Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

114. Penélope y las caracolas

PENELOPE Y LAS CARACOLAS

Teje despacio, en la orilla serena de la azotea del séptimo piso sin ascensor del arrabal más olvidado de  la ciudad, fuera de toda periferia.

Es la única ocasión que tiene de expresar la espera, allí, sin la  mirada de las vecinas que la ven como una mujer sola, abandonada por el único hombre que quiso, total por la fama. Ellos y la fama, siempre son compatibles.

Quiere tejer, quiere destejer, quiere esperar, lo quiere, lo quiere a voces desde la terraza, en la madrugada, para que nadie lo sepa, para que nadie la compadezca, lo quiere antes y después de sus batallas.

Se ha hecho amiga de todas las caracolas de aquella orilla, que se mantienen alerta por si lo escuchan regresar mientras ella sueña. Que no lo sepan las vecinas.

Y lo supieron en el duermevela de la asfixia de la tarde, al verlo llegar en un Cadillac americano, rodeado de sirenas caribeñas dispuestas a no esperar a nadie, a no tejer el tiempo,  a romper las caracolas.

Y se fueron, ellas y el afamado guerrero, por no detener el paso de los días de un arrabal sin pretensiones, sin espacio para el brillo de la fama.

17 Respuestas

  1. M Carmen Guzmán

    Una belleza de relato que encoge el corazón, un homenaje a todas las Penélopes,
    y una patada en cierta parte a los Ulises dominados por las sirenas.

    1. Isabel Padilla

      Gracias Esperanza…he leído esa obra…me encanta la autora. Me apasiona el mito de Penélope, de la espera en las mujeres. Es un halago que compares mi humilde micro con la obra de M. Atwood. Gracias

  2. Cari Blázquez

    Muy bonita forma de expresar el androcentrismo que aún nos rodea.
    Hay esperanza para nosotras, sobre todo cuando lo detectamos y lo divulgamos, Muy bueno,Isabel!
    Lo malo del modelo es que impone también a los hombres una conducta estereotipada, aunque nunca tan exigente como a nosotras.

Dejar una respuesta