Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

49. Política sin entrañas

Abdel era uno de los cinco millones de refugiados sirios que intentó abandonar su amado país para huir de los ataques del ejército de Bachar El Asad o de los yihadistas.
Sólo pretendía que su familia se alejara de la guerra para refugiarse en Alemania y que sus hijos crecieran en un ambiente tranquilo, donde la paz se diera por sobreentendida.
Como no quería optar entre las facciones armadas o dar gracias cada día por no ser blanco de las bombas, se unió al éxodo masivo de sirios, que como él, huían hacia Europa, en una migración sólo comparable a la ocurrida tras la Segunda Guerra Mundial.
Aunque sabía que el Mediterráneo se había tragado a miles de personas, emprendió la ruta de los Balcanes, en una durísima carrera contra los traficantes de personas y las penalidades.
Con su familia atravesó Grecia, Macedonia y Serbia, antes de entrar en Hungría para alcanzar después Alemania. Pero no contaba con que Hungría construyera un muro en la frontera con Serbia.
Y aunque la imagen acusadora de Aylan, un pequeño ahogado en una playa, dio la vuelta al mundo, la “Europa de los derechos” siguió sin avergonzarse y le cerró sus puertas.

16 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Metes el dedo en la llega con tu efectivo relato de unos hechos que no está de más que alguien nos los recuerde. Conviene no olvidar como otros humanos sufren y que los que tienen en sus manos el poder para decidir alguna solución para aligerar ese padecimiento no hacen todo lo posible para ello. Y ahí siguen, unos y otros. Suerte, Gloria. Un saludo.

    1. Gloria Arcos Lado

      Creo que es un tema tan sangrante, que no se debe olvidar jamás. Cada vez que alguien me dice que son muchos los que pretenden venir a Europa, que en medio de ellos puede venir algún terrorista o que pidan entrar legalmente les recuerdo a nuestros refugiados tras nuestra horrorosa Guerra Civil.
      Es así, cuando la gente reflexiona sobre lo que significa ser refugiado, el hecho de dejarlo todo: tu país, tu familia, tus raíces y lanzarte a lo desconocido.
      Muchas gracias, Jesús por tus comentarios. Un saludo afectuoso.
      Gloria

  2. Martín Zurita

    Hola, Gloria.
    Texto el tuyo con una decidida carga social que pone de manifiesto, para denunciarla, la injusticia padecida por miles y miles de personas ante la mirada indiferente del poder. Los derechos, buen tema nefando. Europa, como el mal llamado mundo civilizado concede muchas facultades y libertades que no pasan de ser formales porque de reales tienen muy poco. Hojeas una constitución, la carta magna de un país, y te quedas de piedra. Todos tenemos derecho a una vivienda digna, ¿y eso en qué consiste?, a la educación, a la sanidad, a la igualdad de oportunidades; a la igualdad en el sentido más amplio. Mentiras y embelecos. Marrullerías con disfraz. En fin, como dice Jesús en sus espléndidos garabateos, tú nos lo recuerdas; y estupendamente por cierto. Enhorabuena. Un beso.

    1. Gloria Arcos Lado

      Muchas gracias, Martín. Es que cada día cuando edito, leo o escribo alguna noticia sobre los refugiados y el trato que les estamos dando los europeos no puedo menos que avergonzarse. Ello me recuerda a la reacción generalizada tras la Segunda Guerra Mundial sobre las barbaridades nazis. Gracias por por tus palabras y por comentar. Un abrazo. Gloria

  3. Ángel Saiz Mora

    El tuyo es un relato de terror, construido sobre el egoísmo y el mirar hacia otro lado, reflejando las facetas más descarnadas de esos seres a veces mal llamado humanos, como bien dice el título, “sin entrañas”. Ellos son los elegidos para cambiar las cosas y no lo hacen, nosotros quienes les elegimos, directa o indirectamente, por eso todos somos culpables de alguna forma. Se trata de un resumen casi periodístico (ya se nota el oficio), totalmente certero y sin concesiones, que quisiéramos que fuera ficción y no lo es, para vergüenza general.
    Un abrazo y suerte, Gloria

