Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

59. SOLAMENTE UNA VEZ

Saca el recuerdo que lleva bien doblado en su memoria y vuelve a la playa donde se conocieron. Se sienta sola a mirar el mar y rebobina mil veces la misma escena: él le desabrocha el estrés del trabajo y lo lanza detrás de las rocas; le quita la rutina a tirones y va a parar a un barquito varado; por último, hace ovillos con sus dudas y los esparce por la arena.

Ella se descalza de todos sus miedos, se baña desnuda en el mar de sus ojos y, limpia  de culpa, se deja amar.

Luego, en silencio, recoge todas las prendas, se las pone una a una y vuelve a casa con su marido y sus hijos. Guarda el recuerdo de aquella noche bien doblado en su memoria. A veces lo saca, se lo pone y sonríe.

Después sigue con su vida.

19 Respuestas

    1. Elena

      Gracias, Carme. Aún me estoy haciendo a la página y averiguando cómo responder 🙂

      Me alegro de que te haya gustado. Me anima. Gracias.

      Un abrazo,

      Elena

    1. Elena

      Pilar, muchas gracias, por tu comentario. Hay que llenar la memoria de recuerdos agradables para sacarlos de vez en cuando y alegrarnos el día.

      Un abrazo,

      Elena

  1. No quiero convertirme en el Pepito grillo de este maravilloso blog, pero creo que a veces desaprovechamos la magnífica ocasión que se nos brinda para hacer una crítica constructiva que nos ayude a mejorar a todos. De acuerdo que muchos, yo el que menos, no estamos versados en el arte del lenguaje ni tenemos los conocimientos suficientes para juzgar con criterio lo que escriben los demás, pero sí vamos teniendo cierta experiencia, y nuestra sincera opinión, desde el respeto siempre, nos hara crecer más que el halago fácil y la crítica amigable. Por supuesto es importante destacar lo bueno, pero también señalar lo que nos choca, lo que no hubiéramos hecho o lo que en nuestra modesta opinión podría mejorarse.
    Tu cuento Elena, que por lo que leo te estrenas aquí con este micro (lo siento, menudo recibimiento), me parece muy bueno. Parte de una idea bastante potente, la de una mujer casada y con hijos que evoca, supongo que cuando vienen mal dadas, un amor de juventud o fugaz, quizá de no hace tanto. Contiene frases contundentes, excelentes metáforas, un buen hilo argumental, un lenguaje correcto y fluido. Lo que echo de menos es, al principio, un detonante,algo que provoque que emerjan los recuerdos, que el estrés, la rutina y las dudas sean en ese momento insoportables. Una pelea, una traición, cualquier problema que se pueda aliviar con el bálsamo de la memoria, un secreto bien guardado que acalle los miedos del presente. Un… «Después de cada escena…» o… «Cuando acaba la tormenta…» serían suficiente para ponernos en suerte. En consonancia, buscaría un final que indicara que volvería a desdoblar sus recuerdos cuando vuelvan los problemas. Así lo veo yo, y es posible que me equivoque en todo, que lo que nos querías contar fuera algo muy distinto y que toda esta perorata no te haya servido para nada, o que ni si quiera se entienda. Quitaría, eso sí, la última frase. Del propio relato, creo que ya se induce que va a seguir con su vida. Enhorabuena por tu comienzo Elena y perdona este inusual recibimiento, he entrado a comentar porque el relato me ha gustado. Muchas suerte y hasta el próximo reto. Besosss!!!

    P.D. Te invito, y a todos los demás entecianos, a que hagáis lo mismo con mi micro, que lo pongáis en la mesa de operaciones y le extirpéis todo lo malo que tenga, que seguro que es mucho. Gracias!!!

    1. Elena Bethencourt

      Gracias, Juancho. Me alegra saber que te ha gustado mi micro.

      Gracias por hacer un comentario sobre mi relato que lo supera en al menos trescientas palabras 🙂 Eres muy generoso con tu tiempo y te lo agradezco de verdad.

      Es cierto que es la primera vez que publico en esta página, no sé aún muy bien cómo funciona. He visto cosas muy buenas, por eso he querido entrar, y al mismo tiempo me ha dado miedo. De ahí que haya tardado bastante en decidirme a enviar nada.

      No te preocupes. No me importa que la gente critique con educación lo que escribo. Es muy valioso lo que me dices, todos somos aprendices y el proceso no termina nunca. Así que todas las aportaciones son bienvenidas. Luego ya, el que escribe decidirá si ese comentario se debe a un gusto particular del que lee, si realmente es la historia que quiere contar, o si lo aportado se puede usar para otro micro incluso :-). Yo soy de las que suele cambiar y cambiar con las propuestas.

      Sin embargo, en este caso en particular, me propones un detonante que haga que mi protagonista recuerde. En realidad, ella no necesita nada para recordar, a uno le pueden venir a la memoria sucesos del pasado espontáneamente. ¿No te pasa que a veces recuerdas cosas lindas porque sí? El motivo no tiene por qué ser algo negativo que le haya ocurrido, no hay tormentas, ni problemas.

      Con respecto a la última frase, este micro ha tenido mil finales, con y sin esa frase. Quizás tengas razón. Al final decidí dejarla porque me gustaba eso de que “la vida sigue igual” como decía la canción, pero con otras palabras :-). En algunas ocasiones lo que cambia la vida no es lo que se hace, sino lo que se sabe 😉 o al menos eso piensa mi protagonista.

      En cuanto pueda pasaré a comentar tus cosas.

      Un abrazo.

      1. Hola Elena, como ya has comprobado el funcionamiento es muy sencillo y has debutado con muy buena nota… tenías que haber leído mis primeras veces… un horror. Creo que he ido mejorando, pero claro esto no soy yo el más indicado para decirlo. No me tengas muy en cuenta, últimamente me hadado por pensar que no nos hacemos ningún favor si elogiamos indiscriminadamente todo lo que escribimos y que si sacamos a la palestra nuestra verdadera opinión tal vez ayudemos más al autor que solo con el elogio amable, que a mí como a todos también me gusta recibir y que nos sube la autoestima muy arriba. La verdad es que no me quiero extender, porque, tienes toda la razón, el comentario de ayer fue demasiado largo, excesivo, pero no quería meter la pata y que pudiera parecer algo ofensivo. Nada más lejos de mi intención. Vuelvo a hacerlo, y me alargo ya más de lo conveniente. Solo decir que al final somos nosotros quienes tenemos la última palabra, los que sabemos lo que queríamos expresar y la razón de hacerlo. Aunque el debate en sí sea enriquecedor. Reiterar mi enhorabuena por tu primer micro en ENTC y animarte a seguir publicando en cada ronda. Si al final te animas a comentar mi micro, hazlo sin piedad… 😉 Hasta pronto, bssss!!!

  2. Asun Paredes

    Un potente debut, Elena. Me gusta esa imagen del recuerdo doblado que se saca del armario de la memoria.
    Bienvenida y espero seguir leyéndote por aquí.

  3. Elena

    Gracias, Asun, muy amable. Me suena mucho tu nombre, seguro que he leído muchas cosas tuyas.
    Esta página está siendo un gran descubrimiento.
    Un saludo,
    Elena

  4. Ana Fúster

    Bonita imagen la de ese recuerdo que puede desdoblarse y volverse a doblar para guardarlo hasta la próxima ocasión. Bienvenida, Elena, besos y suerte.

Dejar una respuesta