Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

57. RAÍCES Y ALAS (JM Sánchez)

Desde la orilla del mar, donde reposaba mi barca bien anclada y segura, se veían las montañas con nieve en la cima, pero nunca les presté mucho interés hasta que de ellas bajó un día un extraño personaje, barbudo pero amable, de voz tonante y sin embargo cálida. Aquel tipo decía que tampoco él había sentido nunca demasiada curiosidad por las tierras bajas del valle, por sus puertos y por sus gentes. Le habían contado que las cascadas de las cumbres eran las lágrimas que las montañas vertían por los viajeros que se marchaban de allí. De modo que un día, para saber adónde iban esas lágrimas, decidió seguir el curso de los regatos, que pronto se convertían en grandes torrentes y que saltaban desde lo alto de las rocas hacia el vacío y luego se amansaban al llegar abajo. Y así, empapado pero satisfecho, llegó hasta el puerto, subió a mi barca y me enseñó que el ancla había que echarla allá donde no se enganchara mucho.

Una mañana, un viento montañoso preñó las velas para llevarnos lejos, y al alejarnos, la montaña lloró como nunca y a nosotros la cascada nos salpicó en la cara.

10 Respuestas

  1. Paloma Casado

    Que bonita historia la de esas montañas que lloran a los que pierden.
    Es una imagen poética y muy original.
    Me ha gustado mucho.

  2. Ángel Saiz Mora

    El ancla hay que echarla allí donde no se enganche mucho, toda una filosofía de la vida, que no es otra cosa que un viaje y un cambio permanentes, por mucho que nos empeñemos en echar raíces en los lugares y hasta en las personas. Incluso las montañas, que tan fuertes y perennes parecen, necesitan tener gente que viva y pulule en su entorno, para que haya movimiento, el que ellas no pueden tener.
    Las buenas letras dan alas a quien las lee, algo así ocurre con este relato, como con todos tus textos.
    Un abrazo y suerte, JM

Dejar una respuesta