Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

1. Penélope (Jesús Garabato)

Los recuerdos, engarzados a sus  sueños  por  los arpegios tristes del laúd, apacentaban la dulzura de la tarde. Una vez más. Acuciante, la doncella  la despertó avisándola de la llegada del  heraldo. Las buguinas,  todavía lejanas,  lo anunciaban. Débilmente, pidió a su criada y al músico  que  la dejaran sola. «¿Cuántos años habrán pasado desde la última vez?», se preguntaba; aun así, no conseguía  evocar su cara, su voz, su mirada, su olor… Se acercó  hasta el arca de la cámara buscando algunos  ropajes sencillos que parecieran acentuar  su sumisión. Mientras, escuchaba cómo las voces  de la comitiva se aproximaban. Debería salir  al mirador para recibir al mensajero. Del fondo del baúl  cogió lo que creía el último de sus regalos. Debajo quedaban  los restos polvorientos del  emisario que lo había traído.  «¿Cuánto tiempo hará ya?», se preguntó apartando  los huesos de todos los demás. Para hacer sitio.

 

 

42 Respuestas

  1. J u a n P é r e z

    Excelente tu revisión de la mitología y la siempre fiel Penélope. El carisma truculento del que la has dotado me ha parecido superior, un servidor disfruta mucho con estos aspectos siniestros. Creo que la primera vez que leí la palabra buguinas fue en algunos volúmenes de literatura gallega, pero ni me acordaba, aunque por el sentido de tu texto se adivina(también muy apropiada la presencia del laúd, que transmite ese poso onírico y antiguo) Creo que te ha sentado muy bien la nueva foto.
    ¡Muy bien muchacho, admirable! Gracias.

  2. María José Viz Blanco

    Me ha encantado tu relato, Jesús. Me he dejado envolver por su magnetismo poético y, aunque me gusta mucho como escribes habitualmente (y te admiro por ello), este texto me parece sobresaliente, excelentemente bien tramado, con elegancia y denotando tu gran cultura. Enhorabuena.
    Un abrazo grande.

  3. Barceló Martínez

    Hola Jesús. Vuelvo a encontrar tiempo para comentar y me encanta retomar la costumbre de hacerlo, precisamente con tu propuesta para esta convocatoria, la cual valoro como lo que es, Literatura grande de pequeñas dimensiones. Chapó caballero.
    Un cálido saludo.

  4. Ángel Saiz Mora

    Has dibujado una Penélope que, como no puede ser de otra forma, espera la llegada siempre demorada del amado, con una palabra clave: “Sumisión”. pero la tuya tiene la característica peculiar de eliminar a los mensajeros. Esto podría interpretarse como que en realidad no desea en realidad el posible regreso, o que no acepta más que la llegada efectiva del esperado, sin intermediarios. En todo caso, un personaje de armas tomar, lejos de la mujer fiel que podríamos esperar.
    Una interesante vuelta de tuerca que hace pensar, con hermosas pinceladas descriptivas, como la de ese laúd que tan bien conoces, en una primera frase que incita a la lectura y no hace presagiar en nada el sorprendente final
    Un abrazo y suerte, Jesús

  5. Eduardo Martín Zurita

    Hola, Jesús.
    Bueno, pues organizando mi tiempo: durmiendo menos horas, quiero decir, vuelvo a comentar, os lo merecéis mis amigos.
    Has escrito un texto maravilloso. Al amparo de la intertextualidad, de la tipicidad universal (tabestand en alemán, qué palabra tan hermosa), al socaire de la intertextualidad, nota muy característica del microcuento, has desenvuelto el mito de Penélope y su fidelidad con una fluidez magistral y la palabra más oportuna siempre. Tu laúd, tan querido por ti y por los que hemos sentido tantísimo gozo al escucharlo esta ahí. Las buguinas, tan bien traídas. La peripecia es fantástica: el juego que ella se trae entre manos con los pretendientes, cuando a ella solo su Ulises le hace tilín y es quien le hace sentir una nostalgia inmensa Cuán atinadamente insistes en el factor tiempo, con dos interrogantes. Y ese final impactante que todo microrrelato pide a gritos. El mirador nos devuelve a la foto, para que no falte de nada. Abreviando, te doy un diez sobre diez. Me fascina la variedad de los recursos narrativos que pones de manifiesto. Mi muy más mayor enhorabuena y el abrazo que mereces: entrañable, amigo mío, muy muy entrañable.
    P.S.- Tú voz era para comérsela en esa pieza en la que cantaste para dar el más estupendo colofón, el lustre definitivo al evento donde se presentaba, o re-presentaba mejor dicho, “Instantes Hallados”, de María José Viz, creo recordar que fue el pasado 24 de febrero, y donde sonaron dos Cantigas de Alfonso X en la bandurria a la que prestabas tus manos, tus dedos. Me emocioné hasta el paroxismo, hasta la lágrima. Fue mucho. Edu daba saltos en la silla de ruedas, no te digo más.

