Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

15. ¡Pasa la lengua y viaja!

“La clave está escrita en las zarzas, colgada de sus pinchos”

Syd Barret.

*

La buganvilla y el espino cubrían la muralla y un pájaro ciensayos mostró el pasadizo. De una cabriola fui tras él. Dentro, los muros desaparecieron y un hayedo inmenso me aguardaba. Tuve cuidado al cruzarme con algún menairón arrastrando su diminuto plaustro de brillantes. Los regatos inundaron mis sendas, pero las náyades me portaron a bordo de sus melenas de ámbar.

En la catarata de madreselva me dejaron a mi suerte y fui el precípite hasta el lecho de nebulosas, que al absorberme, me depositaron desde un cielo esfrucis en el Valle de Kuyperr.

El zigurat-palafito se anclaba en un pensil junto a un lirio gigante.

Y en el umbral, aguardaba la canéfora, más bella y ansiosa que nunca. Sobre la clepsidra, el ciensayos libaba el agua del Tiempo. Era el momento.

Cogí mi triaquera y me deshice del estelión de mirmilot, antídoto que tocaba ingerir para el regreso. Casi carcajeándome, consumí mi reserva de likopok y fui más lejos multiplicando su efecto decisivo con el extracto de alidona.

El opopánax de la pagoda interior de nácar, nos embriagó.

¡Y nos besamos para siempre!

50 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Hola, Juan, como me ha ocurrido por ahí abajo al leer el texto de Eduardo Martin Zurita, he preferido no “perder el tiempo” buscando las referencias y palabras que desconocemos los que ni tan siquiera sabríamos reconocer una simple buganvilla a pesar de haber leído y oído previamente ese biensonante y un tanto etéreo nombre. ¿Para qué? ¿Solo? con disfrutar de tu armoniosa y creativa prosa recreando esa suerte de viaje psicodélico, supongo, tenemos ganados unos momentos de disfrute literario que no se los salta un gitano, un torero o quien sea. A mí me gusta ¿qué le quieres?(es un “gallegismo”, me temo) Suerte y un saludo y abrazo, que sigo desconocido.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Supones con Acierto, J e s ú s ! La Psicodelia de la que hablas es la esencia de esta gira bucólica y fantasiosa por terrenos inexplorados. La buganvilla en el perímetro de esa frontera exclusiva para el que posee visiones, es el símbolo de que el paraje es una especie de shambala, porque en realidad son las hiedras las que parasitan las viejas construcciones. Muchas gracias por asomarte a Este Reino y disfrutar de gratificantes panorámicas. Con caminantes como tú, las jornadas de aventuras tienen Revelaciones aseguradas.

  2. Isabel

    Me encanta el viaje, o más exactamente el paisaje que describes, llenos de frondas, flores, bosques, seres y algún que otro espino para sellar y permitir sólo el paso a algún elegido.
    Y también me encantan las pócimas y extractos que algún sabio conoce (así como sus nombres, que la que comenta desconoce y nunca probaría :))
    Y, el final, … “y nos besamos para siempre” (aún no sé quienes, pero con suerte después de los comentarios y tus respuestas, me enteraré).
    Feliz verano, Juan (deseo que incluye sonrisa)

    1. J u a n P é r e z

      I s a b e l , muchas de estas “golosinas” narcotizantes son de la antigua medicina natural y del raro mundo de curanderos, sanadores y magos. Lo que sucede es que no se estila ya y los que somos aficionados al Dioscórides y la Botánica soñamos ante la sola mención de sus principios activos sin necesidad de ingerir. Este peregrino alternativo y cósmico que goza la jornada, acaba besando a la sacerdotisa que era garante del templo -la hermosísima canéfora que seguramente portaba la misma cantidad de porciones que el protagonista- y que libando en sus labios, quizás vivía el mismo efecto que con lo que llevaba en la triaquera. Pero ¡¡¡naturalmente!!! él la besa por estar enamorado de ella de anteriores “puestas” con el consumo de “esos estupas de égloga”
      Desde Mis Extravíos en Mi Loca Atmósfera, te mando besos y una reverencia como Los Hombres del Parlamento de Erl de Lord Dunsany.
      Tuyo,
      El Explorador.

