Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

Ronda 1 – Aquelarre 1

Los participantes con el alias :  LA MOMIA – AMULETO – LUNA

deberán escribir un relato :

  • Donde aparezca el pecado de la Lujuria.
  • Plazo : hasta el domingo 17 a las 23:59 hora peninsular de España
  • Extensión: 123 palabras Máximas (título NO incluido)
  • Ambientado en el escenario : UNA ISLA

 

Dejad vuestro relato en este enlace

Podéis votar en este otro

 

 

 

4 Respuestas

  1. Lujuria Monstruoscopica

    AMULETO – Una nueva vida

    “Contemplará la naturaleza de Borneo a bordo de un cómodo barco fluvial”, decía la propaganda. Nunca imaginé que al hacer una foto caería al río Rungan sin que nadie se percatase. Nadé hasta la isla de Bapallas.
    Me adentré en la selva con la esperanza de encontrar ayuda. La noche me cayó encima y no fue lo único. Una nativa fornida, sin mediar palabra, tomó mi cuerpo una y otra vez. Yo, un alfeñique urbano, no pude zafarme de sus brazos fuertes; la verdad, tampoco quise. Al amanecer fui encontrado y conducido a la civilización.
    He vendido mis pertenencias. No las necesito. Regreso a donde lo tengo todo: fruta para tomar fuerzas y noches de pasión con mi orangutana.

  2. Lujuria Monstruoscopica

    LUNA – Es el momento, no el lugar

    Una isla, bellos paisajes, amaneceres, puestas de sol, dos jóvenes, sonrisas, amor, lujuria, pasión.
    La misma isla, bellos paisajes, amaneceres, puestas de sol, dos extraños, llantos, desamor, hastío, dolor.
    El intento de revivir, de rehabilitar lo imposible veinte años después, fracasó.

  3. Lujuria Monstruoscopica

    LA MOMIA – En el Barranco del infierno

    Se perfiló los ojos, se pintó los labios y las ojeras con almagre y las mejillas con polvo blanco y consiguió un atractivo aire melancólico. Comenzó a enrollarse con viejas vendas, con especial cuidado en ceñirlas bien a la altura de los pechos y las caderas y dejar al aire los hombros y una pierna. Se retocó por última vez y se acostó en la cueva, levantando ligeramente una rodilla, dejando ver el muslo e insinuando el pubis, recolocó el vendaje en forma de “”palabra de honor””, cerró las ojos y esperó pacientemente a que la expedición de la Isla de las Momias llegara y lograr así que el inaccesible arqueólogo se fijara en ella.

Dejar una respuesta