Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

18. Ultrapecista.

Doctor “R” vio la cajita de música circense “Koji Murai” sobre la mesilla de noche. Como en las terapias, sonaba “El Bolero”, pero de los tres payasines acróbatas, faltaba uno. Y el cristalito no parecía fracturado. Para colmo, Paciente “J” no estaba en la celda.

Vagó por la ciudad hasta Heartbeat. Desde la calle, vio por casualidad uno en aquella barra. Abrió la puerta y silbó muy quedo lo de Ravel. El payaso se volvió, y aunque absolutamente diferente, supo por sus ojos que era Paciente “J”.

Doctor “R” se aproximó a susurrarle, pero fue él quien se adelantó.

-”Hay vacante un trapecio”

Regresó asustado a la clínica.

Sobre la mesita de noche, la caja. Dentro, ejecutaban su número los tres artistas al son del Bolero. Doctor “R” advirtió incrédulo que la miniatura repuesta del ausente, era una copia  de sí mismo.

Cuando se giró para salir, la cancela  no se abría, y en la celda, Paciente “J” era Él.

 

***

[Dedicados estos volatines de mi mente, a Dama Blanca:

Doña B l a n c a    O t e i z a , cumpliendo una promesa anterior]

 

32 Respuestas

  1. José Ignacio Blanco

    Muy buenas. A ti a lo mejor te sale de forma natural, pero hacer que lo difícil parezca fácil no está al alcance de cualquiera. Y hacerlo breve, todavía menos; de eso aquí sabemos todos un poquito.

    Impecable. No diré nada más.

    ¿La historia? Pues mira, como últimamente estoy muy cinematográfico, te diré que ese final me recuerda a ‘La cabina’ de Mercero. Aunque no diría yo que este sea un final tan kafkiano, pero de eso habría mucho que hablar.

    1 abrazote

    1. J u a n P é r e z

      ¡Feliz Día de Reyes! Ha venido como miel calentada al humo de madera la foto, pues es cierto que tengo una miniatura de coleccionista de esas que decoran alguna estantería de mi biblioteca, que es “El Circo de Koji” y los artistas se parecen de manera que asustan al de la foto. Así que ha sido instantáneo, como si, yo, quien escribo fuera la tríada: Payasete, Alienista E Interno (¡en cierta manera difícil de explicar, es bagaje de lo que yo he sido en la vida!) Tu comentario es un regalo ideal en una fecha como hoy, y tu reconducción a Mercero, muy tierna, pues ese film me agrada muchísimo. Por cierto, me he pasado a tu virtuoso microcuento y no deja comentar. ¡Abrazo de H e c a t ó n q u i r o !

  2. Blanca Oteiza

    J u a n, ante todo MUCHAS GRACIAS por esta dedicatoria,no sé porqué soy merecedora de tal honor, pero a tus pies me tienes.
    Si te soy sincera ese tipo de cajitas siempre me han parecido que tienen una cara oscura. Sus personajes están ahí atrapados y giran al ritmo de una música que sólo cesa al acabarse la cuerda o cerrar la tapa de nuevo. Es como si su alma estuviera ahí encerrada.
    Tu relato, muy bien contado, con las palabras medidas y precisas.
    Mucha suerte y un fuerte abrazo Don J u a n.

    1. J u a n P é r e z

      H o l a B l a n c a : Por ensalmo se me ocurrió cuando te contesté en mi texto de la última convocatoria del año pasado ( debió ser inconscientemente la elección por lo mucho que me gusta çómo escribes )y al verte de las primeras este mes lo recordé.
      Y no tienes que darme las gracias, mereces un detalle por estas fechas que han sido Los Reyes ¡naturalmente! Pues sí, estos ingenios de coleccionista tienen su “aquel” y los payasos también. Por eso he amalgamado todo lo que me inspiran unos y otros.
      ¡Encantado de la alegría proporcionada y muy feliz por verte en mi literatura! JUAN.

  3. Jesús Garabato Rodríguez

    Primero, el título mola mazo; segundo, no tenía ni idea de la existencia de ese circo de Koji ni de esas cajitas “asustaniños” y tercero, también mola mazo el texto, aunque me da un canguelo que pa qué. Y eso que no le he entendido del todo (si es que precisa entendimiento, claro). Sin bromas ya, curiosa historia. Suerte, Juan. saludos.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Ya somos dos amigo mío! : El título me enamora, debía ser ese, una pirueta allende La Razón. De Ello se trata. Un abrazo principesco Don Jesús.