  3. Barceló Martínez

    Mi admirado Juan, la verdad es que el título lo dice todo. Yo no sé si chupaste una rana de esas que tienen propiedades alucinógenas y te pusiste a escribir, pero el viaje que te ha quedado es tremendo. Yo, que soy muy cabezón, me he propuesto descifrar qué palabras eran reales y cuáles inventadas. Debería haber pasado la lengua yo también, aunque ahora sé cosas que antes no sabía. No revelaré nada, dejaré que otros se inicien en el viaje, igual que lo he hecho yo. Recomiendo no conducir después de pasar la lengua por lo que quiera que la pasara este protagonista. Un embriagado abrazo compañero.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Pues sí, ese es otro aspecto que señalas con ingenio a raudales Á n g e l !
      Siguiendo usos literarios de genios pasados como Jardiel Poncela -y esto es en sí una pista por una palabra que aparece-aparte de lo anormal y poco usual, pero que sin embargo existe, aparece alguna palabra talismán muy “creativa”…
      En cuanto a saborear sapos (que son los que tradicionalmente se emplean en maleficios y brujería de la fetén) todavía lo tengo pendiente, aunque he estado muy próximo a ellos en tiempos, y sólo sugestionado por su presencia era como recorrer su lomo cuajado de substancias peligrosísimas…
      Creo que hemos conectado con pericia y virtuosismo con este texto y eso nos erige a ti y a mí en sacerdotes afortunados. Además, de sentirme más que orgulloso con tu apreciación radiante y jubilosa.
      ¡Elevo Mi Bordón al Sol -¡¡¡¡de la guisa de Espronceda!!!!- en tu Honor!

  4. Ángel Saiz Mora

    Un viaje a través de escenarios llenos de vegetación cuya sola denominación evoca aventura, hasta llegar a una torre piramidal. El protagonista (Indiana Jones a su lado es un principiante) ha asumido evidentes riesgos y va a continuar viviendo al límite, al ingerir una mezcla de sustancias que han de producir en los sentidos efectos placenteros y permanentes, de ahí ese beso “para siempre”, aunque, por si acaso, se ha reservado un antídoto para su regreso.
    Me gustaría saber la cantidad de horas que has empleado en planificar este relato tan trabajado (y al decirlo me quedo corto). La elección del vocabulario es exquisita. Está engarzado con la paciencia y el oficio de un orfebre. En tu caso, lo que cuentas es importante, siempre lo es, pero tanto o, me atrevería a decir que más, la forma en que lo haces. Tu manera de narrar es peculiar, un género en sí mismo; cada relato merece un estudio pormenorizado.
    Gracias por compartir este viaje distinto, se puede decir que felizmente inclasificable y difícil de igualar.
    Un abrazo y suerte, Juan

    1. J u a n P é r e z

      ¡Apreciadísimo C h a m á n Á n g e l ! : Reflexionas sobre el beso, que es de amor pero simbólico también como he indicado por aclaraciones anteriores. Y es verdad que aunque para acudir al sancta sanctorum del ancestral oratorio secreto precisa posponer el antídoto y comportarse “sine dia”, la canéfora es todo en Uno: ¡Tóxico Y Pasión // Antídoto Y Datura Estramonium….!¡¡Sí Señor!!(Casi la he visto delante de mí, exótica y lindísima; es que Ella es muy esquiva)
      En cuanto a tu segundo y caritativo párrafo, tengo que desvelar que me sucedió algo casi de locura (no tiene mérito, porque surge así, no es la primera vez que me pasa tanto en prosa como en poesía -¡en lírica sobre todo!-): Estuve la noche anterior soñando con este microrrelato y me levanté como siempre, pronto, hacia las ocho menos diez de la mañana y lo escribí del tirón. Eres muy cordial con tus comentarios y es algo que “engancha amigo mío”.
      Un Abrazo desde La Cueva-Observatorio en La Cumbre.

  5. María José Viz Blanco

    Mira, Juan, yo sería incapaz de decir lo que cuenta, en su comentario, el Gran Ángel Sáiz (concuerdo en todo con su opinión). Por tanto, con el permiso de Ángel, digo “idem”. Nos dejas a todos sin palabras, querido Juan. Yo creo que las tienes tú todas… (intentaré tramar un asalto a tu prodigiosa mente…).
    Un fuerte abrazo.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Estimada M ª J o s é V i z ! : Estoy contento por haber indicado anteriormente que no tiene mérito; existen chifladuras que arraigan muy bien en mi mundo imaginativo y descabalado. Creo que concretamente Tú, eres capaz según he deducido por tus composiciones, de comentarios soberbios y auténticas joyas para todos nosotros. Por tanto, A Fe Cierta que prodigiosa es tu simpática humildad. Tu paseo por este Valle es un Favor magnífico e Impagable Amiga.
      De este seguidor tuyo, J u a n .

