su seguridad.
Cada fin de semana, se ataviaba con ropa de caza, tomaba su rifle y pasaba horas deambulando escondido entre los árboles.
Aquel día esperaba agazapado a su presa, pensando en el hueco que decoraría aquella hermosa cornamenta, cuando le sorprendió algo imprevisto: una rama maciza se desprendió desde lo más alto golpeándole en el costado. Cayó aturdido al suelo mientras el arma se le escapaba de las manos y chocaba con el tronco del árbol, disparando una bala en su estómago. Afortunadamente, el señor Pérez disponía de un gran ataúd  hecho con madera de pino.
Y es que la naturaleza tiene una forma muy original y macabra de devolver el daño recibido.

676. REMINISCENCIAS, de Bellota 2

Existen lugares donde nos encontramos más cerca de nuestras raíces primordiales; lugares en que sentimos una paz serena y una sincronización espiritual rayana al éxtasis. Esas sensaciones son, quizás, partes ya olvidadas de nuestra memoria de especie o tal vez recuerdos de antiguas vidas, traspapeladas en nuestra alma como viejas cartas escondidas entre las páginas de un libro descuadernado.
Estas percepciones llegaban hasta Vicente al deambular por bosques frondosos y solitarios y, solo al encontrarse rodeado del más profundo silencio, las imágenes de otros yos, ya extinguidos hace siglos, se mostraban ante sus ojos como instantáneas de un pasado remoto.
Fue en uno de sus vagabundeos por tales espesuras, al adentrarse en un pequeño claro alfombrado de amapolas, cuando le asaltó por vez primera la efímera visión de aquella a la que amó en otro tiempo y en otra existencia. La vio arrodillada recogiendo flores bajo la protectora figura de un roble añejo y, al cruzarse sus miradas, una dulce sonrisa de reconocimento brotó de su rostro.
No os alarméis, pues, cuando paseando entre los árboles, oigáis sus llantos mientras yerra por siempre persiguiendo, sin jamás hallarlo, su amor perdido en el abismo de la historia.

675. ¡AL FIN LIBRE!, de Bellota 2

El exhausto guerrero atravesaba renqueante el Bosque Encantado, con el cuerpo cubierto de heridas tras su victoria contra el poderoso mago que moraba en la Torre del Destino. En su mano portaba el ojo arrancado del hechicero: una inmensa gema que brillaba con una tenue luz enfermiza. Perdido en la espesura, cada paso que daba requería de toda su voluntad para evitar desfallecer y dejarse morir.
Después de caminar sin rumbo durante días, o quizás semanas, finalmente vislumbró entre los retorcidos árboles un oscuro y serpenteante camino. Plantado en mitad del sendero, gritó su alegría a la noche sin luna, mas poco duró su momento de felicidad, pues su aventura y su vida terminaron abruptamente bajo la embestida de un rugiente y brillante dragón.
A la mañana siguiente, todos los periódicos hicieron eco de la noticia en sus portadas:
‹‹Un esquizofrénico paranoide escapó del Hospital Penitenciario durante la noche de ayer, causando en su huida la muerte de un guardia que, según fuentes policiales, fue torturado y mutilado salvajemente. El cadáver del prófugo fue hallado horas después en una carretera comarcal cercana al centro, tras ser atropellado por un camión en una zona boscosa y mal iluminada.››

674. BOSQUE DE UN SOLO ÁRBOL, de Pinos

Cuando el Señor llegó a estas tierras distribuyendo la flora, había agotado su provisión. Miró el páramo donde sin interrupciones, el cielo y la tierra se besaban en lontananza. Le gustó y pensó:- Si más arriba fui barroco, aquí seré minimalista y cubrió el suelo desnudo con pajonales que destellaban bajo el sol y se mecían  al viento.
Pero su ayudante, un angelito desfachatado preguntó:-¿ al hombre, le gustará?
-Sí, el hombre que enviaré aquí amará la libertad y el espacio abierto; además le pondré un bosque… de un solo árbol.
Y creó al ombú, el árbol que puntea la desolación de nuestra pampa.
El ombú extendió su copa para albergar a los pájaros viajeros; las vizcachas y las mulitas cavaron madrigueras entre las raíces; al tranco corto de su caballito criollo llegó el gaucho, con los ojos preñados de distancias y el alma henchida de viento.
Sentado a su sombra, pulsó su guitarra y acompañó el canto de los pájaros
Del hornero aprendió a hacer su rancho, un hornito de paja y barro que pronto se alegró con las risas de su china y de su guagua.
Así nació una raza  que el Señor complacido, bendijo.