  4. Ángel Saiz Mora

    La de artista circense es una profesión noble, ejercida por profesionales llenos de vocación, aunque en los últimos tiempos parezca cada vez más en desuso, o en proceso de reinventarse tal como la conocimos. Sin embargo, esos payasos acróbatas, encerrados en un espacio de reducidas dimensiones, no parecen muy felices. La mente humana es capaz de desdoblarse en una polaridad total, de forma que mientras se está aprisionado como artista obligado de un espectáculo en miniatura, otra parte permanece confinada en su cuerpo real, en una celda para perturbados. Tanto tiempo tratando trastornos psicológicos han llevado a tu protagonista a padecerlos. Esperemos que algún día podamos verle en la barra de un bar vestido de payaso, eso querrá decir que ha escapado de esa rueda fatal, pero también que otro infortunado ha ocupado su puesto.
    Un relato de lo más inquietante y muy elaborado. El que el nombre de los personajes aparezca representado por una sola letra los iguala a todos, doctor y pacientes, en un mismo destino.
    Un abrazo, Juan. Suerte y feliz año

    1. J u a n P é r e z

      Todo lo que se trate de encierro mala cosa es. Pero ahí están para paliar tal menester las capacidades mentales, los genios y los furtivos del orden racional. Aquí existe mucho de “pseudo-doppelgänger” Estoy contento con vuestras apreciaciones cuando reflejáis “la inquietud”, deseaba que estuviera presente al igual que las psicastenias y otros desórdenes. Abrazo también Don Ángel.

    1. J u a n P é r e z

      Querida C a l a m a n d a : Gracias por leer a los de esta lid, interno y galeno de una maison de santé, y sus obsesiones y penumbras.¡Besos, remaja! J u a n .

  5. Vernay Juillet

    Termino de leer tu relato y no sé yo si aquella bailarina que tengo metida en su cajita no va a ir a parar a la chimenea… más que inquietante…¡suerte!

    1. J u a n P é r e z

      Da que pensar. Por fantasías de mi deliciosa infancia, me sucede que comprendo lo que dices: Los juguetes que me acompañaron en mis primeros y dóciles años -incluido un reloj de cuco- estuve convencido de que algo de vida propia tenían. Muchas Gracias por tus palabras maja. Atentamente, J u a n .

  6. Martín Zurita

    Hola, Juan, mi dilecto y admirado amigo.
    Cada día veo peor. Perdóname. Qué torpe, no entender que casi te ofende la notoriedad. Como apareces arriba ni te había visto. Ahora, fijándome en el texto, solo por su apariencia ya sabe a ti, a tus maneras, a tu textura, a tu forma inimitable. Las mejores promesas son esas que no hay que cumplir. Pero tú cumples la palabra empeñada y cumples como un caballero. La dama receptora de tu relato bien lo merece.
    ¡Menudo paciente “J” estás tú hecho. Ya empieza el título a instalar en mi boca el instinto más apetente. Al son machacante, monocorde pero sublime del Bolero armas una de las tuyas. La peripecia que da lugar a que uno de los payasines acróbatas se convierta en el doctor o viceversa. Y el doctor en Paciente “J”. Luego paciente “J” en diminuto payaso acróbata. Has dado el triple salto mortal y te ha sujetado el portor antes de que pudieras estamparte contra la gravilla amarillenta del circo. De tu gran circo que es la literatura, donde no te devoran ni los tigres. Tres eran tres. Uno era un trío. Un trío de uno solo. Como para volverse uno loco y creerse Paciente “E”. Como para que me internen en una casa de salud, eso sí, contigo y cualquier otro compi, que los hay muy dignos de encontrarse a tu vera. Tu trastorno mental es siempre afable y transitorio. Tu desvarío lo sabes pilotar la mar de bien. Hasta el próximo número, que espero tan genial como este que me ha llenado de escalofríos y llevado hasta el tembleque.
    Un abrazo de portor henchido del mohín más admirativo. Un abrazo musculado y de corazón. Un coup de chistera, como lo daría el jefe de pista: tú. Y perdóname de nuevo el desliz.