  6. Martín Zurita

    Hola, Juan, queridísimo.
    Reconozco verme superado. ¡Joder, con Juan Pérez! Y lo más cojonudo, o acojonante, es que tras esa tupida alfombra de palabras bellas, como hojarascas polícromas, biensonantes, ignotas, hay una introducción, un nudo, o un nido, y un desenlace. Es, simple y sinceramente para quitarse el sombrero, la chistera, como tú dirías, y hasta el peluquín, si es el caso y así fuera. Un viaje salutífero,instructivo y alucinante el tuyo. Y ese final: la embriaguez y el amor. Eres el número uno a distancia, lo mejor de este blog, como ya dije por ahí, sin menosprecios para nada ni de nadie. La rosa no lo es sin espinas, y eso mismo es el amor. Y tu enamoras, Juan, enamoras.
    Un abrazo nada espinoso y muy dichosas vacaciones o pretervacaciones, redundando.

    1. J u a n P é r e z

      ¡S a l u d o s E d u a r d o ! : ¡¡¡¡¡¡¡Nanay!!!!!!!.. Mi Voto esta temporada ya sabes que me lo ha hurtado con elegancia cierto cangrejo expansivo(qué imagen más acertada en tu microrrelato) y ese texto tuyo me pone la piel de gallina pensando en Él ahora mismo. Con tu saber estar habitual, me alegra indeciblemente cómo has remarcado la preparación, nudo y desenlace, pues es muy patente en este diario de abordo en los lucos. ( Es la gracia de esta bitácora…nadie supera a nadie; cada vez existe más pericia y oficio en general) Igual de importante es tu reflexión de La Embriaguez y El Amor. Pero yo añado el tóxico bondadoso de La Amistad ( que es mutua impepinablemente) y es lo que te lleva a decir lo de que este pobre peregrino que soy yo sea el mejor…¡¡¡¡¡¡Nanay De Nuevo!!!!!!!
      Y sí, nos merecemos unas vacaciones, en lugares que repongan, como el que describo, mi carismático amigo.
      ¡Aluvión de Chisteras para Vos, E d u a r d o!

  7. Martín Zurita

    Y con la lengua se fabrica el gusto. El del “agua del tiempo”. Y el amor es el más implacable de los venenos sin posible antídoto. Y el paisaje es el envoltorio y la desenvoltura más lejos del tiempo. Y en fin… El verbo se volvió flor y habitó entre nosotros. Con sus agudas aristas, claro es.

    1. J u a n P é r e z

      El Ciensayos que bebe en El Reloj de Agua, me tiene loco, me lo tendré que hacer ver; creo que debía estar en mi escudo heráldico E d u a r d o . ¿Ave Mítica que me lleve tan lejos? ¡¡¡Pues que vivan Los Alienistas!!!
      ¡¡¡¡Qué Gran Realidad es E l A m o r!!!!
      Gracias E d u a r d o, G r a n P á j a r o R o k de La Narrativa.

  8. J. Ignacio

    Muy buenas!!!

    Da la santa casualidad de que últimamente he estado leyendo sobre la vida de Roger Barret, más conocido como Syd, por un temilla personal que tengo entre manos. Esquizofrenia con principios de autismo, según parece, y eso no se cura precisamente con LSD… y mira por dónde, Eduardo y tú lo sacáis a relucir, directa o indirectamente, a las primeras de cambio.

    Sobre tu texto, sólo te voy a decir una cosa: las palabras tienen tal ritmo que parecen estar bailando. No sé si lo has hecho aposta, pero si es así habrías rizado el rizo totalmente.

    1 abrazo, mottruo!!!

    1. J u a n P é r e z

      ¡¡¡¡¡¡¡Hummmmmm!!!!!!! : Perfecto tu aporte, Mi Valiosísimo Amiguete….
      Así es. El título del microcuento es la vieja máxima sesentera para tomar el ácido lisérgico, que se servía una gota en un sello. De ahí el doble sentido de viajar (correos siempre llegó a cualquier parte del Globo) y el de “itinerario interior sin sextantes…” A continuación, dada mi querencia por la trastornada vida sanatorial de Syd Barret, su música única (¡otra cosa de Pink Floyd que me tendré que hacer mirar es mi gusto indecible por “Shine On Your Crazy Diamond”!) y su leyenda, puse una cita suya que venía a abrir el apetito por esta maraña que ofrezco este mes. Estoy emocionado con la casualidad de que estuvieras sobre esta onda; en tu relato anterior ya estuvimos tú y yo comentado sobre música pop a propósito de aquella guitarra eléctrica que mencionaste.
      Y para terminar, aunque soy consciente del ritmo que mencionas, no es a propósito. Como ya he comentado por ahí, esta composición casi me surgió de manera preternatural.
      ¡Nuevamente Honras Mi Reconditorio Literario Con Tu Perspicacia!

