Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

SEP148. EL ESCONDITE, de Tíndaro del Val

Aquel día le pedí a mi marido que trajera una lata de atún. Dos horas después, seguía de pie enfrente de la alacena. Pensé que era la torpeza propia de los hombres buscando cosas, pero su mirada perdida escondía algo más. Volvió al fin con la lata en las manos y una sonrisa infantil dibujada en su arrugado rostro. Hacía mucho tiempo que no lo veía tan feliz. Desde entonces le mando todos los días a buscar algo. Mientras, aprovecho para recoger la casa, hacer la comida e incluso ir a hacer la compra. Él siempre vuelve con su trofeo en la mano, sonriendo como si hubiera descubierto la vacuna contra el cáncer. Los fines de semana me escondo por la casa y le digo que me busque. Tengo que dejarle pistas, porque si no me pasaría días esperando en mi escondite. Él rebusca por todos los rincones hasta que nuestras miradas se cruzan. Entonces se ríe como un niño pequeño y me abraza. Yo lloro sin que él lo note.

“No quiero perderte, viejo estúpido. Vuelve.”

Blog: @MicroRadon

34 Respuestas

  1. He aquí un relato de una sensibilidad exquisita, en él que la ternura se deja sentir en cada frase y que nos muestra sin dramatismo uno de las peores enfermedades a las que se enfrenta la sociedad moderna. Con un final abierto a la esperanza que ojalá los médicos puedan ofrecernos algún día. El título resulta entrañable.
    Enhorabuena Tíndaro.
    Un abrazo.

  2. Me ha gustado tu historia porque tiene todos los ingredientes para atraparte. La forma de narrar, la vivencia que esconde, la ternura, la tristeza, la sensibilidad. Te mereces estar entre los seleccionados.
    Pero no comprendo, salvo que sea un mensaje o dedicatoria esa línea final entrecomillada.
    Suerte y abrazo.

  3. El tema del amor, sobre todo en momentos así, donde una enfermedad cruel te pone el contador a cero y ya no deja de contar, y el miedo se apodera tanto del enfermo como de los que le rodean. Pero la fuerza, las ganas de vivir afloran y se puede hace más llevadero.
    Un saludo

    Rosa
    Suerte

  4. Yo si que lo había leido. Y me había gustado. Más que gustar impresionar, impactar y emocionar. Esos serían los verbos aplicables.
    Ahora usaré otros: felicitar, congratular, enhorabuenear (esta última tb me la pido para noviembre, que nadie se la apropie!!)

    Un abrazo.

  5. ¡Qué buen micro Tindaro! qué bien has jugado al escondite con los lectores para que lo descubramos al final. Enhorabuenas, no lo había leído hasta ahora, cachis que me lo había perdido…

  6. Felicidades, Tíndaro, por estar en el libro. Aunque simpático con el inicio y visual, el lector sospecha que estamos ante otro relato sobre la enfermedad. Tu mérito está en ese sentido del humor y la ternura.

  7. gaia

    Solo ahora lo leo.grazie Tin en unos segundos me has llevado a casa donde cada vez que vuelvo me espera la sonrisa inocente y perdida de mi abuela.

  8. Jacobo M. Randulfe

    Muy bonito, Tíndaro, gravísimo y triste problema abordado con dulzura, sentido de la paciencia y mucha elegancia.
    Mucho éxito y un fuerte abrazo de aquel amigo tuyo del bloque 15. 😉

Dejar una respuesta