Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

112. Pregúntale a Kitty

En época de tormenta el frío, la lluvia y el tedio reinaban sobre La Tierra. Las gentes usaban gorros, bufandas, abrigos, guantes y gruesas botas que les aislaban del triste mundo exterior. Por eso, cuando el sol brilló por fin, no supieron qué hacer. Nadie sabía qué hacer. Podríamos preguntarle a la maestra, sugirió una niña a su padre. Pero la señorita Kitty no halló solución alguna en los libros escolares. El cura leyó un pasaje de La Biblia según el cual vendría lo que estuviera por venir, y la alcaldesa comprobó en el libro de actas que cuando asumió el mando ya era época de tormenta. Desilusionados por no encontrar respuesta (y sentir un hambre atroz), decidieron ir a casa de los abuelos quienes, enterados de sus preocupaciones, les explicaron que en tiempos de sol brillante las gentes se preguntaban por lo que hacían en época de tormenta, y en la de tormenta, por qué hacer en la de sol brillante, en lugar de disfrutar de las maravillas que nos rodean. Padre e hija se abrazaron, bailaron, se engarzaron margaritas en el pelo y lucieron desde entonces sonrisas tan grandes como los cruasanes que los abuelos prepararon para desayunar.

19 Respuestas

  1. Inés Z.

    Vivir el momento es la mejor manera de disfrutar de la vida. Me ha llamado la atención el título, el nombre que has elegido tiene la peculiaridad de provocarme una sonrisa.

    Suerte, José Ignacio.

  2. José Ignacio, esto es lo que en mi tierra llaman: “No llover a gusto de todos”. Disfrutar el momento que poquitas veces lo hacemos!! Suerte es muy bonito tu relato.
    Besicos muchos.

  3. Gracias, Juan Antonio (y compañía) por tus observaciones. Es esa disconformidad con todo y por todo, ese malestar constante que nos atasca y no nos deja ver ni disfrutar de lo que nos rodea (que suele ser lo verdaderamente importante. ¿No crees?). Un abrazo (para ti y para la compañía).

  4. Héctor

    Después de leer y leer sobre muerte, frío, oscuridad,… se agradece leer algo positivo y con un mensaje más alegre. Siempre tendemos a valorar lo drámatico más que otros aspectos y nos zambullimos siempre en un mar de sentimientos tristes, ¿solo porque toca más la fibra al lector?. Venga ya, parece que estoy viendo un telediario, donde sólo te ofrecen lo que quieren que veas, peleando por la audiencia, siempre tirando de morbo. A ver si dejamos de someternos a los sentimientos de tristeza y nos dejamos llevar más por los positivos. Parece que nos sentamos a ver como pasa la tormenta, y no se trata de eso, la vida es aprender a bailar bajo la lluvia.

    1. José Ignacio HERNÁNDEZ JORGE

      Gracias, Héctor por tus comentarios. Siempre procuro encontrar el lado positivo a la vida, ver la botella medio llena. Un abrazo.

  5. Marta

    Relatos así es lo que nos hace darnos cuenta de que debemos darnos cuenta de lo que tenemos ahora y no preocuparnos por lo que no tenemos. Nos quedamos ciegos ante los problemas y no disfrutamos de lo bueno que nos da la vida, es como si estuviésemos dentro de la caverna. Hay que salir fuera y disfrutar de lo que la naturaleza nos regala.

    1. José Ignacio HERNÁNDEZ JORGE

      Gracias, Marta, por tus comentarios y por esa referencia al mito de la caverna tan bien traida. Si, hay que saber disfrutar de lo bueno que nos da la vida.

  6. MILA

    Tu generosidad intelectual es de agradecer, ha sido un placer leer este relato. No hay que perder la esperanza, es posible cambiar y mejorar. Ánimo y suerte.

    1. José Ignacio HERNÁNDEZ JORGE

      Me alegra mucho que te haya gustado el relato y te agradezco esa observación respecto a la generosidad intelectual, porque hace reflexionar sobre la posibilidad de ser generoso intelectualmente, y no solo materialmente.Gracias, Mila, y un abrazo.

  7. eves

    Una manera positiva y tierna de recordarnos lo desconectados que estamos del “aquí y ahora”, de vivir el momento presente plenamente, intensamente, pero siempre hay algo urgente que acabar, un trabajo atrasado que entregar, algún asunto que resolver, que te hace olvidar que tienes que vivir y sentir cada día, saborear cada momento. Tu pequeño relato pone la sonrisa en la boca… entonces…objetivo conseguido… ¡estoy disfrutando este momento! Gracias

    1. José Ignacio HERNÁNDEZ JORGE

      Gracias, Eves, por tus comentarios tan positivos como constructivos.Me alegra haber puesto una sonrisa en tu cara y que te haya gustado el relato.

Dejar una respuesta