      J u a n , I n m u n e A l C o r n e z u e l o D e l C e n t e n o .

      Post Scriptum : “You Reached for The Secret too soon//
      You Cried to The Moon….
      Shine On Your Crazy Diamond……” (PinK Floyd)
      [No te lo traduzco porque seguro que sabes el significado]

      1. J. Ignacio

        Eso es!!!

        El LSD se lo ponía Barret en los terrones de azúcar. Cuentan que cuando alguien iba a su casa de visita, no se atrevía a tomar ni agua del grifo, por lo que pudiera pasar.

        A mí también me fascina ‘Shine on you crazy diamond’, aparte que hay varias anécdotas sobre la grabación de ese tema en concreto, porque Syd se presentó en el estudio tras 5 años de ausencia, tan desmejorado que sólo Gilmour logró reconocerle. Curioso considerando que esa canción la compusieron pensando en él.

        Le preguntaron qué le parecía y respondió que ‘sonaba vieja’; luego preguntó cuándo grababa su guitarra, y le tuvieron que responder que no se preocupara porque ya lo había hecho… en fin…

        Recientemente comenté con un compañero que soy más ‘gilmourniano’ que ‘floydiano’… y hasta aquí puedo leer, porque es posible que mi escrito de este mes (o el del próximo) vaya un poco por ese lado. Más para septiembre que para julio, desde luego no será pronto.

        Llevo un par de meses que me aparecen los Floyd hasta en la sopa, ya ves. Incluso por aquí. He debido tomarme unos de esos terroncitos de azúcar sin darme cuenta…

        1. J u a n P é r e z

          Es cierto, recuerdo lo de los terroncitos también. Anécdotas sobre nuestro amiguete las hay a montones. De otro lado tiene un par de discos en solitarios muy raros(“Efervescing Elephant” por ejemplo; es alucinante pero rítmico) Gilmour también me gusta por el aporte serio y perenne que le da a todo el grupo (Sin embargo lo de Barret es como un espejismo, presto a desaparecer. Yo le tengo mucho cariño porque es muy afín a mi personalidad descabalada, sólo que yo sin drogas)
          Así las cosas, de conectados tú y yo, estoy deseando leerte; se va a hacer largo, pero aguardaré, por lo que dices promete lo tuyo.
          Post Scriptum : Por cierto, en alguna parte de casa tengo un peyote seco,(No recuerdo ahora dónde) que se me echó a perder-resulta que ciertos años se podían comprar en viveros como hice yo, porque en realidad es un cactus, “Lophophora Williamsii”-y le puse hasta nombre. El asunto del peyote es complicado porque para hacer las cosas bien se precisa un “Guía” para El Viaje.
          Abrazos Beatlemaníacos. (¡Que con ellos también hay mucho que rascar, pero eso es otra historia!)

          1. J. Ignacio

            Los discos en solitario de Barret fueron financiados por Gilmour. He leído en alguna parte que incluso le tenía que sentar delante del micro con la guitarra para ‘obligarle’ a tocar. También fue Gilmour quien se preocupó de que Barret no dejara de cobrar sus derechos. De hecho, cuando murió, su hermana se encontró que en el banco había una fortuna de la que nadie tenía noticia.

            Abrazos stratocasteros, que es por donde me muevo realmente. Por eso soy ‘gilmourniano’ antes que ‘floydiano’

            Alma de hierro en formas de mujer
            madera noble curada por el sol
            es tu sonido un canto a flor de piel
            son tus acordes un grito de pasión
            (Armando de Castro)

          2. J u a n P é r e z

            ¡Estoy disfrutando como un duendecillo ebrio de zarzaparrilla con tus fecundas informaciones sobre esta biografía tan singular! ¡¡La sorpresa que se llevó la hermanita no tiene parangón!!(Gilmour fue muy cercano y honesto)
            Yo también -¡da la casualidad que antes casi telepáticamente te mencioné a Los de Liverpool!- he tenido una Fender a quien admirar:
            ¡¡¡La de Paul McCartney!!! (con esto e intensamente relacionado con la psicodelia clásica te habrás dado cuenta como no podría ser de otra forma de que soy “Beatles” -muy apasionado.!!!

            La poesía de Armando de Castro es un cierre perfecto y musical para tu reflexión de “Masterclass”

            ¡¡¡Más que agradecido Muchacho!!! Es más, lo diré en consonancia….”How I Wish Your Were here…” [¡Otro Clásico Eterno!]

