Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

65. SOMBRÍO OCASO (MARÍA ORDÓÑEZ)

Es invierno y casi es noche. El hotel está vacío. Desde una ventana, un débil rayo de luna permite al anciano vislumbrar el final del camino. A lo largo de él no hay nada, ni nadie.  Aunque sí; pertinaz e incontrolable, inunda el espacio el acre olor de la soledad.

42 Respuestas

  1. Con pocas palabras consigues crear el clima que podría resumir la esencia del tema del mes y esos hoteles de carretera. Y nos lo dejas abierto para que cada cual lo complemente con las ideas a las que tus palabras nos invitan.
    Creo que es más largo mi comentario que tu relato.
    Abrazos María.

    1. María Ordóñez

      Gracias amigo. Por más que quise, aún te debo un relato amable… Abrazos de regreso!!! Gracias por motivarme a seguir!

    2. María

      Rafa, logré editar el texto, porque en el original había escrito camino en lugar de carretera y me di cuenta que hice muy mal al cambiar de palabra por ceñirme al requisito, ya que le resté fuerza a la metáfora… Ya quedó, y bueno, en el intento, ni sé como, hasta publiqué otra vez el relato… Ya aprenderé, jajaja! Bueno… espero que no pase a mayores. Estoy fascinada leyendo los relatos, aunque en el viaje no podré hacerlo… Un abrazo grande, querido compañero!

  2. J u a n P é r e z

    Has hecho una descripción conceptual de un “Lubricán Melancólico” tal, que solo puedo decir algo, tímidamente: Tu Hotel ya no está sin huéspedes. Me tiene a Mí, que deseo . . . sentir el frío del aquilón // conocer al ancianito //seguir el rayo de luna como Un Manrique Becqueriano//masticar soledad y por último, dar la enhorabuena a La Dueña M a r í a O r d ó ñ e z.
    ¡Buenos Días de E l Ú l t i m o R e g i s t r a d o !

    1. María Ordóñez

      Jajaja! Gracias Juan, por hacerme ver que aunque mi relato te traiga a la mente un lúgubre lubricán, un aquilón helado y hasta a un Manrique enamorado, puede también despertar tu buen humor! Eres un sol! Abrazos!.

    1. María

      Gracias por leerme, Calamanda. Es muy lindo constatar que lo que uno escribe se convierte en propiedad del lector y éste le da su propia interpretación… Un gran abrazo!

  3. Ángel Saiz Mora

    En otros relatos sobre el tema de este mes han predominado las relaciones esporádicas, las aventuras más o menos fugaces, pero en ninguno como este se había llegado a incidir tanto en lo estudiadamente apartado de estos lugares, con su consiguiente y buscada soledad.
    Es lo que interpreto, aparte de que el texto pueda estar abierto a otras continuaciones o finales.
    Suerte y un saludo, María

    1. María Ordóñez

      Muchas gracias por leerme Ángel. Sigo sorprendida por las interpretaciones del texto. Esta experiencia me hace desear releer mis libros favoritos! Un gran abrazo.

  4. Modes Lobato Marcos

    Pues yo me voy por el lado metafórico.

    Creo que el final del camino es el la vida del anciano.
    Y quizá no he dado ni pie con bola, pero no importa.
    Como bien has dicho, una vez escrito, el relato ya es del lector.
    Y me apetece pensar que al final del viaje estará su esposa (fallecida antes) esperándole con una sonrisa infinita.
    Y seguro que también estará su perro. Un precioso perro labrador que ya corre, ladrando feliz, hacia él…

  5. María Ordóñez

    Muchas gracias Modes, por tu hermosa interpretación. Me encantó el final. Un gran abrazo, lleno de la admiración que siento por tan buenos escritores, que como tú, me regalan diariamente tremendas lecciones de narrativa!

    1. María Ordóñez

      Te agradezco muchísimo leerme Salvador. Tus generosas palabras me motivan a seguir escribiendo. Un abrazo grande para ti también!

  6. Rafa Heredero

    Un relato conciso, con las palabras justas, triste por las imágenes empleadas, en el que has sabido transmitir, también para el lector, esa sensación de soldedad que te oprime.
    Suerte y saludos.

    1. María Ordóñez

      Muchas gracias Rafa. Creo que lo que me oprime es el miedo a esa soledad. Ha de ser terrible, ¿no? Un gran abrazo y gracias por leerme!

    1. María Ordóñez

      Tal vez tienes mucha razón Javier, aunque pienso que lo que ocurrirá depende del lector. ¿No es ya un relato llegar a ese invierno en esas condiciones? Agradezco mucho tus palabras y espero hacerlo mejor para el siguiente mes. Un abrazo.

  7. El relato se siente (de sentimientos). Has dicho muchas cosas con muy pocas palabras. Pero desde luego las que has escrito crean una engranaje que funciona a la perfección. Mucha suerte 🙂

  8. María Ordóñez

    Sí, qué final terrible el de las personas que dejan la vida en soledad, ¿verdad? Yo también espero lo mismo que tú! Mil gracias, eres siempre muy amable. Un gran abrazo!

Dejar una respuesta