Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

94. The show mustn´t go on

Vivir es fácil si sabes cómo y, aunque el mundo no para de dar vueltas, yo sigo sintiendo vértigo cada día; no solo cuando subo al piso más alto del rascacielos donde ocupo un despacho heredado, sino también cuando bajo a la calle y piso un asfalto que se me antoja abrasador cada mañana.

Soy consciente de que esta zona de confort donde estoy instalado me mata, los gritos de auxilio retumban en mi cabeza y yo, siendo solo capaz de repetir el patrón marcado, envidio a aquellos incautos que siguieron sus impulsos y abandonaron sus deseos primarios basados en la riqueza, concediéndose la oportunidad de explorar aquello que les apasionaba por muy ingenuo y absurdo que fuera.

Y sí, así es como vago, cual payaso de feria; inhalando un oxígeno infectado con gas metano, enfundado en este ridículo uniforme firmado por Hermès y perfumado con Loewe. Musito mientras bebo a sorbos esta infusión de manzanilla, intentando que mis entrañas sean merecedoras de las tuyas, preguntándome si estas semillas que ingiero germinarán pronto en mi interior y me transportarán, por arte de magia, hacia la libertad donde habitas.

13 Respuestas

  1. Pablo Núñez

    Malu, tu relato está lleno de aciertos.
    Se nota que está escrito con el corazón, algo que es habitual en tu forma de narrar por lo que veo, y que hace que al leer tus textos el lector no solo disfrute, sino que sienta.
    El mundo está lleno de autómatas tristes, que dibujan una apariencia de ganadores y que por dentro se les va derrumbando el mundo por no haberse arriesgado a dar un paso hacia la libertad. Y esto, aunque no lo conozco personalmente, pero sí por aquí, creo que es el gran éxito que ha tenido en la vida nuestro “Boss”, JAMS. Supongo que le llegará este relato pues es de los pocos valientes que supieron arriesgarse para ser feliz.
    Pero centrémonos en tu excepcional historia de ese hombre que, vestido de ganador y rodeado por olores prefabricados, echa de menos los de la naturaleza (genial ese juego final con la manzanilla, las semillas y la relación con la libertad que da un campo lleno de flores). Has definido a la perfección lo que pasa por su cabeza tras su expresión neutra de hombre de negocios. Y ese final en el que desvelas un amor que sí se atrevió a lanzarse al abismo de la aventura, es otra genialidad.
    Por último, que me hago pesado, otro par de aciertos:
    -Estaba empezando a tener insomnio de todo el café que aparece en tantos relatos de esta convocatoria, incluido el mío. Hay otras bebidas como la manzanilla que además usas como parte fundamental de la historia.
    -Has hecho el relato a partir de lo que te ha sugerido la foto, y no has caído en el error (creo que es un error), de contar la foto, de meterte en ese bar, de no contar la historia de un payaso amargado; tan solo dejas caer sutilmente que se siente como un payaso de feria (y esto último era extremadamente difícil).

    Perdona que me haya enrollado tanto pero cuando algo me fascina, como tu relato, tiendo a ser entusiasta y tu relato me entusiasma. Gracias por escribirlo.

    Besote.

    Pablo

    1. Pablo Núñez

      Se me pasó decirte que el título está muy bien elegido. Por ahí te pongo que no has caído en el error, entre otras cosas, de no contar la historia de un payaso amargado. Quita ese no (cosas del directo 😝). Quise decir que no has caído en el error de contar la (otra) historia de un payaso amargado. (Chica lista).
      Otro besote de propina.

    2. Malu

      Mil gracias, Pablo, se nota que me conoces bastante…
      Opté por escribir lo que me sugería esa cara triste y no por contar la foto, como bien has dicho.
      Un beso.

    1. Malu

      Historias más comunes de lo que creemos, desde lo más alto a lo más bajo con sonrisas y lágrimas. Gracias por comentar Calamanda.
      Un beso.

    1. Malu

      Hay muchos shows en esta vida que no deben continuar, Manuel… Reflexiones en voz alta que seguro más de uno se ha hecho alguna vez…
      Mil gracias por pasar. Un beso.

  2. Ángel Saiz Mora

    Hay que ser muy valiente para olvidar esa “zona de confort” y buscar la propia esencia. No es natural vivir en el asfalto, en el mundo artificial que hemos creado. Llevados por la rutina y la inercia lo olvidamos a menudo, pero a veces tenemos un halo de lucidez que nos recuerda que quizá ese no es el camino, es entonces, cuando aflora una tristeza de la que ni siquiera somos conscientes. Tratamos de seguir hacia delante, o eso creemos, porque en realidad estamos estancados. El espectáculo continúa, y en el fondo todo es puro teatro.
    Un relato donde el existencialismo vital y la amargura del protagonista puede palparse.
    Un abrazo muy grande, Malu. Suerte

    1. Malu

      Resulta bien difícil atreverse a buscar la propia esencia y, más difícil todavía, encontrar ese halo que nos recuerde que no vamos por el camino correcto. Lo espectacular es atreverse a seguir el camino que nos apasiona, sin fingir, sin hacer teatro…
      Me he puesto demasiado seria, Ángel… pero ese payaso tan serio y tan amargado es lo que me inspiró.
      Un beso, mil gracias por pasar siempre, eres un crack.

Dejar una respuesta