          3. J. Ignacio

            Pues ya puedes ser apasionado si conoces hasta las guitarras de ‘Maca’ porque no es habitual verle con ellas, que yo sepa normalmente tira más de bajo (el de tipo violín es antológico, casi diría ‘carpetovetónico’ al más puro estilo Cela)

            Por cierto, ahora que recuerdo, hay por ahí una colaboración entre Maca y Gilmour… tengo una partitura en alguna parte. Aunque la música del ‘Maca’ nunca me ha interesado ni mucho ni poco, lo siento… ni la de Lennon tampoco… si acaso la de George, a quien ficharon porque sabía más acordes que los otros dos juntos… y como bien sabes porque su guitarra gemía dulcemente… guitarra que por cierto le regaló Clapton… antes de casarse con su ex-mujer… de donde salió la famosa canción Layla… y muchos años más tarde incluso ‘Tears in Heaven’… ufff, vamos a dejarlo, vamos a dejarlo!!!

            nota – Gilmour volvió a tocar en Pompeya el año pasado, se estrena en cines el 13 de septiembre… por si a alguien le interesa…

          4. J u a n P é r e z

            Conocía la anécdota de Clapton, querido amigo; he de decir además que tienes razón en lo referido a G. Harrison. Lennon Y McCartney polarizaban el grupo, pero le tenían pasmo a George. Era sin duda el Genio al que no le dejaban mucha cuerda porque aquello habría sido una tríada en pugna.¡¡Ha sido superior que remarques “While My Guitar Gently Weeps!!(Otra de mis predilectas, en efecto) Además si existió Un Gurú Orientalista, fue Harrison, por supuesto.
            ¡Tomo nota de cuanto dices! Y ahora me pregunto:¿Eres Músico? [Como mencionaste que tienes incluso unas partituras…] No cabe duda que encandilas con Tu Saber Pop Rock. ¡Es Una Bonanza que Estés Por Aquí Siempre!

            J u a n , U n P o c o “B u n g a l o w B i l l”(¡Otra de Ellos!)

      2. J. Ignacio

        Con la música me pasa como con la escritura: no llego ni a aspirante a ayudante del aprendiz. Pero sí, algo de eso hay, antes o después se tenía que notar.

        Siempre me hizo gracia que Harrison registrara (legalmente) sus canciones bajo la denominación ‘Harrisongs’, es un guiño muy apropiado.

        Mi versión favorita de ‘While my guitar’ es la de Jeff Healey, sin duda. Y la de Steve Lukather en directo no es poco de pavo, aunque tu preferirás sin duda la original. Temo no ser nada popero, sino rockero, bluesero o directamente blues-rockero y hard-rockero. De hecho, si analizas el estilo de David Gilmour está usando escalas de blues, aunque en un entorno diferente. y el propio nombre Pink Floyd no viene de ningún fluido rosa, porque son los apellidos de sendos bluesmen, no muy conocidos, a quienes admiraba Barret.

        Todo esto me lleva a pensar en Sry Chimmoy, el gurú de Santana, que por lo visto tanto daño personal le hizo disfrazado de todo lo contrario.

        Otro que tal baila el ‘santa’, ¿eh? Este es como Obélix, se debió caer a la marmita de pequeño y ya no necesita ‘poción mágica’… marmita de peyote, mezcal, pulque o vete a saber, porque se metía a base de bien y estuvo a punto de acompañar a Hendrix a donde se suponga que esté en estos momentos.

        Sigo por aquí, aunque quizá no muy activo. Ahora mismo no me salen más que ñoñerías del estilo del bon vino aquel, me conviene un drástico cambio de registro. Quizá ni siquiera llegue a escribir sobre la amistad de juventud de los dos que tú sabes, aquel verano que se recorrieron Francia acústicas en ristre, antes de la formación oficial de PF. Esa era la idea, pero el tema me supera, porque es imposible evitar la nostalgia y que el final sea invariablemente triste. Ya sabes… ‘si tu estuvieras aquí’ y todo eso. Y no estoy ahora para tristezas, la verdad.

        Un abrazo, devadip** Juan Sánchez, que tengas buen verano.

        ** lámpara de luz divina (sobrenombre de Santana durante los años místicos con el gurú Chimmoy – como sin duda sabes)

  9. Salvador Esteve

    Las dermorfinas del batracio o cualquier otra sustancia ha abierto la puerta a tu protagonista hacia un viaje psicodélico donde la magia le embriaga y el tiempo adormece su razón. Un viaje donde definitivamente aposenta su mente en un plano distinto. Una genialidad alucinante, Juan. Enhorabuena, abrazos y feliz verano.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Hola S a l v a ! : Sigo la epopeya alucinógena y de éxtasis de los libros sobre antropología y drogas del misterioso Carlos Castaneda, pero en lugar del peyote y la ayahuasca y la relación con los chamanes mejicanos, lo tamizo por mi pasión por los asuntos feéricos europeos mezclados con un toque modernista oriental de la guisa del poeta Francisco Villaespesa. Los libros de Castaneda son un poco tostón, pero empapan de su aire onírico. Me gusta esa línea de bebedizos y substancias no como fin, sino relacionado con un ceremonial. Y es como lo has planteado: ¡Planos Alternativos!
      ¡¡¡Muchas Gracias por Tu Presencia de Gurú y Amigo a La Vez!!!
      Que disfrutes del Estío.