    1. Gloria Arcos Lado

      Gracias, Ángel. Tienes razón, todos tenemos un poco de culpa, por elegir a unos representantes deshumanizados, incapaces de ponerse en la piel del otro y de intentar remediar esta catástrofe humanitaria que está ocurriendo delante de nuestras narices. Muchas gracias por tus amables palabras. Un saludo afectuoso. Gloria

  4. Madre mía, Gloria, qué resumen, tan bien trazado, de una situación injusta, dramática, deshumanizada.
    Un relato de concienciación, de recuerdo, de levantar la voz y las conciencias contra derechos dormidos u olvidados.
    “La Europa de los derechos”, de los suyos, parece decir, de los derechos de nuestro grupo, de los europeos, de los “amiguetes”.
    Un buen relato, una vergüenza de realidad reflejada.

    Un abrazo grande para ti.

    1. Gloria Arcos Lado

      Muchas gracias, Amparo-Petra. Este tema es tan sangrante que hace que te hierva la sangre. Me pongo en su situación, teniendo que escapar de la guerra y me pregunto si tendría la fuerza suficiente para marchar, dejando todo atrás y sin ninguna seguridad de llegar a ninguna parte. Gracias por tus palabras tan afectuosas. A ver si nos vemos pronto. Un beso muy grande. Gloria

  5. Calamanda

    Gloria, bien contado y lleno de claras imagenes. Tienes toda la razón y el valor. He escrito sobre la fantasía de una niña, me avergonzaba pensar en la horrorosa situación de tanta gente. Suerte y saludos

    1. Gloria Arcos Lado

      Calamanda, cualquier escenario es bueno para recordar a todo el mundo que quiere escucharlo la vergüenza de lo que está pasando ante nuestras narices. Muchas gracias por comentar y por tus palabras. Luego me paso por tu micro. Un beso. Gloria

  6. María José Viz Blanco

    Tu relato, Gloria, es una verdadera crónica, más que ficción. Se podría considerar un magnífico artículo periodístico. Acertadamente, has querido obviar todo sentimentalismo, consiguiendo impactar más en el lector. Te felicito.
    Un abrazo.

    1. Gloria Arcos Lado

      Me alegro que lo hayas entendido así. Creo que mi obligación era recordar lo que está pasando para que nadie se llame a engaño y no pueda decir que no sabía nada. Muchas gracias por leerme y por tus amables palabras. Un abrazo. Gloria ?

    1. Gloria Arcos Lado

      Como tú dices, María, Europa mira para otro lado, hacia su ombligo, olvidándose de que tras las guerras mundiales y la guerra civil española eran los europeos los que buscábamos refugios. Que pronto se olvida la Historia!! Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo muy fuerte. Gloria

      1. J u a n P é r e z

        ¡G l o r i a! : Para mí ha sido HISTORIA CON MAYÚSCULAS compartir toda la jornada madrileña contigo. Recibe desde mis distancias levantinas, Mi Admiración. ACUÉRDATE DE TU OBLIGACIÓN DE SER FELIZ.

        BESOS A LA AUTÉNTICA *D E C A N A .*

        Vuestro,

        J u a n P é r e z.

  7. Gloria Arcos Lado

    Muchas gracias, Juan.
    Para mi fue maravilloso poder poner cara a las dos personas con las que compartí aquella historia a tres, tan divertida, aunque no llegara demasiado lejos.
    Pero, sobre todo, me encantó poder conocer a ese hombre tan culto, que cada mes me obliga a tirar de diccionario y a ampliar mis limitados conocimientos.
    Espero que podamos volver a encontrarnos en otra Microquedada, en uno de esos eventos que tantos sentimientos nos despierta a todos los entencianos.
    Recibe un fuerte abrazo de la “Decana oficial”.
    Gloria

Dejar una respuesta