Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

38 – Rumbo al crepúsculo (Pablo Núñez)

Dio más de cien veces la vuelta al mundo en busca de una guerra donde sucumbir a la pérdida de los sentidos. Un mal de amores anclado en su pecho le había desbaratado el corazón, llevándose por delante su cordura en el mismo tormento. Sin embargo, le acompañaba un halo de desencanto que impregnaba las batallas en las que tomaba parte y los contendientes, derrotados por el aroma, suspendían las hostilidades sin condiciones mientras enterraban las armas. Hastiado de no encontrar un camino sin futuro, quiso cambiar su suerte cruzando el océano en una nave que transportaba ataúdes de caoba. Antes de esconderse en uno de ellos, escribió en la tapa un epitafio indescifrable al mezclar el desorden de las lenguas que llevaba aprendidas. Nadie penetró en las entrañas de la bodega donde el quejido de las velas, desgarradas por el tiempo, rompía la monotonía de un silencio sepulcral. Cuando dejó de respirar, supo que la muerte se había saltado los trámites agonizantes del sufrimiento. Convencido de que su destino le tenía reservado el vivir en un presente eterno, salió a cubierta, se agarró al timón y, desde entonces, navega en aquel barco sin alma y tan errabundo como él.

9 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Dicen que con el tiempo todo se pasa, pero hay males de amores que, como has descrito, anclan en el pecho, desbaratan el corazón y se llevan la cordura. Este hombre estaba ya muerto en vida, por eso la pérdida definitiva de ésta no le supuso ningún trauma, casi ni se enteró. Ahora es un fantasma en viaje permanente, con un barco sin alma ni destino, con el que se identifica de forma plena.
    Un relato sobre un perdedor, en el que se mezcla la aventura marinera, una suerte de holandés errante que bien podría formar parte de otra leyenda. Un protagonista de lo más interesante, con una narración que sabe ser tan amena como llena de intensidad, en la que se aprecia tu maestría, amigo.
    Un abrazo grande, Pablo. Suerte.

  2. Parece que la soledad es lo único que puede acompañarle, y que lo hace; no es fácil a veces luchar contra ella. Como a veces no es fácil que a quien tu quieres te quiera, o te vayas a morir cuando mejor te viene.
    Menudo viaje, que es la vida, el de tu protagonista!
    Suerte

  3. Vernay Juillet

    Para que te puedan arrebata algo. algo tienes que tener. Mucho viajeros como él hay por el mundo buscando la manera de hacerse ver y oír… un relato inquietante.

  4. Tu relato, Pablo, nos embarca en un viaje sin destino ni retorno en el que su protagonista ha desterrado incluso de sí mismo, en esa pérdida que le llevó a la renuncia y al hastío que no halla sosiego en ningún lugar. Has ilustrado el significado de errante de forma literal con tu texto.

    Mis felicitaciones por tan bella como triste historia.

  5. Jesús Garabato Rodríguez

    Poco más puedo agregar a lo que te han dicho sobre el relato.Solo que me gusta y que su lectura me hace evocar esas historias que se contaban “al amor de la lumbre” y que nunca pasarán de moda ni dejarán de gustar, aun pudiéndonos causar angustia la suerte del protagonista. Suerte, Pablo. saludos.

  6. Pablo Núñez

    De antemano os pido disculpas por no contestaros uno a uno como me gustaría, pero el tiempo es cruel a veces, incluso en estas fechas.

    Quiero agradeceros vuestros inspirados y acertados comentarios. Realmente sois vosotros quienes realizáis el relato de este errabundo con vuestras palabras.

    Besos y abrazos y disfrutad del verano.
    Pablo.

Dejar una respuesta