  10. Hola, JuanPérez.
    Qué viaje tan alucinante nos traes. Lo he leído del tirón y en voz alta para escucharlo (mientras los ojos devoraban tus palabras). Suena delicioso, evoca lugares, colores y sensaciones desconocidas para mí… Hoy solo me he dejado llevar. No reconozco las plantas ni el pájaro que mencionas, pero da igual, me las he imaginado como quiero que sean. A lo mejor, incluso acierto.
    ERes un tipo especial, se nota en cada texto que escribes, con un dominio del lenguaje extraordinario y me da muchísima envidia (sana y buena, por supuesto).
    Destaco una frase maravillosa: “las náyades me portaron a bordo de sus melenas de ámbar”. No sé lo que son, pero yo he visto unas hadas de largos cabellos color azúcar caramelizado…

    Un abrazo grandísimo.
    Suertísima.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Buenas Tardes T o w a n d a ! : “First Thing First!” que dicen los muy “brittish”(¡Lo Primero es Lo Primero!)….¡¡¡Enhorabuena por ser la guapísima y flamante ganadora de La Copa!!! A Los Pies de Vos!!!!
      Estoy muy satisfecho de que te hayas camuflado por mis veriles y enclaves utópicos. Además, tienes razón. Las Náyades son Ninfas. Concretamente de los riachuelos, manaderos naturales, corrientes de agua. Creo que alguna vez en el pasado te he confesado cómo me apasiona la mitología, sobre todo Ninfas , Seres Elementales, Hadas etcétera. ¡¡¡¡Mundo Feérico Europeo!!!!. Los asuntillos de botánica que surgen en el microrrelato son brujerías y leyendas, es normal que no te suenen. Y El Ciensayos es otro pájaro mítico con el que estoy obsesionado(de hecho fue mi primer pseudónimo en Esta Noche Te Cuento) que es muy bello al parecer y de comportamiento errático.
      Desde luego si alguien no es envidiosa eres tú, muchas veces he admirado tu modestia y lo sigo haciendo con el paso de los años. No te necesitas más que a Tí Misma.
      Para acabar decirte que la frasecilla que realzas me sume en el hipnotismo y le tengo mucho aprecio(aparte de que puede que me hayan acunado en sueños….sus melenas…)
      Te envío un abrazo boscoso y gentil, como toda esta mitología.
      J u a n, A l g o D u e n d e Y G u a r d a b o s q u e s . . .

  11. Calamanda

    J u a n, precioso relato y viaje; hay momentos que leo a Beccquer leyendote estas descripciones cargadas de bellas imagenes. Suerte y abrazos

    1. J u a n P é r e z

      ¡Voy a tener que dedicarte, Q u e r i d a C a l a m a n d a , un texto o algo que se me ocurra por haberme señalado ese piropo de mencionar a Bécquer- ¡Quien tanto ha significado en Mi Vida desde los tiempos de parvulito!- Y existe mucho de Él en mi cuentecillo (entre otros) sobre todo si piensas en alguna de sus leyendas como “El Rayo De Luna” ¡Atesoro este comentario lindísimo que me regalas!¡¡Inmensamente Agradecido!!
      Y Te Beso desde Mi Nido de Locuras, por supuesto.
      ¡Que disfrutes de Julio//Agosto!
      J u a n, M u y R o m á n t i c o; ¡¡¡ S í !!!

  12. Nuria Rubio

    Pasaba por aquí y me he quedado clavada. Tu relato es tan, tan, tan… endiabladamente original-surrealista-hiperbólico que solamente puedo aplaudir en silencio. Acabo de descubrir un nuevo estilo de escritura (estilo Juan Pérez) y me gusta.
    Un silencioso saludo y un sonoro “¡suerte!”

