Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

60. Querida Elena Francis

 

Cierro los ojos y puedo oír la empalagosa sintonía que anunciaba tu consultorio. Eras mi cita ineludible, jamás tuviste una oyente tan fiel como yo. Fuiste mi amiga y mi confidente; pero, también, mi juez, mi censora y mi represora.

Siguiendo tus consejos maternales; permanecí virgen durante mi noviazgo.

Una vez casada, de tu voz aprendí lo que es la resignación. Si mi marido “se ponía nervioso” y me pegaba; todo lo más, me marchaba a casa de mi madre, descartado denunciarle. Si bebía, paciencia. Si me ponía los cuernos, hacer la vista gorda. Si me contagiaba una enfermedad venérea, perdonarlo. Había que sacrificarse por los hijos, esperar que cambiase. Debía anularme en la soledad de la casa, sepultarme en tareas domésticas, brindarme en holocausto en el altar de la abnegación.

Dios, con la ayuda de la cirrosis, se llevó a mi esposo. Un viaje a Benidorm con el INSERSO me enseñó, demasiado tarde, todo lo que me había perdido de vivir.

Entre canciones dedicadas, recetas de cocina, consejos de belleza y cartas desgarradoras; tu programa radiofónico fue una escuela de sumisión. Mi generación fue víctima de tu lavado de cerebro.

Querida Elena Francis: ¡Yo te maldigo!

13 Respuestas

  1. Calamanda Nevado

    Héctor, estos personajes tan populares tienen seguidores y generan antipatias a la vez, como tu cuentas con acierto. Suerte y saludos

  2. María Jesús Briones Arreba

    Así ha sido, por desgracia. Lo has bordado.
    Seguro que Elena estará tomando nota, para la próxima reencarnación.
    Un saludo y mucha suerte.

  3. De hecho nunca supe de tal Elena Francis, pero en una época y sociedad machista era lógico suponer ese tipo de programas.
    Excelente relato y muy valiente.
    Un abrazo y suerte.

    1. Héctor Daniel

      Gracias, El Molí.

      Elena Francis no existía, era un personaje de ficción; aunque la emisora insistía en que era una persona real y que atendía personalmente el consultorio. Así, cuando se filtró la inexistencia de la tal Francis, la emisora montó en cólera y lo desmintió. Al principio, las cartas las contestaba un cura, al que luego se le añadieron un psicólogo y un periodista. En su etapa de apogeo, el consultorio llegó a recibir 20.000 cartas anuales.

      Otro abrazo para ti.

  4. Héctor Daniel

    Hola Ana:

    Pues no, no he tenido el placer de ver la obra de Lola Herrera.

    Elena Francis se emitió desde 1947 a 1984 en que murió por obsocelencia ética.

    1. Héctor Daniel

      Pues sí, Ana. El consultorio fue un invento de su patrocinador, una empresa llamada Instituto Francis de Belleza y su objetivo encubierto era vender sus productos. En el programa se hacía publicidad de dicha firma. El consultorio era de temas, considerados por entonce, de interés “feminino” (recetas de cocina, consejos de belleza, consejos domésticos, etc), pero muy pronto adquirió importancia, casi monopolizándolo, la cuestión sentimental, que era por lo que se conocía al programa.

      La empresa o hizo quiebra o algo así, no me acuerdo bien, y la cuestión es que sus antiguas instalaciones quedaron miles de cartas tiradas de la última època del progama. Han sido recogidas y creo que el archivo municipal hará un anexo para su estudio, pues tienen interés desde el punto de vista histórico, antropológico y sociológico.

      Vi, “El crimen de Cuenca”, muy dura.

      Saludos y un abrazo.

      P.d. ¿Cual es tu relato? Me apetece leer lo que escribes.

  5. Ton Pedraz

    Muy bien contada la alienación desde los poderosos medios de comunicación.
    Ojo, que esta no es una historia de otros tiempos. Está muy vigente.
    Enhorabuena Héctor por tu maestría al relatar.
    Ton.

Dejar una respuesta