Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

60. Pasó tu última fuente (Rosy Val)

Emilio entraba emocionado en el centro comercial para recoger un pedido de la librería. Al pasar por la fuente nueva, la de los chorros multicolores, una mujer de ojos tristes, apostada en la barandilla, reparó en él y le envió una sonrisa. Pero él, apresurado y sin advertir el gesto, siguió su camino. Ella, al tiempo que cerraba los ojos y pedía un deseo lanzaba unas monedas que chapotearon antes de estrellarse contra el fondo. Al notar que unas gotas le salpicaban miró a su alrededor, ensimismada, como buscando el milagro. Malhumorada, huía de allí mascullando; “ni un día más, ¡se acabó!, ni novios ni narices, esto de las fuentes y los deseos son tonterías”.
Cuando Emilio volvía de la librería se cruzó con la mujer, atraído por su lacónica mirada le sonrió, pero esta, absorta, siguió su camino. Se sentó a admirar aquellas cascadas coloristas. Ávido, abrió el libro que acababa de adquirir… “Manual para encontrar a tu alma gemela” y se adentró en sus páginas. Momentos después se alejaba del lugar. Sobre el agua flotaban aquellos consejos que había ahogado decepcionado, “¡bah, esto de los manuales… qué embaucabobos!”

 

 

36 Respuestas

  1. Rosy hay quienes no ven más allá de sus narices y no sabe identificar las oportunidades. Creo que este relato tiene una moraleja, Muy bueno, ¡suerte! y saludos.

  2. Hola, Rosy.
    Quizá si hubiesen esperado un poquito más, tan solo un poquito, se hubiesen encontrado y unido para siempre.
    ¡Qué bonito, amiguita!
    Tal vez tengan una segunda oportunidad; espero que sea así.
    Me ha gustado mucho y te deseo la mejor de las suertes. Este mes he venido muy poquito por aquí, pero lo remediaré en Semana Santa.

    Besotes.

    1. A mi me da mucha penita por ella, pues lleva muchas monedas gastadas en la fuente… 😉
      Y sí, te hemos puesto falta, ¡QUE NO VUELVA A OCURRIR!
      Gracias amigüita,
      Un besazo.

  3. Juan Antonio

    Nos has dejado con una situación que creo que debe sucederle a mucha gente alguna vez en la vida. No basta con cruzarse con la mujer o el hombre de tu vida, hay que verlo. Original propuesta cargada de razones. Mucha suerte 🙂

  4. Amparo Martínez Aonso

    Jo, qué pena. Esta vez el destino no ha querido ayudar. Cuántas veces pasarán cosas asi: vidas paralelas 🙁
    Besos a ti, Rosy (convergentes)

  5. Inés Z.

    Jo, dan ganas de agarrarles por las orejas y ponerles frente a frente… Pero qué les pasa a estos chicos??

    Un beso, Rosy.

  6. Ángel Saiz Mora

    Cuántas cosas plantea tu relato, múltiples interrogantes, como, por ejemplo: ¿Es posible encontrar al amor de tu vida y no darte cuenta?, ¿la existencia y los encuentros que la marcan forman parte de un plan establecido o son fruto del azar?, ¿es necesario buscar y luchar siempre o las cosas vienen solas?…
    Al final va a resultar que los manuales de auto ayuda sí que funcionan.
    Un relato interesante, en el que se termina lamentando que los personajes no se encuentren, pero en el que no se dice que no pueda suceder algún día.
    Un saludo y suerte

    1. Complicado eso de si, está escrito o somos nosotros los que a fuerza de insistir, e insistir encontramos lo que buscamos…
      Gracias por tus reflexiones, me gusta haber abierto el cajón de las dudas…
      Una cosita sí te puedo adelantar, el título dice algo así como que estos dos se quedan para vestir santos…
      Saludos

  7. Rosy, siempre digo a mi mujer, que lo nuestro pudo no ser, que mucho antes, algún giro pudo ocurrir en nuestras vidas, aquel enfado que no se arregló, aquella llamada no devuelta, el cambio en el último momento de no asistir a una fiesta, el no cruzarte en el camino por cambiar el itinerario. En el fondo, es el destino.
    Que razón tienes en tu relato.
    Un beso

    1. Sí, tienes razón Epi, al igual que la vida las relaciones que se dan en ella penden de un hilo.
      Gracias, y un besote calentito, de domingo soleado. jajajjaj

  8. calamanda

    Rosy, de momento no pudo ser. pero la puerta no se ha cerrado aún; a ver si en otro cruce… Suerte y saludos

  9. Virtudes Torres

    Si dedicáramos un minuto a fijarnos en lo que nos rodea, no harían falta ni manuales ni monedas en la fuente.
    Bueno, qué se le va a hacer, quizás otro día surja el encuentro. Si están destinados a estar juntos, sucederá.
    Un abrazo.

  10. aurora royo

    ¡Ya entiendo todo!!

    Claro, yo ni siquiera echo monedas en las fuentes!! Es más, confieso, confieso, que alguna vez las he sacado!!

    A partir de ahora, me fijaré bien en quién lanza las monedas. Y sobre todo, en cuáles lanza. Digo yo que cuánto de más valor mejor, no? 🙂

    Abrazo.

    1. Vaya Aurora, tenía que ser yo la que viniera a decirte que las fuentes y los manuales para ligar son un timo? 😉
      Y haces bien, las monedas ensucian el agua, y no digamos las de un céntimo, lo corroen todo.
      Un abrazo y gracias por ese humor tan estupendo.

  11. Jo Ana, en tu línea, con ese precioso comentario. Puede que tengas razón en lo que dices. Las cosas están ahí y cada uno recoge, actúa según su circunstancias y necesidades.
    Gracias porque casi siempre abres puertas interesantes de traspasar.
    Un beso.

  12. Rosy, me ha encantado tu relato. Sobre todo, cómo has armado esa estructura tan complicada para que todo concuerde. Después, esta historia romántica me ha llegado y estoy seguro que acabará bien. En definitiva, que ¡¡¡te has salido!!!

  13. Y todo Rosy, por no mirarnos a los ojos, por ir siempre buscando milagros cuando lo que no consigamos por nosotros mismos…. Es muy bonito tu micro , espero que tengas mucha suerte.
    Besicos muchos.