    1. J u a n P é r e z

      ¡ H o l a N u r i a ! Gracias por tu encantadora presencia y tu reflexión llena de caridad para este apasionado por La Lectura Y La Escritura. Solo puedo decir que si vienes por primera vez a Esta Noche Te Cuento, es seguro que repetirás.Aciertas con tu terna, sobre todo (porque originales existen a raudales) con el surrealismo y lo hiperbólico(Un Servidor es de natural exagerado y desfasado) Pero sobre todo, si te gusta mi entretenimiento escrito, es algo que agradeceré eternamente a Los Dioses (y por tu simpatiquísimo apunte sobre mi estilo con mi propio nombre. La verdad es que tienes razón: Pero también te digo, tengo más inconvenientes que ventajas por mi forma de redactar…..pero ya son muchas décadas siendo amanuense de monasterio de mí mismo y estoy satisfecho)
      ¡Gracias Por Todo y en adelante J u a n P é r e z a Tus Pies!
      Post Scriptum : ¡¡¡¡Pero nada de En Silencio!!!!! BESOS.

      1. Nuria Rubio

        Cuando salgan los resultados de la convocatoria actual, escucharás un estrepitoso ruido, tan escandalosamente estrepitoso que hará temblar los cimientos de ENTC: seré yo felicitándote. Porque quiero, de todo corazón, que este personaje maravillosamente adorable, diferente, singular, fascinante, etc… llamado Juan Pérez, se corone vencedor. Desde ya te digo que para mí lo eres.
        Un abrazo INMENSO

  13. En este relato me gusta el ritmo, muy poético. El uso de un lenguaje florido, con palabras desconocidas para un lector somnoliento, como yo, no representan un hándicap para entenderlo; más bien, en su empleo radica la originalidad del texto. La historia de este viaje fantástico y mitológico me ha gustado mucho. Entre los mejores de los que he leído, hasta ahora, suerte.
    Saludos.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Buenos Días B e t o ! : Tu impactante comentario ha hecho mis delicias y mi agradecimiento es florido como la buganvilla protectora del microrrelato. Y no niego que permanezco en una nube de tanto como me gustó lo que dices. Igual la prosa poética, que versificar, son otras de mis pasiones, de hecho siempre me he definido como felibre y juglar. Y compartir léxico es otra de mis especialidades, de lo que más convencido llevo a cabo.
      Te deseo que los próximos meses los lleves con entretenimiento y brisa, mucha brisa.
      ¡Recibe un abrazo de hecatónquiro!
      J u a n, C u e n t i s t a D e S u c e d i d o s
      Y …O t r a s F a n t a s m a g o r í a s .

  14. María José Sánchez

    Mamma mía, ¿has dicho algo? Ja, ja… Todavía estoy asimilando, con los ojos clavados en el texto. Un viaje de lo más floral, que mantiene toda tu atención de principio a fin. Parece que me has hablado en otro idioma; lección exprés de botánica, sí señor. Apasionante relato. Un beso y suerte.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Hola M a j a! : No hay nada que me intoxique más que escondrijos naturales con flora asilvestrada(de hecho en mis excursiones me aventuro por lugares muy enmarañados que luego me inspiran más que una fumada de calumet) Y si a eso le unes el amor extremo que tengo por La Madre Naturaleza, pues soy un tipo extremadamente feliz. Compartir mi pasión de manera tan clara contigo, me ha entusiasmado. Siempre bienvenida a parajes sin retorno. ¡Y quedo a Tus Pies M a r í a J o s é !

  15. Blanca Oteiza

    J u a n, precioso este viaje tan espectacular en palabras. Quíen pudiera perderse en él. Tus relatos son todo un arte de vocabulario bien engarzado que consigues crear un estilo propio a la vez que evocar una atmosfera embriagadora a quien lo lee.
    Estupendo paraiso el que nos has traido en este frondoso bosque.
    Besos

    1. J u a n P é r e z

      ¡Saludos D o ñ a B l a n c a ! : El protagonista al final no necesitará sus artes secretas con “las golosinas naturales”, pero sigue haciendo un “pasa la lengua”(pues ya se sabe que los ósculos tienen algo de labio, boca…)enamorado de una deidad como la canéfora que sin ninguna duda le revelará claves y enigmas que son de veras exclusivos. Creo que el interior de esa pagoda oriental y surcada por maravillosos dédalos, es un perfecto broche para la hermeneusis del buscador, siempre en pos de la verdad.
      Quedo encandilado contigo desde mis palafitos añorados.
      Tuyo,
      “J”.

