Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

128. SUEÑOS ROTOS

Sé que es ley de vida. Que ya nunca podré volver a contemplarlo, que todo aquello que nos unió, que compartimos, se esfumará para siempre en cuanto se abra la fría boca, el oscuro agujero y  quede a merced de la  destrucción. Y que acabará siendo solo un desecho.

Me consolaré diciendo que ya no podía resistir más, que tuvo una vida plena y alegre.

Que compartimos paseos románticos, días luminosos, noches de música y amor.

Que  fue mi favorito, que lo cuidé, consciente de su fragilidad  y que supe que tarde o temprano tendría que llegar la hora de la despedida.

Miro su ya ajado color,  veo  con pena que su vivo tono ha mutado a  triste palidez, que pequeños desgarrones  salpican su piel, y comprendo  que es el momento de cerrar la tapa, acompañarlo en su postrero viaje y abandonarlo en el contenedor anónimo y metálico.

Última mirada a la caja: :“Modelo Nanuska- Ante -Rojo – Nº 36 “

Triste epitafio para mi viejo  par de zapatos de salón.

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Una hermosa reflexión sobre el paso del tiempo y lo perecedero. Qué mejor epitafio que aquel que da fe de que hubo vida donde no la hay, de que ese par de zapatos dieron alegría y gloria a su dueña, que también ha acusado años y desgaste y cuyo destino, tarde o temprano, no diferirá del de ellos.
    Un saludo, Antonia. Suerte

  2. Salvador Esteve

    Los que soportan el peso de nuestra vida se merecen un homenaje y quedar siempre en nuestros recuerdos, jajaja. Te iba a comentar precioso relato de despedida, pero ante la sorpresa final añado originalísimo. Abrazos, Antonia.

Dejar una respuesta