    1. J u a n P é r e z

      La verdad, es que Doña Blanca, es veterana a ultranza en Esta Noche Te Cuento y siempre tuve ganas de escribir algo para ella. E d u a r d o, adviertes muy agudamente el asuntillo del triple salto, de ahí el título, una cabriola desquiciante “Allá”…sin especificar ninguna frontera numinosa, pero con los hechos que muestro que amalgaman mi pasión por Poe (en especial por “El Sistema del Doctor Tarr y Profesor Feather” -por la clínica “Maison de Santé”- y por “William Wilson” -con el pseudo doppelgänger presente) y sobre todo mi amor por mi deporte favorito: Mecanismos de Fuga de La Realidad, que es un tostón; decía ninguna frontera, excepto la que cada cual tiene que soslayar en jerigonza de volatinero vital, tal y como en un toma y daca los protagonistas de esta locura, ejecutan en imposible tirabuzón. La verdad es que en la maison de santé de Poe de ese cuento que te menciono, ambos, tú y yo, nos habríamos valido para sobrevivir, también para mi sería un honor compartir contigo alcor contra las inclemencias. Y triunfaríamos, estoy convencido.
      ¡Qué delicia leer tus comentarios E d u a r d o!
      Volteo Mi Chistera de Siete Reflejos por Vos.
      Comme il faut!!!!!

    1. J u a n P é r e z

      ¡Querida E d i t a ! : Mantengo la esperanza, de que te sigan gustando con mis procelosas futuras incidencias literarias a que hubiere lugar. Las chifladuras y vericuetos de mi mente tienen sorpresas que me hacen La Vida Muy Feliz y que me encanta compartir con vos, adorable gallega. Soy volatinero cósmico y en ello persevero. Gracias por tu presencia de “Saga” luminosa y certera. J u a n .
      ¡Y hoy, esta tarde, un alud de besos!

    1. J u a n P é r e z

      Amiguita N a n i C a n o v a c a : Tus ríos de cariño y alegría me inundan por este comentario. Algo de recelo sí que poseen estas muestritas de coleccionista vintage como el “circo” al que me refiero y que en ciertas madrugadas suelo dar cuerda en mi propio hogar. Te mando abrazos de hecatónquiro. Y mis Gracias sinceras.

  7. Salvador Esteve

    Reflejo de una existencia que la razón intenta controlar, pero que fuerzas más poderosas esparcen sobre una realidad difuminada en la locura. “Razón, locura y magia y un solo Juan verdadero”. Como siempre, un placer leer tus textos. Abrazos y suerte.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Qué razón te asiste siempre S a l v a ! No imaginas lo muchísimo que me ha gustado tu sentencia de “Razón, locura y magia y un solo Juan verdadero” Deja que me solace, y que atesore tu parecer sobre mí en este gélido mes de enero, grandísimo tesoro de frase. Dios Te Bendiga , Muchacho. ¡Vales más que un potosí! Gracias infinitas por estar siempre ahí….¡¡¡¡¡¡¡Tu sí que eres un Ultrapecista como nunca conocí!!!!!!!
      AHÍ VOY, SIN ENSAYAR……

  8. Monsieur Jean, la complejidad si se maneja con maestría, como es el caso, puede permitirse el lujo de salir y entrar a gusto, pues, aunque las puertas estén cerradas, la mente tiene llaves que la realidad desconoce. Un abrazo, Juan.

    1. Martín Zurita

      Hola, Juan.
      C´est bien clair mon ami. Como hace falta, como es menester. Con textos como el tuyo le crece a uno la inteligencia por momentos, se le multiplica, por modo exponencial y consigue casi rozar con los dedos la honda y juguetona quintaesencia de la locura, esa bendita que lo cura casi todo. Y he insistido en el casi porque lo más fetén de tus narraciones es que queda siempre tras ellas un postrero cabo que retorcer, tal es la dimensión de tu escritura. Es un privilegio casi de dioses el poder leer y atesorar para siempre el retrogusto de tus “vinodulces”, “amistelados” renglones, también con su toque agraz y, por supuesto, exotérico.
      Contigo hasta el infinito donde, nostálgico, seguro vagabundeas como Caroline de Gounderode.
      Au revoir roi literaire. Hasta pronto.

    2. Juan Pérez

      ¡Buen Sábado M a n u e l ! : Muchas gracias por tu presencia en este acabose y delirio de frenólogo aficionado . Son las cositas que más me place escribir, sobre los intersticios del terror mezclado con las ilusiones de la mente. Asuntos así son el los que se anclan mis aficiones. ¡¡Te deseo excelente fin de semana!!

  9. María José Sánchez

    Juan, genial relato. Intrigante, de los que hay que leer y releer para extraerle todo el jugo. Un caso de desdoblamiento de personalidad. Doctor “R” y Paciente “J” parecen ser la misma persona. Maravillada estoy por tu buen hacer en esta clase de temas, para nada fáciles de tratar en un texto tan pequeñito. Me ha encantado. Eres un artista.
    Besitos, queridísimo Juan.