  16. María Posadillo

    Igual que tu personaje flipa en colores con su viaje psicodélico yo lo he hecho con el enorme plantel de palabras desconocidas para mi entendimiento; aunque cuando la narración es hermosa puedes sumergirte en ella y recorrer los caminos que la imaginación te muestra. Ahora toca estudio. Madre mía…

  17. J u a n P é r e z

    ¡ M a r í a P o s a d i l l o ! : Bienvenida a este delirio sin toma de tierra. Hay, en efecto, cositas relacionadas con botánica, perfumería y Seres Elementales; no muy cotidianos, pero el estrago producido por los tóxicos naturales me lo pedía a gritos. De todas formas…”no intentes ajustar el televisor” : suelo escribir así. Sí que es verdad que aparecen algunas travesuras, como dos o tres palabritas inventadas…¡pero es que si no, las lianas me comen vivo! Es muy bello cuanto me dices, y eso sí que narcotiza a cualquiera.
    Y como te veo muy claramente, me puedo despedir diciéndote:
    ¡¡¡Gracias M a r í a , inteligente y guapa!!!
    Siempre seras bien acogida donde yo esté.
    ¡¡¡Feliz Agosto!!!

  18. Martín Zurita

    Me sumo a la gran Nuria, tan sensible, tan maja, tan guapa. Oye, Juan, baja del Parnaso. No te olvides de tus seguidores, de tus fans, fanáticos por ti y tu literatura. Y si necesitas algo, lo que sea, dilo. Dinos algo, lo que sea, porfa. Al menos Nuria y yo vivimos sin vivir en nosotros, como Santa Teresa, y esperando la alta vida de compartirte. Te has vuelto una necesidad que gozosamente tenemos que satisfacer. Tan te espero que ni me despido, fíjate tú, tío grande.

  19. Nuria Rubio

    Eduardo, te he visto en el espacio de comentarios recientes… y no he podido resistirme a contestar (un desatino más de una casi-recién-llegada a ENTC, que no sabe muy bien si se pueden hacer estas cosas).
    Me has arrancado una sonrisa (algo muy valioso para mí en estos momentos). En espera de la “reaparición” de Juan (vamos a necesitar, como diría él, agua del carmen -que no sé exactamente qué es- cuando llegue el momento), me reconforta tu presencia.
    Ahora que nadie nos oye ni nos lee 😉 también viviría sin vivir en mí sin Martín Zurita.

  20. Martín Zurita

    Ay, Nuria: anida, habita en ti algo tan… grande, que, no sé, puede permitirte hacer lo que quieras, porque con ello no vas a ofender. Si se fijó en ti un adelantado, Garabato for president, precediéndonos a muchos, ya son tantos tantísimos a tu favor. Goleadas de talento y de corazón aleados. ENTC es grande y comprensiva, onmicomprensiva, por mejor decir, tolerantísima, por ese lado no pases apuros, abandona cuidados, que diría el eximio Ángel González, el superpoeta. Mira, no sé dónde radicas, pero nos vamos a ver en el puente de octubre, 21 y tal y tal… Viz, Garabato, un servidor y los que se apunten en Madrid. Pídele a Jams el correo de Jesús Garabato y, si puedes, apúntate, por favor. Lo vamos a pasar de muerte resucitable, como poco. Mi correo ya te lo doy, lisa y llanamente: martinzurita2000@yahoo.es, aunque aparecerá Ana, mi mujer, la titular del ordenador, pero departirás conmigo. Ya ves que me pliego a las mujeres, el más elevado honor. Vuela mi mente cuando pienso en ti. Viajo en un sueño encadenado a ti… Escúchala: Hilario Camacho: Sol en invierno. Sol en invierno eres tú, dice, ojalá viviera todavía. Se habría enamorado de ti, de tu manera de ser. Segurísimo. En fin, que muchas gracias y que a ver si Juan desciende por fin de sus altas atmósferas. Esperemos que no de sus nubarrones, ojalá, Dios de dioses. Y nos tomamos un cubata los tres. El agua del Carmen pal gato. O nos bebemos una copita de Chinchón dulce de la Alcoholera. Besísimos, ultrawoman. Y, créeme, no exagero un ápice. Quedo rendido a tus pies.

    1. Nuria Rubio

      Eduardo, mil gracias por tanto, tanto, tanto
      Me encantaría conoceros a tod@s personalmente… pero, por ahora, es imposible. Motivos de fuerza mayor me lo impiden.
      Un inmenso abrazo que te incluya a ti, a Jesús y -por supuestísimo- a Juan (a quien hemos “okupado” la casa)

  21. Martín Zurita

    Perdóname a mí también, dilecto; perdónanos porque a lo mejor pretendemos saber “amigarnos”. ¿Qué te pasa, Juan? Porque algo tiene que estarte sucediendo. Y para eso estamos los que somos. Los que formamos parte de ti incontestablemente. Tú sólo tienes que decir, que pedir… De verdad (disculpa mi poquedad de luces), no soy capaz de aducir nada mejor.

Dejar una respuesta