Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

49. (SOBRE)VIVIENDO. Carles Quílez

Gladys se encargaba de repartir los postres en el pabellón de los parapléjicos. Aquel sábado, en lugar de gelatina, a Juan le sirvió un pedazo de tarta con una velita encendida.

– Felisidades, mi sielo – le dijo, con voz de mermelada–. Pide un deseo.

Él cerró los ojos y apagó la llama de un soplo.

La camarera agachó la cabeza y le susurró al oído: “Consedido”; y durante un segundo imposible, el hombre creyó sentir un cosquilleo en su espalda.

Después de cenar, las enfermeras condujeron a los residentes a sus habitaciones, pero nadie vino a por Juan, que quedó solo.

De repente, las luces se apagaron y, al cabo, se encendió un foco. En el centro del salón estaba Gladys, que había cambiado su uniforme por un vestido ajustado. Con una sonrisa en los labios y un radiocasete en las manos fue hacia Juan. Dejó el aparato sobre la mesa, lo puso en marcha y las notas de ‘Staying alive’ llenaron el salón.

La mujer cogió las empuñaduras de la silla de ruedas y la hizo girar al son de la canción.

Juan vio cumplido su deseo. Sus ojos ardieron una vez más con la fiebre del baile.

26 Respuestas

    1. Carles Quílez

      Efectivamente, Juan Manuel, en determinados casos, de eso se trata, de ir sobreviviendo, ni que sea a base de las pequeñas cosas de la vida.
      Gracias por comentar y un abrazo.

  1. Ana Fúster

    Triste y tierno a la vez. El título me gusta mucho, con ese paréntesis que no sé yo dónde encajaría en la versión original, pero que en la versión doblada te ha quedado estupendo. Besos y suerte.

    1. Carles Quílez

      Agradezco especialmente tu comentario, Ana, porque de veras que estuve un buen rato dándole vueltas al título. Como tú apuntas, la traducción literal del Stayin’ alive no me acababa de encajar como título, así que le añadí el paréntesis, con la intención de hacerlo más literario.
      En cualquier caso, gracias por tus buenos deseos.
      Besos.

  2. Isabel

    Tu relato está lleno de sensaciones: el siseo en el oído, la gelatina en la boca, la vela y los ojos cerrados, el cosquilleo en la espalda y aunque no lo cuentes huelo hasta el perfume intenso que desprende Gladys y que a Juan le encanta.

    1. Carles Quílez

      Como canta Fito Páez, es sólo “una cuestión de actitud”, pero, a menudo no es sencillo encontrar ni la cuestión ni la actitud.
      Saludos, Asunción.

  3. María Ordóñez

    Qué espectacular relato. Qué manera la tuya de narrar. Felicidades. Impecable, precioso. Una pequeña joyita literaria. Eso me parece. Mis respetos Carles!

    1. Carles Quílez

      ¡Caramba, me voy a sonrojar!
      Muchas gracias por tus palabras, aunque te diré -sin falsa modestia- que no creo merecerlas.
      En cualquier caso, un saludo afectuoso para ti, María

Dejar una respuesta