  6. Jesús Garabato Rodríguez

    Eduardo, tú siempre sorprendiéndonos, por una cosa o por otras cien.Si yo no fuera tan soso también daría saltos al conocer la noticia de tu vuelta al asunto comentadil, y que sepas que a muchos se nos ha hecho muy larga, por cierto. Aunque ni por asomo serían tan alegres como los de Edu, nuestro adorado Edu. Qué puedo decir ante la bondad de tus palabras y ante tus consejos. Pues mil gracias. Espero que, por ahora, sean suficientes. Un abrazo.

  7. Salvador Esteve

    Penélope es el símbolo de la fidelidad, pero el tiempo debilita el amor y aumenta una furia que los emisarios sufren. Tal vez, ya solo añora su más preciado tesoro, los huesos de su amado. Estupendo relato, Jesús. Abrazos y suerte.

  8. María José Sánchez

    Muy bueno, Jesús. Y con un excelente giro final que hace que el texto tome otro camino diferente al clásico y se convierta en micro made in J.Garabato. Sabes ya, pues te lo he referido muchas veces, que me encanta esa frescura tuya a la hora de escribir. Dota al texto de credibilidad, por muy fantasioso que sea. Te trasladas al momento justo en que tiene lugar la acción. Eso se llama transmitir, aparte de suponer que tienes imaginación para dar y regalar. Felicidades, queridísimo Jesús.
    Aluvión de besitos.

  9. Jesús Garabato Rodríguez

    Muchas gracias, Edita. Menudo comentario me dedicas para iniciar el día. Como para salir levitando de casa. Saludos.

  10. Marta Trutxuelo

    ¡Hola, Jesús!

    También te he encontrado a ti… el primero en escribir esta convocatoria e inaugurándola con este precioso canto a una de las historias mitológicas más deliciosas que conozco. Sigo degustando la melodía de tus palabras, que me ha anclado a la lectura desde la primera frase, preludio que te mece hasta el triste pero intuido final. Un canto de sirena hermoso, Jesús.

    Muchas gracias por compartirlo.
    Enhorabuena y mil suertes para ti.
    Un fuerte abrazo
    Marta

  11. J. Ignacio

    Cuando tu laúd gime dulcemente… pero qué poéticos estáis de un tiempo a esta parte, rediez!! 😉

    Superbien, qué quieres que te diga. Aunque las notas, más que tristes, las intuyo nostálgicas.

    Lo tremolas que da gusto, hermano!! 😉

  12. Jesús Garabato Rodríguez

    Hay que darle a todo, J. Ignacio. Además yo soy un poquito inconsciente y me lanzo de cabeza (sin saber nadar) a las profundidades seudopoéticas. ¡Así me va! Muchas gracias por pasarte y comentar tan amablemente. Saludos.

  13. J. Ignacio

    Ya veo, ya. Lo de que hay que darle a todo, quiero decir.

    Por cierto, tengo por ahí un diccionario náutico del siglo XIX y aparecen los términos ‘tremolar’ y ‘tremular’, ambos relacionadas con el movimiento sinuoso u ondeande, pero no de las olas sino de las banderas.

  14. Un relato estupendo, Jesús. Desde la recreación inicial en los detalles, que le dan un aire melancólico, como si se ralentizara el tiempo para que lo saboreemos, hasta el desenlace final sorprendente y a la vez contenido en el tono nostálgico y brillante del resto del relato. Genial.

    Enhorabuena y un abrazo.

  15. Blanca Oteiza

    Jesús, maravilloso relato con la historia de esta nueva Penelope. El inicio descriptivo, casi poético nos abre la puerta a la lectura hasta el desenlace sorprendente.
    Un abrazo

  16. Qué buen relato nos dejas esta vez, Jesús. Me ha encantado sumergirme en tu historia, en esta Penélope menos serena que la conocida por todos. En mi opinión, estaría por asegurarte que me encuentro si no con el mejor, sí ante uno de tus mejores trabajos, encima me has enseñado alguna palabra que desconocía.
    Te deseo mucha SUERTE y un abrazo.

  17. Nuria Rubio

    Jesús, perdona lo tardío de mis palabras. En las puntuales visitas que he hecho, imperdonablemente te he pasado por alto… ¡y eso que das el “pistoletazo de salida” en la convocatoria actual!
    Imagino que ,en todos los comentarios, tu relato habrá sido laureado como merece. Como llego tan tarde, me voy a limitar a decirte que me parece un micro magnífico digno de la mejor de las suertes.
    Mi enhorabuena y un inmenso abrazo.

Dejar una respuesta