    1. J u a n P é r e z

      ¡Hola M a r í a J o s é ! : Una de las grandes pasiones de mi vida, ha sido leer y escribir buen terror, y literatura gótica clásica. En ellos marco mis obsesiones hasta límites demenciales. El mito del doppelgänger es una constante. Mi biblioteca en casa está repleta de volúmenes de horror decimonónico y otras lindezas. Gracias por tu presencia simpática en mis locuras. Y la verdad es que me salen ipso pacto, porque siempre estoy en mi mundo irreal e ilusorio.(¡¡Más ALLÁ de cualquier linde!!)
      Besos y que tengas buenas noches. (¡¡¡Y Mucho Ánimo, requetemaja!!!)

  10. ¿Y ahora qué? ¿Hay alguna forma de devolver cada cual a su lugar? ¡Qué preocupada me he quedado! Sobre todo porque si paciente “J” ha sido capaz de hacer algo así, es porque su capacidad e inteligencia supera a su locura y, alguien así, suelto por el mundo ¡La que puede liar!

    Es genial, creo que lo leería una y otra vez. Mucha suerte Juan, aunque creo que este relato, la suerte, la lleva echada. Saludos admirados.
    !

      1. J u a n P é r e z

        ¡H o l a M a r i b e l i t a ! : Lo que con perspicacia comentas es muy interesante porque es un aspecto-aparte del “doppel…” sui generis-que introduje, un matiz con el que trufé el quid del relatito…¡así es! ¡¡”J” supera su frenopatía con su brillantez y poderes preternaturales. Eso por manías personales contra mi propio imaginario -¡vivo oníricamente cada atmósfera que invento!-y es muy relevante, que a pesar de que las respectivas identidades se licuan, “J” es La Entidad realmente sabrosa. Debo decir que lo que comentas sobre mi cuentecillo es una joya, has sido deliciosamente caritativa y hermosa. ¡Por cierto! Este mes, aunque J a m s no ha podido ponerlo, mi relato está fuera de concurso porque soy jurado, pero por la ambrosía que supone para mí tu reflexión ¡¡¡Has hecho que me sienta premiadísimo estando “off the record”!!! DIOS TE BENDIGA POR ESE ALTRUISMO.
        Tuyo y radiante,

        Interno ” J “

  11. Hace tiempo que no os leía, y hoy, de regreso, no he podido por menos que atacar su relato con una sonrisa: “¿Seguirá siendo él?”. No se piense que la duda, aparentemente inocua, no tenía su miga. Por suerte me mantuvo en vilo solo algunas líneas. He suspirado tranquilo y me he contestado: “Sí, por suerte”, y he continuado hasta el final. Huelga decir que como antaño, le he disfrutado. Permitidme que alce mi copa y brinde por esa chistera. Mucha suerte !!

    1. J u a n P é r e z

      ¡¡¡¡¡¡¡ Sí es verdad que se notaba tu hueco, de hecho, me estoy poniendo a pensarlo, y no recuerdo cuando fue la última vez que estuviste por estos lares, excelente J u a n A n t o n i o .!!!!!!! Por mi parte, aquí estoy a tus pies, querido y virtuoso amigo, el mismo chiflado de siempre, revuelto y hocicado en mis delirios que tanto me alimentan. El micro este es buena muestra de lo que digo. Me encanta tu sonrisa al aproximarte por mi reconditorio. Yo me siento radiante con el cariño que expresas y al igual que a todas horas en mi existencia, también sonrío y estoy en un ensueño de gozo. ¡¡¡¡Brindo, tal y como me propones, y si es necesario, con el licor dentro de mi chistera de siete reflejos, POR VOS!!!
      Para terminar decirte que este mes soy jurado y mi relato está hoy jubiloso por estar en tus manos y haber sido leído por ti, un magnífico muchacho.
      Abrazos Levantinos y Mediterráneos.
      J u a n .

  12. Isabel

    Ultrapecista, sólo el título ya es perfecto y de un estilo inconfundible, que es el tuyo. Hace falta ser un trapecista que traspase los límites para estar en tantos lugares a la vez.
    El relato me encanta. Me imaginaba la cara de Jack Nicholson siendo la J y la R.
    ¡Un gran salto!
    🙂

    1. J u a n P é r e z

      ¡ I s a b e l ! : Eso deseaba en mi texto, un tipo acrobático con el don de la ubicuidad y multitud de facetas “Psy”, esto es, poderes preternaturales. En el fondo de mi Ser, existe Un Ente “Ultrapecista” por eso he brindado para la ocasión, una historia muy personal y psicasténica. La cara de Nicholson le va como anillo al dedo, un acierto simpatiquísimo por tu parte. Y a mí, locos como él, me encantan.
      Muchos, pero que muchos besos.

Dejar una respuesta