Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

77. ¿Quién soy?

Los domingos no madrugamos y a mi hija le gusta venir a mi cama a despertarme. Una careta de cartulina sobre su pequeño rostro le da la excusa para abalanzarse sobre mí, gritando “¿Quién soy?”

Siempre le respondo que es la princesa de mi corazón y ella se enfada. “No, soy Barbie” o “Que no, soy Caperucita”.

Mientras la abrazo e inventamos juntas el porqué del personaje de turno en nuestra casa, me siento auténtica, sin el peso de las máscaras que debo ponerme cada día para enfrentarme a la vida.

Tengo un armario lleno y me las voy cambiando a lo largo del día. La de la chica feliz que no necesita nada más, cuando llega mi madre por las mañanas para llevar a María al colegio. La de la secretaria eficiente que tiene todo bajo control, cuando mi jefe me da los buenos días. La de pepita grilla, con la expresión estudiada del tú ya no me importas nada, cuando sermoneo a mi exmarido por no venir a ver a la niña…

Pero, cuando me veo reflejada en esos ojillos pícaros que me miran a través de una careta, no tengo ninguna duda: por ella, sé quién soy.

39 Respuestas

  1. Esperanza Tirado Jiménez

    Precioso, tierno y real como la vida misma. Según leía me he ido imaginando a mi madre (si llegas a decir que le hace cucuruchos de papel llenos de gominolas….) y después a mi hermana jugando con mi sobri 🙂
    Una madre madre, a pesar de los pesares, siempre se desvive por su hija.
    Es de esos relatos que te dejan con una sonrisa en la cara. Enhorabuena.
    Besos y suerte 🙂

  2. Ángel Saiz Mora

    Los niños son puros, sinceros y auténticos. Tienen algo contagioso que nos hace sonreír con ternura, con ellos podemos ser nosotros mismos. No sé si a la mayoría de la gente le sucede lo mismo, pero a mí me encanta ponerme a su altura y aprender de ellos, sin tapujos mi máscaras. Qué buen relato. Un abrazo.

  3. Ana Tomas Garcia

    Una madre no puede tener máscaras para sus hijos porque ¿qué careta resiste a la ternura, a la inocencia, al amor? Muy bonito. Saludos.

  4. Los niños, cuando son pequeños, son muy auténticos, no disimulan ni usan máscara. Por eso nos desarman tan fácilmente, porque frente a ellos es difícil aparentar ser lo que no se es. Creo que tu relato refleja precisamente eso, delante de su hija ella no necesita máscara, es auténtica, la mejor versión de ella misma.
    Suerte y saludos.

  5. Tu relato rezuma ternura y sensibilidad. Estoy de acuerdo con su mensaje, las madres ante los hijos, sobre todo cuando son pequeños, mostramos lo mejor de nosotras, en estado puro, sin tapujos. Felicidades y suerte. Saludos

  6. Paloma Casado

    Precioso y tierno micro en el que describes muy bien esas escenas de amor entre hija y madre. Reflexión: Solo cuando existe el amor verdadero se hacen innecesarias las máscaras.

  7. Rafa Heredero

    Una bella lección que todos los padres deberíamos aprender. Has sabido bordear muy bien la sensiblería que en estas tramas se suele caer. Nos dejas también una colección de máscaras para el recuerdo.
    Suerte y saludos

Dejar una respuesta