Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

87. SECRETOS DEL CORAZÓN

Un mes antes fue medalla de oro en triatlón y ahora, ahí estaba casi inerte, esperando un corazón.
Su marido, abatido, la acompañaba.
Casi habían perdido las esperanzas cuando el médico entró, nervioso, con la bata a medio abrochar, ajustándose las gafas.
Un día, paseando por la calle presenciaron una pelea entre dos hombres, ella se sintió extraña. Siempre había abominado los comportamientos violentos, sin embargo, ahora incluso gozaba, aunque pudiera parecer bochornoso, del espectáculo.
Tras cometer varios robos de pequeño calibre, en el metro y en el supermercado, quiso prescindir de la compañía de su marido, tenía la necesidad de vivir el riesgo, emborracharse de adrenalina.
Una noche salió de casa sin avisar, condujo hasta una joyería próxima y estrelló su coche contra el escaparate. Sus ojos brillaban excitados y se asustó de sí misma. Algo desconocido se estaba apoderando de ella.
Huyó del lugar y se dirigió al hospital donde logró, sin saber cómo, burlar la vigilancia y forzar la puerta de los archivos.
Estaba aterrada, ahora lo entendía, su nuevo corazón era fuerte, le permitía correr, pero antes que a ella, perteneció a Lucas Hunt, el monstruo de Ghatarec, que murió atropellado en una persecución policial.

10 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Una versión próxima a Frankenstein, en el que una parte del cuerpo de una mala persona (en este caso el corazón y no el cerebro), que ha servido para salvar la vida de su portadora, termina por dominarla. Un corazón con un secreto terrible que termina por imponerse.
    Suerte y un saludo

  2. Pues mira Angel,lo de Frankestein también pero sobre todo esto viene a que escuché un audio sobre transplantes de corazón y cambios significativos en personas receptoras. Por ejemplo cambios en sus gustos musicales, su carácter o sus adivine aficiones. Parece un hecho en estudio. Gracias por venir a leerme .feliz verano

  3. Qué razón tienes Mercedes, a mí me han puesto inmunoglobulinas humanas durante un año entero y desde entonces he notado un cambio de carácter y mis sentimientos se han modificado a peor. Ahora me gustan más las mujeres de mis amigos. Ya te contaré.
    Tu relato me gusta.
    Un beso

  4. Me gusta mucho la idea que nos presentas, en la que sugieres que la personalidad del alma no es algo insustancial. Me ha recordado de lejos a ese gran puzzle que fue Frankestain. Tu relato da para un libro entero. Mucha suerte 🙂

Dejar una respuesta